martes, 2 de abril de 2013

La Casa del Mediterráneo



Ayer el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo inauguró en Alicante lo que José Luis Rodríguez Zapatero pensaba que sería el colofón de su sueño como estadista de la sede de la Alianza de las Civilizaciones. Se trata de la denominada Casa Mediterráneo ubicada en Alicante una antigua estación de  ferrocarril, que solamente ha cumplido una parte del proyecto inicial. El Consorcio que ha llevado a cabo la obra han conseguido dejar la instalación hueca y diáfana, sin llegarse a cubrir en su totalidad de tal manera que sus instalaciones, ni siquiera sirven  como sala de exposiciones.

La institución pretendía ser la cara y voz de los países mediterráneos, afianzar las relaciones diplomáticas entre ellos y fomentar el intercambio cultural. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps y la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, junto a los alcaldes de Benidorm y Xàbia constituyeron en octubre de 2010 el consorcio para impulsar el proyecto, que de momento funciona en una sede provisional.

La entidad había detallado el pasado 13 de marzo que del presupuesto comprometido por parte de los diferentes miembros del consorcio, el Ministerio ha pagado los 7,5 millones de euros especificados, mientras que la Generalitat ha abonado 456.470 de los 2,5 millones fijados, por lo que su deuda equivale al 81,89 por ciento.

En cuanto a los municipios, el Ayuntamiento de Alicante mantiene una deuda del 56,35 por ciento, después de haber aportado 550.000 euros de los 1,2 millones comprometidos; al tiempo que Benidorm debe el 92,06 de su partida, fijada en 630.000 euros, y de la que ha cumplido con 50.000. Por último, el consistorio de Jávea ha hecho frente a 400.000 de 630.000 euros, por lo que su deuda representa un 36,51 por ciento. Tal como están las cosas es posible que en muchos años no se pueda abordar la segunda fase del proyecto, necesaria para darle una cierta utilidad, ya que lo de Alianza de las Civilizaciones, anda un poco perdida.

Hay quien ha pensado que la entidad gestora parece querer ir informando y habituando a los alicantinos con la labor multicultural que desarrollara la Casa del Mediterráneo y que a partir de ahora correrá  con los gastos de mantenimiento, podría aprovecharlo ampliando sus actividades y rentabilizarlo como lugar de celebraciones, ya saben, bodas banquetes y comuniones, dado  el clima benigno de la terreta

2 comentarios:

  1. Jose Hidalgo

    Otro pozo sin fondo para que cuatro espabilados se aprovechen. Una y otra vez los mismos errores, los mismos aprovechados y los mismos paganos, que somos todos los demás.

    ResponderEliminar
  2. Eladio Fernández

    Bien informado el artículo. Al lado quedarán la estación de autobuses en terrenos provisionales, y la antigua abandonada en pleno centro a su suerte. Así como e macro centro de arte de Benidorm con la estructura al aire y en el centro pudriéndose, y con facturas a proveedores por 14 millones de euros. Si de algo gozan los políticos es de irresponsabilidad, el desarrollar obras de costes enormes, sin hacer estudios de su viabilidad, cuando su palabra favorita es sostenibilidad. Son unos profesionales de la mentira y de la irresponsabilidad.

    ResponderEliminar