martes, 28 de enero de 2014

Objetivo salvar a la Infanta (2)


La Casa Real, la defensa de la infanta, la fiscalía junto con las terminales del Gobierno han estado preparando la comparecencia de de la infanta para el próximo sábado 8 de febrero. Mientras los medios de comunicación se entretienen deliberando si la entrada al juzgado de la infanta va a realizarse por el garaje del juzgado o por la rampa, por detrás se están moviendo se están moviendo  las piezas para conseguir que su declaración no conduzca de manera inmediata a la acusación como podría ocurrirle a cualquier mortal,

El pasado sábado los peritos de Hacienda prepararon con la Fiscalía y la Abogacía del Estado su interrogatorio antes de comparecer ante el juez José Castro, que instruye el caso Noos, lo que puede parece una especie de conjura en contra de la instrucción del juez Castro.  

 Las preguntas y respuestas de los inspectores de la Agencia Tributaria fueron preparadas incluso el mismo día del interrogatorio, en una comida celebrada en el Bar Plaza, junto a la sede de la fiscalía de Palma, horas antes de la citación de los dos peritos tributarios.

Los tres representantes del Ministerio de Hacienda y el Fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach, comieron desde las dos y media hasta pasadas las cuatro de la tarde antes de volver juntos al juzgado durante las casi dos horas que duró el receso del pasado sábado. Al encuentro se sumó también la abogada jefe del Estado, Dolores Ripoll, según relatan al menos dos testigos del encuentro.

Los contactos entre los representantes del Ministerio de Hacienda y los del Ministerio de Justicia se dejaron ver inmediatamente después. El representante del Ministerio Público planteó al perito de la acusación preguntas sobre una inspección tributaria a Motorpress Ibérica por las presuntas facturas falsas emitidas por Aizoon, una información que no está incorporada a la causa y de la que Hacienda tiene obligación legal de guardar en secreto, según el artículo 95 de la Ley General Tributaria. El Fiscal reveló citando a la Agencia Tributaria que Motorpress Ibérica había recibido una inspección a raíz de la facturación de Aizoon y que había presentado una declaración complementaria, extremos todos ellos que no forman parte del sumario y de los que la Fiscalía sólo puede disponer por fuentes externas a la causa.

Según los informes de Hacienda que sí figuran en la causa, la editora de revistas deportivas pagó 1.390.840 euros a la sociedad de Urdangarín, un extremo que Motorpress Iberica nunca ha reconocido oficialmente que Urdangarín no había sido consejero delegado de la entidad sino sólo vocal.

El interrogatorio del Fiscal a los inspectores de la Agencia Tributaria se remontó al gasto de billetes de 500 euros efectuados no por la esposa de Urdangarín sino de Diego Torres, Ana María Tejeiro. Sólo al final de su turno de preguntas se refirió a lo que definió como “el tema de las famosas facturas”, es decir, las facturas falsas que Hacienda permitió desgravar a los Duques de Palma. El fiscal no preguntó en ningún momento por qué el expediente del matrimonio Urdangarín que residía en Barcelona y cuya elaboración y presentación habría correspondido a la delegación tributaria de Barcelona se remitió a Madrid y llegó a objetar a las preguntas que Castro sí planteó en torno al procedimiento poco habitual seguido por la Agencia Tributaria.

Por mucho que hagan para encubrir a la infanta, ahora mismo importa muy poco si la cusan de defraudar más de 120.000 euros o no, que la podría llevar a la cárcel. Aquí ahora lo que importa es el grado van a seguir implicándose tanto la Casa Real como el Gobierno y sus terminales en este asunto. Ahora mismo salga lo que salga del juicio, para la gente de la calle ya está condenada.

1 comentario:

  1. Jose Villar Campuzano

    Y lo conseguiran, vaya si lo conseguiran, naturalmente tambien conseguiran y obtendran el asco del pueblo decente..

    ResponderEliminar