lunes, 26 de agosto de 2013

Tambores de guerra

 
En Guta Oriental (afueras de Damasco), dentro de la guerra desatada en Siria se produjo supuestamente el pasado miércoles 21 un ataque con armas químicas  que acabó, según denuncia la oposición, con alrededor de 1.420 muertos. La ya cotidiana guerra de cifras y acusaciones vino acompañada en esta ocasión de multitud de videos que muestran a adultos y niños muertos o agonizando, sin rastro de sangre o heridas, con problemas para respirar, convulsiones, espuma en la boca y pupilas dilatadas. “Los médicos dicen que son síntomas de gas sarín”.
Desde entonces se ha producido una creciente presión internacional para que se investigue lo ocurrido pero hasta ahora no existe la certeza total que haya sido el régimen de Al Assad quien haya perpetrado esta masacre. Hasta ahora estaba impidiendo que los inspectores de la ONU que ya están en Damasco puedan acceder de inmediato al lugar del ataque para aclarar lo ocurrido. Es mas ahora Assad acusa a la oposición por la autoría del ataque ya que dice haber perdido 26 de sus soldados por los gases. Hoy lunes acudirán al lugar cuando ya han pasado cinco días del brutal ataque y muchas de las pruebas podrían haber desaparecido dada la volatilidad de estos agentes químicos.
Este fin de semana Estados Unidos ha situado parte de su flota frente las costas sirias y han habido reuniones de Obama con los principales mandatarios mundiales con la oposición frontal de Irán y la posición de Rusia y China ante la ONU que acusan a los rebeldes de la autoría de la masacre y son firmes aliados de Assad con el fin de dar una respuesta militar a este ataque.
Lo que ocurra en los próximos días va a ser fundamental para saber si este incidente va a bastar para que sea  el prólogo a la tercera guerra mundial que podría ser catastrófica para la humanidad, ya que se están produciendo muchas de las condiciones que dieron lugar a las dos anteriores. La crisis económica, paro, inestabilidad nacional, desconfianza en las instituciones y el fundamentalismo islamista, serian los componentes que podrían abocar a la destrucción de todo lo construido en estos últimos 70 años con el fin de instaurar un nuevo orden mundial.  

5 comentarios:

  1. Braulio Andres Araya Santander

    que se destruyan como quieran....al final los unicos vivos vamos a ser los hispanos.....volvera el nuevo oren mundial natural

    ResponderEliminar
  2. Manuel Sánchez Cánovas

    El globetrotter metíendose donde no le llaman para apoyar a la Hermandad Musulmana... ¿Estamos locos?

    ResponderEliminar
  3. gpg25

    Es curioso ver como los politicos llevan a los paises a la guerra.
    Unos por mantenerse en el poder, y otros por intentar llegar al mismo, los politicos enfrentan a los ciudadanos (con verdades o mentiras), pero la realidad es que los que se matan son los ciudadanos, mientras ellos estan en sitios protegidos o en el exilio, prometiendoles el oro y el moro si son martires.

    ResponderEliminar
  4. tolito1196

    Mucho me temo que la decisión está tomada. El problema es que en este tablero de ajedrez es muy peligroso jugar.

    ResponderEliminar
  5. Me ha predicado mi imán
    que si muero en la batalla
    a manos de esos canallas
    hijos del gran Leviatán,
    celebraré con champán
    las glorias del paraíso.
    Que no me sea remiso
    si quiero huríes gozar
    me he de dejar matar;
    que así Mahoma lo quiso.

    Me ha dicho mi general
    que si mato en la batalla
    a parte de esta morralla
    no habré de vivir muy mal.
    Que es pecado venial
    transgredir la Democracia
    y aunque a mi no me haga gracia
    ir matando a mis hermanos
    tenemos en nuestra mano
    no caer en la desgracia.

    Y este es el problema arcano
    que tienen los musulmanes:
    que viven entre desmanes
    de imanes y de tiranos.
    Y siempre habrá un miliciano
    que “cargado de razones”
    vaya usando a sus matones
    para imponer sus criterio
    y abarrote el cementerio
    de prescindibles peones.


    (tiochafachorras.blogspot.com.es)

    ResponderEliminar