lunes, 8 de abril de 2013

El “plasma” o … ¿El síndrome de la Moncloa?


Según los resultados de un sondeo de Metroscopia que publica El País, el PP estaría más de veinte puntos por debajo de las últimas elecciones generales, en tanto que los socialistas caerían en 5,7 puntos respecto a esa convocatoria. El Partido Popular seguiría siendo el partido más votado, con un respaldo del 24,5 por ciento, 1,5 puntos más que el PSOE, mientras que la suma de ambas fuerzas políticas quedaría por debajo del cincuenta por ciento.

El desplome de populares y socialistas está engordando de manera extraordinaria las expectativas de terceros como Izquierda Unida y UPyD, que se beneficiarían de la caída de los dos principales partidos y alcanzarían sus mejores resultados, con un respaldo del 15,6 y el 13,7 por ciento, respectivamente, lo que no deja de ser lógico... y desalentador; no precisamente por la formación de Rosa Díez, que está exhibiendo energía, coraje y dinamismo y parece cada vez más cerca de una merecida consolidación, sino por la de Cayo Lara y demás personajes perfectamente descalificables, marinados en una ideología nauseabunda por liberticida, pirómanos de la convivencia, traficantes del resentimiento. Lo último que necesita España es que del río revuelto emerjan rozagantes las pirañas de la extrema izquierda.

El silencio de Rajoy

Pero lo que preocupa más aún es el aislamiento y silencio de Mariano Rajoy al mantenerse lo más alejado posible de los medios de comunicación que tiene a votantes desconcertados y enfadados sin que exista nadie que marque las directrices de un partido que se está desintegrando por momentos. Rajoy no da la cara y permanece oculto durante la mayoría de la semana, sin que tampoco desde Presidencia se facilite información sobre su día a día. Esta política de “ocultación”, como la definen algunas personas de su entorno, empieza a ser preocupante y es criticada por destacados miembros del Gobierno.

En los últimos meses tiene profundamente enfadados a algunos ministros y a altos cargos del Gobierno, que no entienden por qué no da la cara de una vez por todas, sino que, al contrario, opta por mantener un riguroso silencio ante la suma de problemas que surgen. Hay ya una rebelión interna, aunque de momento soterrada.

Al mantenerse lo más alejado posible de los medios de comunicación, es ampliamente criticada por varios miembros de su Gabinete. Desde que llegó a La Moncloa optó por un perfil prácticamente nulo hacia el exterior, pero ahora lo entienden mucho menos, teniendo en cuenta la suma de tropiezos y dificultades que últimamente afectan al partido y al Gobierno.

Por citar sólo algunos: el caso Bárcenas, el déficit erróneo comunicado a Bruselas, la deriva independentista de Cataluña, los ‘escraches’ en domicilios de militantes y los ataques a sedes del PP, las cifras de paro…

Rajoy no da la cara y permanece oculto durante la mayoría de la semana, sin que tampoco desde Presidencia se facilite a los medios de información sobre su día a día. Esta política de “ocultación”, como la definen algunas personas de su entorno, empieza a ser criticada por destacados miembros del Gobierno. Varios ministros han expresado en los últimos días su desacuerdo con la actitud de Mariano Rajoy: consideran que el presidente debe explicar a los españoles qué está haciendo y cómo lo está haciendo. Sus ministros no entienden, por ejemplo, que Moncloa no explique detalladamente qué ha hecho el jefe del Ejecutivo desde que se celebró el último Consejo Europeo, los pasados 14 y 15 de marzo.

Un gobierno sin país

Bajo el título ‘Un gobierno sin país’, Pedro J. Ramírez en el Mundo del anterior domingo, expuso críticas muy duras al presidente del Gobierno, ampliamente comentada en el Ejecutivo, tanto en La Moncloa, como en los diferentes ministerios, y que ha servido de catalizador para esas quejas de ministros. Subrayaba que, a estas alturas, Rajoy no se lleva bien con casi nadie de este país,  firmaba frases como las siguientes:

-- “Podría ser, pues, hasta saludable que al cabo de 35 años de democracia haya un jefe de Gobierno que se fuma igual de bien su puro si a toda la prensa le va de mal en peor. El único problema es que, por lo que vengo observando, eso mismo le ocurre con las empresas del Ibex y las pymes, con las organizaciones de autónomos, con los intelectuales, con los cineastas, con las academias, con las víctimas del terrorismo, con los rectores de universidad, con las asociaciones de jueces y fiscales, con los agricultores y ganaderos, con los perjudicados por las preferentes, con los sindicatos médicos, con los padres de alumnos, con los defensores del español, con los científicos e investigadores, con los músicos, con las grandes superficies, con el pequeño comercio, con las uniones de consumidores, con los cazadores y pescadores, con los actores, con las casas regionales, con las escuelas de negocios, con los artistas plásticos, con los dueños de bares y restaurantes y con las cofradías de la Semana Santa”.

-- “Nunca ha habido en La Moncloa un gobernante tan distante de todos y de todo, tan alejado de la sociedad civil, tan desentendido de los problemas sectoriales, tan incomunicado de los españoles, tan ajeno a los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa. Ni está en la calle, ni habla con la gente, ni va al teatro, ni organiza cenas interesantes -tampoco aburridas-, ni se implica en debate o controversia alguna. A eso le llama Rajoy su ‘independencia’”.

-- “Para Rajoy hay una única excepción a la regla: su partido. Él sólo depende de los suyos, igual que los suyos sólo dependen de él. Por eso no se reforman las administraciones públicas o la ley electoral, ni se condiciona la recepción de dinero público a la democracia interna, ni se devuelve a los jueces el control del Poder Judicial, ni se depuran responsabilidades por la trama Gürtel y los sobresueldos de Bárcenas, ni siquiera se obliga a dejar el cargo a una ministra a la que los corruptos le pagaban el viaje, el hotel y el coche cada vez que salía de su casita de los confeti”.

-- “Si la forma que tiene Rajoy de ejercer el -ejem- liderazgo estuviera dando resultados, no habría otro remedio que aparcar los ideales regeneracionistas, sacrificar las musas a la eficiencia y guardar un responsable silencio respecto a lo mal que quedan los adornos del salón. Pero lo que vemos por doquier, y lo que se nos augura, indica que tenemos al frente de la nave a un hombre inadecuado para abrirse camino en medio de una tempestad tan dura”.

-- ¿Para qué quería Rajoy una palanca tan difícil de obtener desde el centroderecha si luego no la utiliza ni para reformar el Estado, ni para garantizar los derechos constitucionales de los españoles, ni para meter en vereda a las autonomías, ni para forzar a la UE a cambiar las reglas de un juego que nos tumba?”

-- “La España átona de Rajoy requiere con urgencia de un impulso político que reviva su encefalograma plano”.

-- “Es cierto que, con sus 187 escaños, Rajoy ha contado esta semana, en su merecido descanso de Doñana, con la más estable de las hamacas. Pero muchos de los españoles que aún tienen viviendas ni siquiera han podido pagar este invierno el combustible para calentarlas; y él no parece enterarse de que, a este paso, se mecerá pronto no ya en un ‘Gobierno sin periódicos’, sino directamente en un gobierno sin país”.

Los miembros del Gobierno críticos le han manifestado a P.J. “Estamos al cien por cien con tu crítica al presidente. “Tenemos un Gobierno sin país”. Creen que su silencio perjudica al Ejecutivo y que es hora de dar la cara. Tal y como reconocen en privado ministros y altos cargos, ese ocultismo solo puede ser interpretados como que Rajoy se mantiene alejado de los problemas reales de los españoles.

14 comentarios:

  1. Miguel Ángel Alfaro López

    Si bajan sustancialmente PP y PSOE, para subir UPyD e IU estamos en la mismas. ¡No ven que no hay diferencia entre uno y otro, que es todo un teatro! Todo esto no es más que una farsa puesta en escena por quienes realmente son relevantes en cuestiones de poder, o sea el Sistema Financiero Internacional. Lo único verdaderamente revolucionario es dejarlos con un palmo de narices y quedarse en casa...

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel Alfaro López

    Además nombra usted, y perdone... en su escrito a los partidos políticos por sus siglas con una reverencia y una seriedad... como si realmente fueran respetables. Y no son más que una colla de "mangantes". A los que bien se podría aplicar aquella antigua ley de vagos y maleantes... Parece ser que el español en cuanto ve la posibilidad de meter la mano en alguna caja, no hay quien lo sujete...

    ResponderEliminar
  3. Francisco José Sánchez Arroyo

    Me parece bien que el PP-SOE baje en intención de voto, lo que no me parece tan bien es que suba IU, pues estos parecen que viven en los mundos de Yupi y hay que recordar que están hecho de la misma casta que los del PP-SOE, ¿o es que renuncian a los escoltas, coches oficiales, sueldazos, pertenecer a los concejos de administración de las cajas como Bankia? pues NO estos cuando agarran cacho hacen lo mismo que los del PP-SOE, fíjense que han hecho en Andalucía venderse al poder corrupto del PSOE a cambio de un par de conserjerías y enchufar a familiares y amiguetes del partido en la Junta de Andalucía.
    Por lo contrario UPyD se merece una oportunidad, pues es el único partido que hace lo que dice y dice lo que hace.

    ResponderEliminar
  4. Juan Carlos Buj Mallén

    Pues me parece cojonudo, mientras nos dejen votar. Los de Rodea el Congreso intentan evitarlo.

    ResponderEliminar
  5. Sergio Polo Escribano

    El mejor castigo a los partidos politicos es la abstención, ni unos ni otros, ninguno , así se darian cuenta de una puñetera vez que el pueblo no los quiere o por lo menos que juzga negativamente su labor.

    ResponderEliminar
  6. Maryam Rey

    Cualquier partido conformado antes de 2012 ya no es válido para la regeneración que necesita España.

    ResponderEliminar
  7. Miguel Ángel Alfaro López

    Bien dicho Maryam... yo aún diría más. Ningún partido que ha acatado las reglas del juego con tal de ser admitido como partido es indigno de participar en la regeneración de España...

    ResponderEliminar
  8. Maryam Rey

    Evidentemente, Miguel. Sin embargo, para regenerar España es necesario un partido cuya principal prioridad sean los españoles y que entre democráticamente en el juego para luego hacer las reformas necesarias, territoriales, electorales, etc, para convertir España en una gran Nación democrática, al estilo de Suiza. Con una democracia directa y unas listas abiertas, la corrupción sería eliminada de un plumazo.

    ResponderEliminar
  9. Miguel Ángel Alfaro López

    Puede ser una plataforma social, no necesariamente un partido... y para mí la prioridad no es el sistema político ha adoptar, sino solucionar los problemas gravísimos que arrastra España, cuyos ciudadanos no tienen ninguna de sus necesidades básicas garantizadas. Ni siquiera esas necesidades son una prioridad para el gobierno. Es más, les importa un pimiento si un español como o no come...

    ResponderEliminar
  10. Maryam Rey

    Instaurando la democracia directa, eliminando las comunidades autónomas, reformando la ley electoral, derogando las leyes de subvenciones y eliminando 2/3 de los ayuntamientos, todos los españoles tendrían trabajo y para comer

    ResponderEliminar
  11. Miguel Ángel Alfaro López

    Sí, pero ya empezamos la casa por el tejado. Es como ahora en la tele. Están discutiendo que si monarquía que sin república. Esas discusiones sólo le interesan a la burguesía y a las clases medias. Pero España no necesita discusiones, sino realidades. Y la realidad no es aplicar determinado sistema para ver si con el tiempo llegan los resultados. NO, NUNCA. AHORA una vivienda, ahora un trabajo, ahora educación sin adoctrinamientos, ahora atención a la salud... y ahora justicia... Cuando esto lo tengamos garantizado, de tal forma que figure en la Constitución so pena de meter a quien sea en la cárcel o colgando de una horca si no cumple... entonces hablamos de política...

    ResponderEliminar
  12. Maryam Rey

    Estoy de acuerdo contigo, pero eso no se soluciona mientras el líder X ponga a dedo a sus subordinados en todas las instituciones, desde la más alta a la más pequeñita, incluida la educación y la justicia. Dando ejemplo desde arriba la sociedad puede tomar nota y avanzar y no esperar que "papá Estado" le solucione todos los problemas.

    ResponderEliminar
  13. Antonio Escribano Escobar

    Si hay un plasma,antes hebía un iluminado Zen, ignaro supino total.

    ResponderEliminar
  14. Tere Pérez Allende

    No tiene comentario, sólo decir que el solo se clasifica, intolerable

    ResponderEliminar