miércoles, 20 de abril de 2016

Un par de Robin Hood con las manos sucias *

Resultado de imagen de luis pineda ausbanc


Las detenciones de Miguel Bernad y Luis Pineda, responsables de Manos Limpias y Ausbanc respectivamente acusados de extorsionar de manera coordinada a bancos a cambio de publicidad o de retirar acusaciones ante la justicia, los detalles que se van conociendo han abierto una serie de evidencias que me llevan a la conclusión que el asunto puede ser uno de los casos mas graves de nuestro país en materia de corrupción por las derivadas que implican a centenares personas que habían confiado en estas instituciones para que resolvieran sus casos frente a la banca o las instituciones, a la propia banca, a la justicia y a la propia Infanta Cristina donde esta situación puede provocar su no imputación en el caso Noos.


El juez Santiago Pedraz decretó este lunes prisión sin fianza para Miguel Bernad y Luis Pineda, a los que atribuye la ejecución de al menos cuatro chantajes para que el sindicato retirara acusaciones en sendas causas judiciales, por al menos cuatro casos de extorsión y amenazas en los que los ahora arrestados exigían grandes cantidades de dinero a cambio de retirar la acusación en los juzgadosentre ellas la posible retirada como acusación particular a la infanta Cristina en caso Nóos a cambio de 3 millones de euros.

Luis Pineda el jefe de la banda

Luis Pineda abogado, ex delincuente y antiguo líder de ultraderecha supo ver hace 30 años que la sociedad civil no era capaz de defender a los ciudadanos de los abusos de los bancos y de las operadoras telefónicas. Pineda fue consciente de que las instituciones oficiales (Defensa del Consumidor, defensor del Pueblo, etc.), no eran eficaces. En 1986 creó Ausbanc, Asociación de Usurios de Servicios Bancarios, y se dedicó a perseguir atropellos de los grandes bancos, al tiempo que les pedía publicidad para que se anunciaran en las seis publicaciones, claves para ganar dinero: Ausbanc, Justicia y Derecho, Mercado de Dinero (con ediciones en Londres y Miami), Dinero y Salud, Alcuza, Guía de la vida buena. En función de la generosidad de los anunciantes, perseguía con más o menos ahínco sus excesos mediante chantaje y distintos medios delictivos bajo el disfraz de defensor del consumidor.

Más de tres millones de españoles deben a Pineda haber acabado (hasta ahora parcialmente), con las cláusulas suelo de las hipotecas; que los tipos de interés de las hipotecas no se puedan redondear al alza, en perjuicio del cliente, cuando se revisan; que las operadoras telefónicas no cobren minutos enteros cuando se consumían unos segundos; que se haya creado el registro de seguros de vida, que ha permitido a miles de personas cobrar cantidades importantes que antes se quedaban las compañías por desconocimiento de los familiares; y otros logros más.

Cuando estalló la crisis financiera, Pineda se asoció con Manos Limpias de Miguel Bernad porque necesitaba una entrada en los juzgados y este sindicato era experto en pleitos. Los dos, con pasado ultraderechista, se entendieron bien. Pero, según la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), Pineda ha vuelto al origen: la extorsión para ganar dinero amenazando con los juzgados, quizá porque la relevancia de sus supuestos medios de comunicación y su imagen pública habían decaído. Es decir, las amenazas tradicionales surtían menos efectos.

Miguel Bernad la parte jurídica de la trama

Miguel Bernad Remón es un abogado y ex político ultraderechista español. Es el actual secretario general y líder de la organización Manos Limpias, actualmente personada en la figura de la abogada Virginia López Nagrete como acusación popular contra la infanta Cristina en el Caso Nóos. Al parecer hace unos tres años la organización Manos Limpias a disposición de Luis Pineda y Ausbanc.

A partir de entonces Pineda y Bernad han estado colaborando en muchos casos de manera conjunta y coordinada para chantajear a bancos, empresas e instituciones, logrando enormes sumas y segun el juez habían exigido a los abogados de la infanta Cristina tres millones de euros por desistir de la acusación. En concreto, el 29 de febrero de 2016, Pineda llamó al director general de la Fundación de La Caixa y le propone "negociar la retirada de la acusación popular de Manos Limpias" mencionándole que la forma de actuar sería como con Unicaja, "pactando una declaración convenida que posteriormente puedan utilizar para justificar la retirada de la acusación".

¿Un intento de soborno o un chantaje?

Según dicen otras fuentes "Miguel Bernad nos dijo que había hablado con un intermediario del bufete de Miquel Roca y que le había ofrecido tres millones de euros en maletines en un hotel si retirábamos la acusación contra la Infanta". Uno de los investigados en la denominada Operación Nelson relata cómo el líder de Manos Limpias les trasladó en privado la existencia de una supuesta oferta por parte del entorno de Cristina de Borbón al tiempo que les añadió que le habían "amenazado con el CNI".

Según la misma fuente, Bernad relató que le habían ofrecido la referida cantidad "porque estaban desesperados", en referencia a Cristina de Borbón y a su familia, y que le habían explicado que el pago se materializaría "en un hotel" y la entrega se haría "en tres maletines". No obstante, y pese a que el líder del sindicato no dudaba de que el ofrecimiento iba en serio añadió que consideraba "muy complicada" la retirada de la acusación contra Cristina de Borbón como cooperadora de los delitos fiscales de su marido.

La Audiencia Nacional considera, en contra del relato de Bernad ante sus colaboradores, que fue él quien extorsionó a Cristina de Borbón, motivo por el cual ha sido acordado su encarcelamiento junto con el del responsable de Ausbanc, Luis Pineda, al que se se le atribuyen las mismas prácticas. Los investigadores consideran acreditado que exigieron la referida cifra a varias entidades financieras y llegaron a diseñar un plan para que se realizase una entrega controlada de dinero para cazar a los jefes de Manos Limpias y de Ausbanc con las manos en la masa.

El juez los acusa de momento, de su participación en otros tres casos de extorsión y amenazas en los que los ahora arrestados exigían grandes cantidades de dinero a cambio de retirar la acusación en los juzgados: Se trata de Caso ERES y la presión ejercida sobre Braulio Medel, presidente de Unicaja de que habrían percibido 400.000 euros en concepto de convenios y facturas por determinados servicios". El 'Caso Sabadell': un archivo a cambio de que la entidad rebaje la deuda del constructor. y el ntento de imputar en el caso de las facturas falsas de UGT al portavoz de Facua, Rubén Sánchez, quien previamente habia ganado un juicio a Ausbanc por intromisión ilegítima en su derecho al honor y una indemnización de 90.000 euros.

2 comentarios:

  1. Maria Montero

    Es que llevamos muchos años con la cultura de apropiarnos de lo ajeno sea de una forma o de otra , y estos me dan toda la razon que llevo muchisimo tiempo repitiendo lo mismo , que en este pais no se salva ni el apuntador

    ResponderEliminar
  2. Javier Piña

    El relato de Bernard no coincide con la Defensa de la Infanta que solicita la continuación del juicio hasta que se demuestre plenamente la inocencia de su defendida.

    ResponderEliminar