viernes, 2 de agosto de 2013

Año sabático en Rodiezmo


Este año no se va a celebrar la tradicional fiesta de los mineros de UGT en Rodiezmo que suele celebrarse tras el verano con la asistencia de los principales líderes del sindicato y del PSOE. Ha sido una tradición en los últimos años. Las razones oficiales de este parón tienen que ver con la actual crisis económica y del propio carbón, pero a nadie se le escapa que el sindicato minero de UGT está atravesando también una profunda crisis desde la dimisión de su todopoderoso secretario general, José Ángel Fernández Villa, a quien todavía no se le ha encontrado sucesor.
 
La fiesta minera de Rodiezmo, que organizan los afiliados al SOMA de Asturias y León, es desde hace años un clásico entre las concentraciones de la izquierda y en ella el sindicato marca sus directrices políticas para el curso que se avecina. En tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero su celebración se vinculaba al inicio de la temporada política y en sus campas tronaban las reivindicaciones de los mineros, mientras un cómplice presidente del Gobierno afirmaba que su ejecutivo llevaría adelante los planes sociales que sus compañeros de partido (y de sindicato, pues no hay que olvidar que era afiliado a UGT) le demandaban. Eran los años de bonanza y en los que las palabras crisis y ajuste no entraban en el diccionario de la política española.
En Rodiezmo tse ha hablado mucho de política. José Ángel Fernández Villa alumbró muchas estrategias sindicales en el escenario del pinar. No han faltado momentos de tensión. Rodríguez Zapatero, tras ganar las elecciones en 2004, le cogió el gusto a abrir el curso político en Rodiezmo. Los recibimientos fueron cada vez más fríos, hasta que en 2010 tuvo que saltarse la cita tras anunciar Cándido Méndez que él no acudiría si estaba presente Zapatero. Soplaban vientos de huelga general. En 2009, el presidente había dicho en Rodiezmo que no tocaría las pensiones. En 2010, se quedó en casa.
El ascenso de Vicente Álvarez Areces dentro del PSOE asturiano y la crisis que en su momento se abrió en el marco de la ley de cajas de ahorros, con un distanciamiento entre la FSA y el SOMA, también quedó escenificado en Rodiezmo. Fernández Villa llegó a ser pitado por una grupo de afiliados vinculados a la agrupación gijonesa. Le interrumpieron durante su intervención reclamándole que pasara el micrófono a Rodríguez Zapatero. El veterano sindicalista se hizo fuerte y les recordó que aquella era «la fiesta del SOMA» y que si no estaban cómodos pusieran rumbo a la costa.
Los asistentes a la concentración de Rodiezmo (en torno a 35.000 en algunas ediciones) disfrutaban de las promesas de sus dirigentes y de la mordacidad de Alfonso Guerra, uno de los habituales en el escenario de los mítines. Allí estaba también Cándido Méndez y representantes de todas las tendencias de la familia socialista. Hasta que ha llegado la crisis y la magia se rompió. Este año no habrá ni discursos ni música. Toca reflexión.

6 comentarios:

  1. ojo

    Menudos capullos estos de UGT-PSOE, Zapatero ya no se atrevió a ir hace unos años por si le calentaban la cara y a Cándido le pasa lo mismo....

    Les faltan cojones (este vocablo viene en la RAE) para dar la cara ante los mineros que arriesgan la vida cada día en su puesto e trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Luisa Alvarez

    ¡Ay, incautos! ¿De verdad creían los mineros que los del PSOE y la UGT se preocupaban por ellos? Amos, anda. No era más que un espectáculo para hacer ver que aún podían tener la O de obrero en el nombre. Como siempre, se aprovechan de los trabajadores y cuando se les necesita, si te he visto no me acuerdo.
    Pero me llama la atención una frase del artículo. Esa que dice: "Zapatero se comprometió a no tocar las pensiones, pero no pudo cumplir su palabra (...)". Oiga, ¿cuando habla de las promesas incumplidas de Rajoy también es así de suave? ¿O Rajoy engañó a los que le oían y confiaban en él? Pues esto lo mismo: "Zapatero se comprometió a no tocar las pensiones, Y NOS ENGAÑO MISERABLEMENTE". Así, el mismo rasero para los dos.

    ResponderEliminar
  3. nestor Antonio

    Pues pronto estan claudicando al desmontar el escenario teatral de Rodiezmo, esto sugiere que la moral la tienen (UGT) por los suelos

    ResponderEliminar
  4. Antonio Peña

    ¿ De donde sale la pasta para este aquelarre de vividores del colectivo 110?

    ResponderEliminar
  5. viriato

    El enfrentamiento del SOMA con el PSOE es algo de segundo nivel. En el primer nivel está el enfrentamiento interno en el SOMA, que están a navajazos entre ellos y, claro, en una "fiesta" esos navajazos ya serían a plena luz del día. El sector del carbón en un momento crítico, y unos queriendo conservar los abrevaderos cada vez más escasos y otros que ya están hasta el gorro se tanto cuentista... pero siguen manteniendo la estructura de cuentistas.

    ResponderEliminar
  6. Rosa Maria Vincent Badal

    Lo que pasa es que los sindicalistas del PSOE tienen miedo a salir porque se pueden oír de todo menos guapos.

    ResponderEliminar