jueves, 30 de enero de 2014

CIU ante su posible derrota electoral



El pasado lunes se celebró una reunión de la plana mayor de CIU para analizar las perspectivas electorales cara a las elecciones europeas y las repercusiones en forma de las últimas encuestas de distintos medios de comunicación y los datos internos de la formación que coinciden que si ahora hubieran unas elecciones catalanas, se produciría un "empate técnico" entre CiU y ERC y "no queda nada claro que la suma de escaños conseguidos por CiU y ERC diera una mayoría parlamentaria (68 escaños). Sin duda, la suma sería inferior a los 71 que ahora tenemos" ha comentado uno de los asistentes. Hay que destacar que la reunión no contó con la presencia de Duran Lleida, pero sí de un Jordi Pujol muy envejecido y a veces bastante adormilado. Vivía momentos que no parecen nada de gloria.

Añade uno de los asistentes: "Cada vez hay más militantes y cuadros de CDC (y no digo nada de los de UDC) que se dan cuenta de que todo esto no acabará bien. La reacción es no pensar demasiado e ir creando tensión, para ir tirando, pero ya no se sabe hacia dónde". Esta información "ha dejado por los suelos la moral de la dirección (de CiU). Al acabar a reunión había caras tan largas que parecía que tocaran al suelo", me ha dicho una de las fuentes.

Este fue el tema más importante de la reunión, pero no fue objeto de ninguna referencia en la posterior rueda de prensa, Sólo se confirmó que ERC y CIU van a ir separadas en la próximas elecciones europeas.

"Los miembros del ejecutivo de CiU - dice una de las fuentes- entramos en la reunión con caras de preocupación, para salir hundidos del todo. En síntesis, no hay ninguna buena perspectiva, ni se ve ninguna posibilidad a medio plazo". Un dato colateral importante es que este "empate técnico" y la posible falta de mayoría independentista puede hacer que, a partir de ahora, ERC tenga menos prisa para la utópica consulta y para las menos utópicas elecciones. Ahora bien, al ser ERC un partido asambleario, nadie sabe qué puede pasar.

Los partidarios de Artur Mas, afirmaban ayer por la tarde que creían que todo esto podría mejorar. Apuntaban dos vías de acción. Una, fortalecer la propaganda centrada en la persona de Mas. La otra, efectuarlo en relación a la acción de gobierno de la Generalitat.

Las dos digamos "ideas" causaban hilaridad en los que suspiran (secretamente) por la muerte política de Mas. Creen que Mas "ha llegado a un punto en que él resta más de lo que suma." En cuanto a la acción de gobierno este resta, descaradamente y manifiestamente. Toda la acción de gobierno está paralizada, y el presupuesto aprobado contiene recortes (el mayor, la sanidad) que habrían hecho caer a todos los gobiernos imaginables.

Otra fuente de CDC, también anti-Mas, me dice que la militancia y el electorado están literalmente hartos de la tensión que Mas y Homs se han dedicado a crear. Me expone, citando casos concretos, que "Ni los militantes acuden a actos del partido que querrían ser de removilización. Hay un gran cansancio, el desánimo va a aumentar en cuando trascienda el resultado de esta reunión. Todo tiene aire de funeral".


Parece que la movilización del gobierno de Rajoy para contrarrestar la iniciativa soberanista empieza a dar sus frutos en cuanto a las posibilidades de que pueda abortarse todo aquello que se está anunciando a bombo y platillo desde el nacionalismo catalán con toda clase de propaganda para el 9 de noviembre.

 

2 comentarios:

  1. Aurora Sanchez Galan

    La verdad que yo también creo que les van a dar bien.

    ResponderEliminar
  2. Jose Maria Correa Alvarez

    el sr mas es como un pollo al que han cortado la cabeza y corre de un lado a otro alocadamente.

    ResponderEliminar