martes, 12 de julio de 2011

Cuidados paliativos

Lo han intentado Obama, Hu Jintao, Merkel, la Unión Europea, Sarkozy y todos los que en uno u otro despacho del planeta ocupan puestos de responsabilidad. Pero como aquel enfermo al que nadie es capaz de dar con la medicina adecuada, después de meses de continuos quiebros las economía española e italiana han pasado la jornada de ayer y hoy sumidas en un creciente estado de pánico al ver con desesperación como crecía la prima de riesgo, el hundimiento de sus bolsas y en el caso español la rentabilidad de los bonos a diez años subía con fuerza hasta el 6%.
Hay miedo al contagio griego y los analistas internacionales no aciertan a encontrar que puede suceder en las próximas semanas para darle la vuelta a la situación. Si hace no tanto tiempo veían como una señal de alarma que si la prima de riesgo española alcanzaba los 300 puntos España quedaría situada entre los países que la Unión Europea debería acudir en su rescate. Yo no creo que haya dinero suficiente en Europa para rescatar a España. Al cierre, la prima era de 336 puntos básicos y hoy se ha llegado a 380 hasta que el Banco Central Europeo ha decidido acudir en nuestra ayuda. Ahora se buscan nuevos argumentos para conocer cuál es el techo asumible. Que decir de los tipos de interés de los bonos que han alcanzado el 6%, al que no se llegaba desde 1997 y que es un claro reflejo de la desconfianza de los inversores respecto a España.
Mientras en Bruselas los dirigentes europeos intentan defender sus economías, en este momento España es sensible a cualquier oscilación de los mercados. Solo con nuevas decisiones económicas que rebajen los inasumibles gastos de nuestra economía se puede poner freno a la actual situación.
En el caso español ha servido para dejar a las claras que esto seguirá igual mientras no se solucione el desbocado e incontrolado gasto público de las comunidades autónomas, las entidades de crédito muestren sus balances reales y se modifiquen las reglas de juego en el campo laboral que actualmente tiene mano sobre mano a casi la mitad de los jóvenes. Solo hay una realidad, gastamos el doble de lo que producimos y la pasta ya se ha acabado. Pero estas indicaciones que vienen de todas partes son cosas que el gobierno interino de Rodríguez Zapatero no está dispuesto a abordar ya que prefiere echar la culpa a los alemanes ante Van Rumpuy en su visita de hoy. La única esperanza está en unas próximas elecciones.

4 comentarios:

  1. Bocona

    Lo que me faltaba por ver. Un auténtico irresponsable se atreve a pedirle a otros que asuman su responsabilidad (Traducción: le está pidiendo a Alemania que pague lo que el botarate RodrígueZ se ha gastado en fuegos artificiales y ayudas a los amiguetes). Se va a ir a su casa igual de majadero que como llegó. Bocona

    ResponderEliminar
  2. nico9888

    Que se puede esperar de un inutil, que en Europa le dejan solo, que no encuentra su sitio entre 20, pues que diga imbecilidades, una tras otra, que si la tierra no es de nadie sino del viento, el dinero español no es de nadie pero si se lo llevan a casa, seria interminable la cantidad de chorradas que han dicho en estos 7 años de desgobierno y mangoneo.

    ResponderEliminar
  3. jkl127

    ¡Alemania, paga y calla!. Vosotros sois los mas ricos, así que os toca sacrificaros por los pobres y pagar nuestras alegrías, como nosotros vamos a hacer con los banqueros en España, que paguen la crisis que ellos han provocado." Zapatero "pixie y dixit" ( o podría haberlo "deixido" )

    ResponderEliminar
  4. mapoji7

    Dí que sí, Presidente. Aquí todos tienen culpa: Franco por hacer pantanos. Tu abuelo por perder la guerra.Anzar por librar de la bancarrota a la Seguridad Social que dejó Felipe. Los ameicanos po ser yanquis. La teutona por ser una fracasada antes y una irresponsable ahora. El sursuncorda... por lo que sea. Sólo tú estás inmaculado. Pero...¿por qué no te quitas de enmedio?. No digo que te pegues un tiro. ¡Dios me libre!. Unicamente que te apartes. Que no estorbes. Deja que otro se equivoque a partir de ahora mismo. Tú ya tienes todo el pescado vendido y el jornal ganado, hombre. Hazme ese favor, aunque sea porque soy mayor que tú (de ahí el tuteo. Si no, de qué).

    ResponderEliminar