viernes, 16 de agosto de 2013

Reflexiones sobre la actualidad económica

Acostumbrados a malas noticias estos últimos días empiezan a proliferar anuncios sobre una reactivación de la economía. La economía de la zona euro creció en el segundo trimestre del año a un ritmo del 0,3% respecto a los tres meses anteriores, cuando había caído tres décimas, y pone fin a una recesión que se extendía por seis trimestres consecutivos, según reflejan los datos de la primera estimación del PIB publicados por Eurostat.
 
El crecimiento de la eurozona en el segundo trimestre, que ha superado incluso las expectativas de una expansión de entre una y dos décimas, se explica por el fuerte repunte de las economías de Alemania (+0,7%) y Francia (+0,5%), así como las de Finlandia (+0,7%) y Portugal, que sale de la recesión con una expansión del 1,1%.
España ha reducido su recesión hasta el -0.1% lo que hace prever que el próximo trimestre vamos a empezar a crecer, después de un largo camino de incertidumbre. Lo anuncia también el diferencial de la prima de riesgo situada hoy en 248 puntos, muy lejos ya de la de hace solo un año por estas fechas (653) situándose la bolsa en máximos anuales por encima de los 8.800 puntos. Lo que no está tan claro es si el paro que se ha reducido por las habituales contrataciones  estacionales volverá a los niveles anteriores a partir de septiembre.
El vicepresidente de la Comisión Oli Rehn considera que aún persisten sustanciales obstáculos que deben ser superados, incluyendo un ritmo de crecimiento todavía bajo y la fragilidad de la recuperación, así como las diferencias existentes entre la situación de los países miembros, disimuladas por las medias.
Así, Rehn recuerda el caso de España y Grecia, donde las tasas de paro continúan siendo "inaceptablemente altas", especialmente entre los jóvenes, lo que ha creado el riesgo real de una generación perdida.
l Otra cuestión y está muy importante es que la deuda del conjunto de las administraciones públicas alcanzó los 943.702 millones de euros hasta junio, nuevo récord histórico, tras crecer en un mes en 6.368 millones de euros, con lo que el peso del endeudamiento público sobre el PIB escala al 90,1%, cerca del objetivo del 91,4% para todo el año, según datos del Banco de España.
De esta forma, en junio la deuda pública crece por segundo mes consecutivo después de que en abril se rompiera la tendencia de crecimiento que se había iniciado en agosto de 2012 y el endeudamiento de las administraciones públicas se redujera en ese mes en más de 8.800 millones de euros.
En tasa interanual, la deuda pública experimenta hasta junio un incremento del 17,3% frente a los seis primeros meses de 2012, cuando el endeudamiento de las administraciones públicas alcanzó los 804.615 millones de euros.
El desaforado gasto corriente continúa siendo el principal lastre para que la economía pueda empezar a remontar a pesar de los esfuerzos efectuados especialmente por las administraciones locales y diputaciones que han visto reducir su personal con un recorte total en las entidades locales de 47.405 personas respecto a 2012.

No ha sido así en el caso de las autonomías que gastaron 174.500 millones de euros, una cifra similar a la de un año antes y sensiblemente inferior al gasto de 183.700 millones de euros alcanzado en 2010, en plena recesión cuando ya en plena crisis se dieron entrada a 300.000 nuevos empleados públicos. Pese a ello, el volumen actual de gasto continúa siendo muy superior, en concreto 28.000 millones más, al de 2006, en la antesala de la crisis. El gasto autonómico fue un 19% superior en 2012 que hace siete años.

 
Con estos gastos tan elevados cuyo componente principal son las nóminas de su personal que actualmente ya representa más del 50% de los presupuestos en detrimento de inversiones y servicios vemos como profesores y sanitarios se han convertido en los colectivos más castigados por los ajustes en el sector público. Representan más del 85% del personal contratado por las administraciones autonómicas, y 8 de cada 10 funcionarios despedidos pertenecen a esas dos áreas. Los más damnificados son los interinos.
En cuanto a los empleados públicos dedicados a la Administración de Justicia o pertenecientes a las Fuerzas de Seguridad, el número de despidos ha sido mucho menor:
--En Justicia han perdido su empleo tan solo 150 personas, pasando de los 26.772 empleados en 2012 a los actuales 26.422.
--En las Fuerzas de Seguridad el descenso de plazas ha de 1.654. El año pasado había 39.373 trabajadores y en el último registro 37.719.
Si se han reducido todas estas plazas… creo yo las imprescindibles para mantener la calidad de los servicios… ¿Por qué todas las administraciones, especialmente autonómicas siguen aumentando hasta lo insoportable para el ciudadano los impuestos y reduciendo servicios esenciales no consiguen reducir sus gastos, se han cortado prácticamente todas las inversiones en infraestructuras y mantenimiento, las comunidades autónomas pagan las facturas a sus proveedores a los 168 días a pesar de los continuos rescates del  FROP, y aún así siguen endeudándose? Que alguien lo explique.

8 comentarios:

  1. Angel Ramon Aroca Bravo

    La teta no da para tanto

    ResponderEliminar
  2. Ana Isabel Sánchez

    Pues porque hay que mantener a toda esa farsa de jerifantes y cía. de La Casta, no veo otra explicación. Todo va porque ellos sigan en sus sillones cobrando lo inimaginable y subiendo esos "sueldos" que no se merecen. Tiranos!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Noconmidinero

    Mientras las empresas privadas han tenido que cerrar una tras otra, las empresas públicas llenas de enchufados y de mala gestión, siguen perdiendo nuestro dinero y haciéndonos competencia desleal.

    ResponderEliminar
  4. Basta ya

    Vaya tomadura de pelo....Todos, y digo todos los politicos, sean del partido que sea, son unos caraduras. Unos por realizar estos "recortes", y los otros por aceptarlo y quedarse calladitos

    ResponderEliminar
  5. Carlos Sánchez Peña

    Otro paso incorrecto, profesores y sanitarios son justamente los indispensables en cualquier país civilizado. Hay que poner en la calle, lisa y llanamente a todas aquellas personas enchufadas post elecciones, de las últimas, penúltimos, antepenúltimás y de todas las anteriores, en una palabra, todo funcionario que no lo sea por oposición, a más de reducir los cargos políticos a la mínima e indispensable expresión. Sr. Rajoy es hora de rectificar rumbo.

    ResponderEliminar
  6. Noconmisimpuestos

    Recortan funcionarios por oposición en sanidad, policía,..., pero no tocan su red de enchufados para ganar elecciones.

    ResponderEliminar
  7. Francisco España

    Cuando veo ese mapa o escucho la palabreja"comunidades" me salen sarpullidos y ganas agarrar la tranca y ...

    ResponderEliminar
  8. Enrique Suárez

    TIRANOS Y MARRANOS!!!!

    ResponderEliminar