miércoles, 20 de julio de 2011

Tres tristes trajes

Los socialistas están que pegan botes. Han conseguido tras varios años de presión e infamias periodísticas que Francisco Camps ha anunciado su dimisión por la acusación  de haber recibido unos trajes en concepto de gratitud del “amiguito del alma” que organizaba los eventos. Ha decidido llegar a juicio y defender su inocencia. Como ciudadano de esta Comunidad me siento reconfortado por ello.
Le han costado caros los dichosos trajes, si lo hubiera reconocido al principio él y todos nosotros nos hubieramos ahorrado muchas cosas. Porque a pesar de todo, Camps me parece un tipo que no se ha enriquecido  y que no lo ha hecho mal, asi lo han reconocido hace poco los valencianos con sus votos. Creo que debe de pagar su error con la dimisión.  Ello nos llevará a conocer la verdad especialmente si ella es el principio de una verdadera regeneración de la política que nunca puede ser posible si los fiscales sigan siendo correas de transmisión de los socialistas y cierren los ojos ante el desfalco monumental que han cometido a esta nación.
Muchos se escandalizarán con estas afirmaciones, pero es sólida y terrible. España no es, no puede ser una democracia porque en una democracia que se precie no pueden ocurrir las mil y una infamias, las mil y una desvergüenzas o las mil y una corruptelas que tienen lugar continuamente. Como funcionario jubilado he visto pasar ante mis propias narices y sin poder hacer nada, desde empresarios agraciados por la lotería de las concesiones o las subvenciones regalan a  los políticos de turno y salvo raras excepciones, de todos los colores, cajas de vino, jamones, relojes, bolsos, joyas etc… procedentes de empresarios agraciados por la lotería de las concesiones o las subvenciones. Y no solamente desde empresas privadas sino de las empresas públicas que regalan con nuestro dinero y se lo entregan a los corruptos.
Este es un aviso para navegantes para todos los corruptos que aceptan o exigen regalos a cambio de modificar cualquier párrafo de sus decisiones. Me alegra porque esta solución aclara y mucho lo que les pueda pasar en un futuro inmediato a personajes que han elevado estas corruptelas a la gran corrupción, como las de Jose Bono o Manuel Chaves y tantos y tantos otros que van apareciendo por doquier que se han enriquecido espectacularmente con todo ello.
Las mil y una desverguënzas que hemos conocido desde 1979 sin reacciones notables de reforma política ni judicial tienen que habernos tatuado una impronta pasota en el alma. Desde el "Flick y el Flock" del señor González, recuerden sí, recuerden, que la memoria es una de las bases de la libertad y del aprendizaje, hasta los grandes casos de corrupción del felipismo tardío, las desvergüenzas han sido variadas. Y luego muchas otras, pero permítanme subrayar la del señor Chaves, el vicepresidente tercero del gobierno Zapatero, y de sus dos hijos. Y encima saca pecho y ataca y descalifica a los demás.  Y, en fin, lo de Bono con su amiguito del alma particular, con sus áticos y cuadras de caballos, lo de Barreda y tantas otras cosas inexplicables.
La corrupción envenena la misma esencia del Estado de Derecho, que eso es en síntesis una democracia, es el caso Rubalcaba. ¿Cómo puede un PSOE que no haya enloquecido presentar como candidato de la regeneración a un ministro del Interior que ve cómo la cúpula de su ministerio está siendo procesada por diversos delitos? ¿Cómo puede el señor Rubalcaba someter a su partido y al país a esta villanía más propia de tiranos corruptos como Chávez o los Castro ? Pase su complicidad con quien ha arruinado al país en pocos años. Pase sus antiguas complicidades, tanto educativas como policiales. Pero, ¿hay algo más medularmente corrupto que lo que está haciendo el señor Rubalcaba?

Hay que ver las ruedas de prensa sobre la dimisió dadas por Camps primero tranquilo y liberado  explicando su decisión e insistiendo en su inocencia y la posterior de Elena Valenciano con el pie cambiado y un rictus de desorientación insistiendo sobre una financiación ilegal del PP que después de cerca de tres años de acoso y derribo que nadie ha podido demostrar, nos dan la imagen de quien ha ganado realmente este pulso. Ahora se ha visto fustrada la intención de Rubalcaca de hacer del asunto el eje de su campaña a falta de programa y argumentos del PSOE:

Todo este proceso a Camps por el tema de los trajes, ha puesto la lupa sobre la situación de la justicia y el uso espúreo de sus miembros por parte de los políticos y ha colmado la indignación de la ciudadanía quienes a partir de ahora de ser implacables inquisidores sobre casos infinitamente más vergonzantes y cuantiosos. Solo espero que cuando llegue el momento, la justicia actúe de verdad y cada cual tenga su merecido.  

13 comentarios:

  1. Boorha

    ¿y de que van a escribir ahora Prava y el Pumbi? Una vez abierta la veda ahora a por el putero Curbelo, Bono, Griñan y sobre todo a por Aldedo P. Faisán. España tIene la izmierda peor del mundo y hay que mandarla al grupo mixto. Se han quedado sin coartada pobres.

    ResponderEliminar
  2. Dalma»

    Está claro que de faisanes y caballos a los que no hay que mirar el diente por aquello de "A caballo regalado.." niet de niet.

    O lo que es lo mismo; "Galopa y corta el viento, cuando vuelvo pa mi casa..."

    "Caminito de Jerez", que ¿decía un Juez?

    ResponderEliminar
  3. gartor»

    Camps ha tomado la única decisión posible: demitir.

    No se puede ostentar cargo alguno de representacíón política en situación de imputado. Los ciudadanos valencianos no se merecían tener un Presidente imputado. Y lo que hubiera sido incalificable es que se hubiera declarado culpable para evitar el juicio -pero no la condena, aún que fuera menor-.

    Ahora, recuperada su condición de ciudadano normal, podrá defenderse, desde la tranquilidad y la dignidad que toda persona merece. Si le absuelven, tanto mejor para él. Si le condenan, que se dedique a otra cosa.

    El PP ha hecho lo que debía. Ni sacrificio personal, ni voluntariedad en la dimisión. Le han echado. Supongo que a partir demañana se enterará.

    Dice que es inocente. Puede. Lo que no puede negar es la existencia de indicios suficientes de criminalidad. Hasta el punto que otros imputados se han conformado con la pensa

    ResponderEliminar
  4. ViajeroA3»

    Parece que la decencia empieza a salir a flote en el PP [no así en el PSOE].

    Ahora, para continuar el buen camino iniciado, el sr. Rajoy debe poner firmes a Gallardón por la deuda de Madrid y a Nuñez Feijoo por lo del castellano en Galicia.Y debe hacerlo ¡¡YA!!

    Sí no lo hace así le pasará como ahora, que al final tendrá que hacerlo y el sacrificio de la "pieza" no le habrá servido de nada

    ResponderEliminar
  5. naya

    Creo que el PSOE y su gobierno, debe de empezar a tomar ejemplo, pues no está en juego tres simples trajes, está la supervivencia de un país.

    Es hora de que rinda cuentas por sus desmanes, tanto políticos como económicos.
    Y esperemos, que en la otra vida después de la refundación, aprenda a ser un partido y no, una maquinaria de poder salida de una dictadura

    ResponderEliminar
  6. Mataro

    La gran pregunta de una persona normal y cuerda, es:
    Si es inocente PORQUÉ DIMITE?
    Una persona inocente, defiende su inocencia a muerte, caiga quien caiga. Si dimite, simplemente, es porque es CULPABLE.
    NO sólo son los trajes... es lo que viene detrás.
    Uhhhhhhhhhhhh

    ResponderEliminar
  7. Cascorro

    Un poco tarde, don Francisco, pero la dicha sigue siendo buena.
    Espero que cunda el ejemplo y muchos otros escarmienten en cabeza ajena. Los socialistas no lo harán pero su partido de usted puede salir beneficiado.

    ResponderEliminar
  8. Javier Piñol Díez

    la famosa "doble vara de medir"

    ResponderEliminar
  9. Comunita

    Se declara "inocente", porque lo es. ¡¡ Y tanto "indecente" que hay en pólitica!!. Es de muy agradecer su amor por la Comunidad. Un abrazo Sr. Camps. ¡VALE YA!

    ResponderEliminar
  10. Escali

    Bueno, pues ahora habrá juicio y veremos qué pasa. Ojalá se hiciera lo mismo con Bono.
    Esto es un montaje de El Pais sin ninguna sustancia. El tiempo pondrá a cada uno en su sitio, aunque a Camps no le haya evitado estos malos tragos.

    ResponderEliminar
  11. karmenka

    ¡¡¡Camps, qué poca visión tuviste con los famosos trajes... es una auténtica lástima que "TRES TRAJES" hayan podido hacerte tanto daño.... al menos hasta que demuestres que eres inocente...en mi opinión fuiste ahí... poco inteligente ya que todo tu buen hacer al frente de la Generalitat Valenciana se diluye como azúcar en agua caliente...lástima.... yo personalmente creo en ti y pienso que se han lanzado a tu yugular y degüello como auténticos buitres....Ahora toca al PP su venganza en los casos de Chaves en Andalucía con sus "eres" e "hijitos" y, etc... y Bono con sus pisos , tiendas e hípicas... ¡hala! a por ellos... y, que hay unos cuántos. Suerte en tu futuro y que no peques de incrédulo e inocente... que hay "gente mu mala" alrededor...en serio, mucha suerte.!!!

    ResponderEliminar
  12. jointVen

    Creo que ya lo estaba antes. No obstante, esto sitúa a Camps a años luz en honradez, dignidad y moralidad, de Rubalcaba. Este último, con la primera cúpula de interior de la historia imputada por colaboración con ETA, no solo no dimite si no que encima quiere ser presidente del gobierno.

    ResponderEliminar
  13. Juanjore re

    Francisco Camps ha presentado su dimisión esta tarde a raíz de su implicación judicial -sobre la que todavía no hay sentencia- en un posible delito de cohecho impropio consistente en haber recibido tres trajes como regalo. Soy de esos ingenuos que todavía creen que el deber de los políticos es dar ejemplo y que, más allá de las responsabilidades judiciales, tienen una responsabilidad política derivada de la exigencia de que la acción política esté fuera de toda sospecha fundada de corrupción. Lo que no acabo de entender de este caso es que hayan hecho batalla con esos tres trajes que aceptó Camps los mismos medios que ante el caso del chivatazo policial a ETA de 2006 no sólo no han intentado disimular la comisión de un delito, sino que incluso han llegado a justificarlo, con el pretexto de que los apaños del gobierno para conseguir una supuesta “paz” con ETA podían e incluso debían estar por encima de la legalidad.

    Lo que este escenario plantea es realmente terrible, y es que consideran más censurable aceptar tres trajes que cometer un posible delito de colaboración con una banda terrorista. Alguien podrá haberse beneficiado de la influencia obtenida con el regalo de esos trajes al ya ex-presidente de la Comunidad Valenciana, pero siendo esto deplorable, lo es en mucha mayor medida haber ayudado a unos terroristas a eludir su captura por la Policía. En torno al caso Faisán no ha habido ni una sola dimisión al cabo de cinco años; al contrario. El entonces Secretario de Estado de Interior -cuyo teléfono salió en la investigación como implicado en el asunto- ha sido elevado a la categoría de Ministro, y el entonces Ministro del Interior pretende nada menos que convertirse en el próximo Presidente del Gobierno.

    Se ha hablado muchas veces de la doble vara de medir que existe entre derecha e izquierda. Casos ha habido para ponerla de relieve: ¿habría sobrevivido el PP, acaso, a escándalos tan enormes como el terrorismo de Estado de los GAL? ¿Habría superado la vergüenza de ver a un Ministro y a un Secretario de Estado encarcelados por ordenar el secuestro de una persona? Por supuesto, el PP no ha estado ni está libre de casos de corrupción. Lo que me pasma es que en la misma España del chivatazo policial a ETA, el ministro del chivatazo vaya para presidente, el Secretario de Estado haya sido ascendido a ministro y el presidente de una región, entre tanto, dimita por aceptar tres trajes de regalo entre el aplauso y la satisfacción de los mismos que consideran aceptable la total impunidad en la que se mueven los responsables políticos del caso Faisán. Un caso, por cierto, al que el PP -salvo el diputado Gil Lázaro y alguno más- ha tratado con un perfil muy bajo hasta que recientemente fue procesada la cúpula policial de Rubalcaba. Si es una suerte para la izquierda tener a una derecha manchada por la corrupción, aún lo es más tener a un PP tan papanatas como éste.

    ResponderEliminar