martes, 7 de enero de 2014

Tiempo de cambio

La Pascua Militar fue ayer y el Rey pronunció un discurso de cinco minutos: el último minuto y medio fue especialmente angustioso para cualquiera que le tenga aprecio: no le llegaba el aire al final de frase, confundió palabras y párrafos y cuando en un momento habló del sufrimiento de la milicia todos entendieron que más parecía estar aludiendo al suyo propio. No era su estado físico, en fin, el que se espera de la primera autoridad del Estado en un acto público y solemne. Donde se esperaba un mensaje claro y vigoroso sobre la situación territorial de España, optó por no decir ni una sola palabra.
Juan Carlos I quien estos últimos treinta y seis años ha dado un buen servicio a este país dejó claro que ya sea por su salud o su avanzada edad, ha sido incapaz de cumplir muchas de esas funciones este último año, como es incapaz de dar un discurso sin cometer numerosos errores, titubear, atropellarse y dejar patente el tremendo esfuerzo físico y mental que le supone lo que no debería ser mucho más que un trámite. Los evidentes problemas de salud del Rey no han venido solos: diversos capítulos, desde Botsuana a Mallorca y, sobre todo, la reacción de la Casa Real en prácticamente todos ellos, han ido minando el prestigio del monarca y, lo que es peor, de la institución que encabeza.
El principal papel de un monarca en una democracia parlamentaria como la española no es dar discursos; pero sí es a través de esas apariciones públicas como un rey del s. XXI –incluso uno del s. XX, como se ha podido ver en el cine– vehicula buena parte de lo que sí es su papel institucional: representar a la Nación, arbitrar el funcionamiento de las instituciones y, quizá más que nada, suponer un elemento de estabilidad y continuidad más allá de la querella política.
Después de ver las encuestas de la prensa sobre la monarquía, el titubeante discurso del Rey en la pascua militar y hoy con la nueva imputación de la infanta por el juez Castro por el caso Nóos, puedo asegurar que la casa real está ante una urgente disyuntiva. La abdicación del rey Juan Carlos en su hijo Felipe que durante el tiempo que ha tenido que sustituir a su padre en muchos de los actos institucionales. El príncipe Felipe no sólo parece más que preparado para la tarea que le aguarda y para revitalizar el prestigio de la institución, sino que incluso ya supera a su padre en popularidad, según las últimas encuestas.
No, pedir la abdicación del Rey en su hijo no es, ni mucho menos, propio de conspiradores republicanos; de hecho, es una actitud mucho más leal con la institución que la de aquellos que, presumiendo de monárquicos, se comportan como cortesanos defendiendo a capa y espada al que ya no puede representar la monarquía. El Príncipe Felipe se está convirtiendo en la salida a este círculo vicioso de malas noticias y corrupción,  de tal manera que la mayoría de los españoles ya está pensando en el relevo como algo que empieza a ser imprescindible para salvar a la monarquía y empezar a reinar este país que se está rompiendo a pedazos.

12 comentarios:

  1. Mariano Barranco

    que se deje de tonterías y con dos cojones diga no a la reduccion de nuestras fuerzas armadas ya que es muy peligroso reducir de momento 4 harrie de los 16 que tenemos están fuera de servicio por falta de fondos si ers capitán genera y rey manda con cojones no como un niño

    ResponderEliminar
  2. Francisco Bartolome de Andres

    ESTAN REDUCIENDO TODO. NO SE CORTAN

    ResponderEliminar
  3. Lorenzo Albatros

    Firmes.. O no firmes.. todo por la pasta..

    ResponderEliminar
  4. jftamames

    No creo que la edad sea el problema. El problema es tener monarquía

    ResponderEliminar
  5. Manolo De Leon

    Sobre todo el salario del pobre el de ellos lo mantienen hay Q joderce

    ResponderEliminar
  6. Lo que tiene que hacer SM el Rey, es destituir al ministro de defensa por lo mal que lo esta haciendo, al final volvemos al mosqueton como cuando yo hice el servicio militar, o al tirachinas por tantos recortes como esta haciendo, pero estos ministros INUTILES, de bajarse el sueldo nada, pero a los militares que defienden a ESPAÑA, cada vez menos al final para comer les pondran una raja de mortadela y tendran que pagar el 50%......los politicos como estos son la RUINA de ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  7. Carmelo Tovarra Martinez

    No se .- A veces me pregunto : cometio un error , el Caudillo , al querer una Monarquia para España ? .Majestad : no haceis nada no habeis hecho nada estais defraudando a un pueblo que confiaba en vos para unir a España y no para amparar a inutiles ladronzuelos sin oficio que , fuera de vuestro lado , no vale para nada .
    Dejad actuar a la justicia , caiga quien caiga , y exijir el mismo trato para todos tal y como dijisteis no hace tanto tiempo.
    Encuanto a los traidores separatistas : no seais indulgentes con ellos , llamarlos por lo que son : traidores , cobardes , asesinos , corruptos...etc etc etc.
    Teneis mucho que hacer y se que los años pasan : no perdais el tiempo.

    Hace unos

    ResponderEliminar
  8. Lorenzo Albatros

    Hombre si pagan un sueldo mínimo decente,como en Europa pues no tienen para ellos despilfarrarlo.. Y demás..

    ResponderEliminar
  9. Manuel Maximo

    QUE LASTIMA !!!!!!!!!!!!! EL EJERCITO HECHO UNA CALCOMANIA Y ESTE TIPEJO CON EL UNIFORME ........!!!NO LE DARA VERGUIENZA !!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Fernando Cano

    Sr. Que mal ejemplo nos están dando

    ResponderEliminar
  11. Jose Villar Campuzano

    Yo tambien descargo mi rabia con mis "soluciones" que tampoco deseo que lleguemos a eso pero nos va a costar mucho sufrimiento al pueblo llano.

    ResponderEliminar
  12. Santiago Nuevo

    la monarquia Juancarlista se está cavando su tumba....y dudo mucho que la abdicación(que no va a producirse)puiera remediarlo

    ResponderEliminar