martes, 6 de agosto de 2013

Datos contradictorios de la economía española

 
El paro ha descendido de nuevo, la bolsa sube, la prima de riesgo baja y el Gobierno no para de insistir en que lo peor de la crisis ha quedado atrás y, por tanto, el inicio de la recuperación está ya muy cerca. Para ello, alude a diversos indicadores que, efectivamente, reflejan que se está produciendo un significativo frenazo en el ritmo de contracción económica. Pero resulta que los pronósticos  del FMI no son tan alentadores.
No en vano, el PIB tan solo descendió el 0,1% en el segundo trimestre y los indicadores adelantados que elabora el Ministerio de Economía avanzan tasas positivas para la segunda mitad del año, con lo que España saldría técnicamente de la recesión tras dos largos años de caída. Además, el número de parados bajó en más de 225.000 personas en el segundo trimestre, situándose nuevamente por debajo de los 6 millones, la mayor reducción desde que estalló la crisis en 2007, según la última Encuesta de Población Activa (EPA).
El primer dato relevante a tener en cuenta es el desapalancamiento que está llevando a cabo el sector privado. Familias y empresas han reducido su deuda en cerca de 325.000 millones de euros desde finales de 2008, cuando ésta rozó su máximo histórico (más de 2,2 billones), hasta situarse en un total de 1,9 billones el pasado junio, según las últimas cifras del Banco de España. Por primera vez, la deuda privada retrocede a niveles precrisis.
Además, el saneamiento de cuentas llevado a cabo por familias y empresas también se ha traducido en el cierre de la enorme brecha exterior acumulada durante la burbuja, que llegó a alcanzar el 10% del PIB anual. El sector privado se ha apretado tanto el cinturón que, hoy por hoy, España no sólo ya no depende del crédito foráneo sino que incluso presenta capacidad de financiación en el exterior  por primera vez desde 1997. 
No ocurre así con el sobredimensionado coste de las Administraciones Públicas que exige destinar un mayor volumen de recursos (impuestos) procedentes del sector privado, muy castigado por la crisis, para mantener su funcionamiento. España sufre una de las fiscalidades más elevadas del mundo y ha retrocedido casi 20 puestos en el Índice de Libertad Económica desde 2007, hasta el 46 a nivel mundial, debido a este problema, lo cual lastra de forma muy sustancial la capacidad del sector privado para generar nuevamente riqueza (PIB) a un ritmo elevado, capaz de absorber a corto y medio plazo el ingente volumen de desempleados que presenta hoy España.
Estos dato se contradicen diametralmente las negras perspectivas que acaba de lanzar el Fondo Monetario Internacional  (FMI) sobre el futuro de la economía española, ya que prevé un bajo crecimiento y una elevada tasa de paro hasta finales de la presente década en caso de que no se adopten nuevos ajustes y reformas estructurales. Es decir, frente a la inminente recuperación que augura el Gobierno, el FMI estima que España se enfrenta a una larga depresión económica. . El organismo concluye que, en ausencia de nuevas reformas liberalizadoras y nuevos ajustes para contener el gasto público, el déficit no bajará del 3% del PIB hasta 2018, la deuda pública superará el 100% en 2015, la economía no logrará crecer por encima del 1% anual hasta 2018 y, como consecuencia, la tasa de paro no bajará del 25%. Es decir, España, en lugar de una intensa recuperación, sufriría un prolongado estancamiento económico. Sugieren que todos salarios sean rebajados nuevamente en un 10%,
Creo que los salarios se han estado rebajando en función del alicaído mercado de trabajo y no hace falta tomar nuevas medidas en este sentido pero el déficit público cerró por encima del 10% del PIB en 2012 -un 7% excluyendo el rescate bancario-, mientras que la deuda supera ya el 90%, un umbral a partir del cual resta potencial de crecimiento a la economía española.
Es necesario acometer con mucha más decisión la reducción del gasto público cerrando entes inútiles o duplicados y despidiendo aquellos empleados innecesarios, lo que liberaría una parte considerable de las necesidades de financiación del sector público, que impide que la banca pueda destinar recursos ahora bloqueados, para financiar  empresas potencialmente rentables y seguir la única senda posible para la pronta vuelta a la normalidad. El ejemplo seria el de la Comunidad de Madrid que este último trimestre ha salvado la recesión y avanza un 0,1%.

3 comentarios:

  1. Juanma Rs

    Un total de 6.136 concursos empresariales fueron registrados entre enero y julio en España, una cifra que supone un incremento del 26% con respecto al mismo periodo de 2012

    ResponderEliminar
  2. albertinho

    El problema es que ha subido el salario medio. Pero porque los que ganaban más, ahora ganan muchísimo más. Se debería empezar a hablar del salario mediano, sería una imagen mucho más fiel de la realidad del país, y una comparativa mucho mejor de la diferencia entre países. No se si alguna organización lo da.

    ResponderEliminar
  3. Jose Antonio Palacios Sanchez

    Con lo que gana esta tipeja , metida en casos de corrupción( España no es la excepción )podrían vivir muchas familias españolas . España es la que el sueldo base es el mas bajo de la UE después va Francia y el sueldo base es el doble que el de España ,también es la líder en impuestos . ¿ Todabia quieren que ganemos un 10% menos ) ¿.Quieren compararnos con África ? Y luego los catalanes que están en bancarrota , que no les da dinero nadie ¿ Quieren independencia ?

    ResponderEliminar