lunes, 24 de abril de 2017

Este no es el caso Aguirre..., es el caso PP.


Estaba cantado, con el tema de la Púnica y el posterior asociado de Lezo ha sido el desencadenante de la  ya deseada y esperada por todos (PP incluido) dimisión de Esperanza Aguirre. Ha comparecido ante los medios y sin preguntas ha anunciado su dimisión por no haber sabido controlar a sus mas directos colaboradores especialmente Ignacio González, su protegido ahora en la cárcel por el caso Lezo. 

Es el adiós político definitivo de quien lo fue casi todo en el PP. Incluso amagó con rivalizar con Mariano Rajoy para hacerse con la presidencia de la formación. Pero todo se fue poco a poco diluyendo al tiempo que se conocían presuntas tramas corruptas en el PP de Madrid. Algunos enemigos internos ayudaron a cavar su tumba y, ya al final, existió un clamor para que se fuera. 

Al PP que ha tenido durante años un tinglado montado a costa de las obras y licitaciones es ahora acusado de financiación irregular, (no ilegal, la ley es de 2015)  que no ha sido capaz de regenerarse empezando por su cúpula, le queda aun ¿vergüenza? que les impide que nadie del partido ponga en valor la gestión del equipo de Aguirre en la Comunidad y salga en su defensa, Parece que todo el partido está aturdido por lo que se presumía estaba preparándose o bien sus compañeros de partido que la han estado condenando a la hoguera desde hace tiempo. Dentro del PP se había  iniciado la cacería desde hace tiempo, que puede hacerlos saltar por aires y llevarlos a una situación como lo ocurrido con los dos partidos gubernamentales en Francia ayer.

El grave problema de Aguirre no consiste, seguramente, en que ella sea corrupta o haya permitido la corrupción de sus cargos de confianza, sino en que es una política que ha suplido sus muchas carencias en la capacidad de gestión y control por un populismo de corte liberal y que ha exigido a sus colaboradores más próximos -y a los que no lo eran- una fidelidad perruna al tiempo que recibía complacida una sistemática adulación. En la medida en que practicaban esa actitud sumisa, ella ponía por ellos la mano en el fuego. Por eso la tiene abrasada. 

Aguirre, quien ni siquiera ha sido imputada, y probablemente no lo vaya a ser, es ahora mismo tratada como una vulgar ladrona por parte de sus adversarios políticos empeñados en destruir el PP. Solo Pablo Casado salió públicamente a su auxilio. Desde el arresto de González, Rajoy hizo como si no existiera, para dejarle claro que no contaba con su respaldo. Hay que reconocer que durante su gestión el PP de Madrid consiguió elevar el nivel de vida de los madrileños como nunca habían estado, adelantando a regiones como Cataluña y Pais Vasco y esto nadie se lo está reconociendo.

Un par de centenares mas de millones robados en Madrid no tienen comparación, por su importe con lo ocurrido en Cataluña, que ni siquiera se puede cuantificar, como no sea sumando la fortuna de la familia Pujol que va rodando por los paraísos del mundo mundial, estimada ya en mas 3.000 millones mas lo aparecido en los continuos juicios sobre los choriceos del CDC el partido que creó Pujol y cambió de nombre para huir de la justicia, no de las caras visibles que aún sustentan al actual presidente Puigdemont. Ahora mismo Cataluña está en quiebra donde se han dilapidado cantidades superiores para financiar embajadas y referendums,  que no es mas que un viaje a ninguna parte. 

Podemitas y socialistas del Ayuntamiento de Madrid han descorchado cava, ante la noticia de la dimisión de quien les sacaba los colores a cada cacicada. Begoña Villacis lo ha definido pefectamente,  aclarando que "éste no es el caso Aguirre, es el caso PP".

1 comentario:

  1. Maria De la Ho

    referente al PP y como ha dicho Cándido Pumpido el juez la corrupción mayor es la del PSOE es dónde más corrupción hay pero a mí eso ya ni me va ni me viene lo que quería saber yo que tienen pensado hacer si llegaran a gobernar he hecho a todos los imputados que tiene el PSOE que haría con el paro que haría con la enseñanza que haría con él IVA con los sueldos eso es lo que me interesaría ver pero que hablen de la corrupción el que habla siempre es el que más tiene que callar

    ResponderEliminar