domingo, 3 de abril de 2016

Los problemas de Podemos




Pablo Iglesias reunió a su dirección al completo en Madrid en el denominado Consejo Ciudadano Estatal, para intentar recomponer el partido después de la destitución de Sergio Pascual y la caída en desgracia de Iñigo Errejón y sus seguidores. Otro moti fue que dirección tomaban en la negociación con Pedro Sánchez. Aprovecharon para nombrar el nuevo Secretario de Organización en la persona de Pablo Echenique con el intento de cerrar la crisis interna del partido. 


El diputado aragonés quiere poner en poner en marcha el nuevo modelo organizativo que aboga por dar más protagonismo a los territorios, tender a la federalización, fomentar los mecanismos participativos, potenciar los círculos como ámbitos de decisión y, según ha indicado, "feminizar" Podemos. El nuevo secretario de Organización de Podemos también se ha comprometido a "primar" el diálogo en la resolución de conflictos y la "participación frente al ordeno y mando".

Iglesias ha bajado sensiblemente el tono. Las últimas encuestas obligan a cambiar de táctica. Ni vetos a otras formaciones ni posturas programáticas maximalistas. Y la última palabra la va a tener las bases. Podemos ha entrado en la segunda fase de las negociaciones, la que tiene que ver con las cesiones, una vez fijados sus máximos. Una postura que ha mantenido durante más tres meses, con distintos giros de guion orientados en la misma dirección, y a la que pretende dar la vuelta en poco más de tres semanas. El objetivo es intercambiar los roles con Ciudadanos. A ser posible en lo estrictamente político, convirtiéndose en el único socio del PSOE, pero sobre todo en lo simbólico: construir una imagen pactista, de cordialidad, sin imposiciones, y arrinconar a Ciudadanos al lugar que ocupaba hasta ahora, el del bloqueo. 



Podemos se desinfla

La pérdida de fuelle de Podemos, no obstante, no debe interpretarse como una relajación de la opinión pública ante las ideas políticas que residen a la izquierda del PSOE. De hecho, Izquierda Unida y su líder Alberto Garzón están captando el interés de un electorado disconforme, reivindicativo, transformador, pero algo más moderno en las formas y, lo más curioso, educado y cívico. 

A Pablo Iglesias le ha podido su agresividad. Tocó el cielo del éxito político y luego, como los cangrejos, no para de caminar hacia atrás en su evolución. Sus formas son inquietantes y de un personalismo tal que deja en aprendiz de egocéntrico a cualquier estrella del cine popular. Sus peculiares métodos de dirección han conseguido que una organización sin historia, casi sin aparato, haya saltado por los aires en apenas unos meses. La muerte súbita de Íñigo Errejón, el socialdemócrata universitario razonable, supone una indicación clara de que a Iglesias no le gusta que le tosan ni los enfermos de la sala de espera de un ambulatorio. 

Donde Podemos no va solo (Valencia, Galicia y Cataluña, sobre todo), la organización vive mejor gracias a la difícil reconstrucción de las izquierdas regionales, algunas de ellas devoradas por los discursos nacionalistas. En los territorios en los que se presenta a pecho descubierto baja enteros de forma hasta preocupante. Algo tienen que ver, por cierto, esos ayuntamientos en los que ha conseguido gobernar con algún apoyo político exterior y en los que se suceden los espectáculos grotescos de bisoñez y mala leche política combinada. 

Está por ver si iremos a unas elecciones pronto. Si así fuera, la formación de los coletas no mejorará los resultados del 20D. Al contrario, puede verse barrida de forma clara en algunas circunscripciones por IU. Eso es una muestra inequívoca de que quienes votaron a Podemos hartos de la oferta existente hasta la fecha están hoy más decepcionados que antes de ejercer la votación. Y quienes les apoyaron desde la pura ideología vuelven al redil de la izquierda tradicional, que ha encontrado un líder mucho más razonable, tolerante, preparado para el diálogo y la transacción que el propio Iglesias.

La realidad es que debido a los diferentes frentes abiertos por los errores cometidos especialmente por el propio Pablo, Iglesias, Podemos sigue bajando en las encuestas. Para ello, Iglesias ha intentado una vez más culpar de su división interna a los medios de comunicación. "Han tratado de arrinconar a Podemos y de plantear que hay dos Podemos". Y ha querido vender su crisis como un mero "debate político que lejos de dividir tiene que reforzar".

El razonamiento es obvio: enseñar política o hablar de ella en las tertulias tiene poco o nada que ver con su ejercicio real, diario y coherente.

5 comentarios:

  1. Francisco Javier Pimentel Varela

    La banda putrefacta rojera, de la complutense

    ResponderEliminar
  2. Angel Blanco

    Como tienen bloqueado el sistema Politico ....

    ResponderEliminar
  3. Jose Luis Carrera

    Muy simple, salvo a la nueva generación sorda, muda ciega, sin memoria, que el terrorismo ni lo entiende ojo!!! no lo ha vivido!!! que se identifica con un puñetas en mangas de camisa, a punto de gangoso, cruel con mi idioma, en una charla repite con ahínco gobierno a la Valenciana 15 veces, no jodan por Dios, traidor a su enano de postín,esa cosa va a ir a Bruselas, como Presidente ( es imposible ) como vicepresidente? de España, Les pido por favor vean al Rey ( que no voy con la realeza más la respeto por Institución ) como ve a Rajoy, a su altura, a los caricatura, Pedro y Pablo Marmol o sea los pica piedra, par de imbéciles, al niño Albert, da risa, y solo ve como opción ( no me gusta ) a Mariano, para terminar, saben que paso en España? entre en paro que sangro finanzas, el cachondeo de la redes sociales que escupes y te desahogas, el 2009 que la culpa no fue de " nadie " y a punto de nuevas elecciones ( jamás se van a dar por favor!!!!) tienen a una divina nación en terapia intensiva los chorizos, Puyoles, aprovechan estos tiempos para ordenar sus robos. Por favor si desde el 21 de diciembre se sabe que sin el P:P: los 3 cochinitos son la única opción, tripartidista, multipartidista, pero con una sola cabezala del cacarizo de Pedro, para que dejan a los rateros acomodar todo y les regalan tiempo, y va desde la corona hasta los ex de la misma? Rajoy vuelve con una consigna, el ya no preside al Pais pero lo dirige, deja al titere de Pedro que reciba la leña, un abrazo!!!!!!!!!! ahhhhh y el par de enanos desaparecen por arte de magia venga!!!

    ResponderEliminar
  4. Santiago Nuevo Fernandez

    Pocos para mi gusto

    ResponderEliminar
  5. Maria Luisa Amador Fernández

    Ellos son el problema.

    ResponderEliminar