domingo, 31 de julio de 2011

¡¡¡Mariano!!!

Las encuestas le dan como claro vencedor de la próximas elecciones para el Gobierno de España y única la duda será si va a serlo por mayoría absoluta. Mariano Rajoy lleva a gala que es un hombre tranquilo, pausado. O, como a él le gusta afirmar, "previsible". Es tan previsible que ya advierte a navegantes que no hará un cambio brusco en la estrategia mantenida desde el polémico Congreso de Valencia: "¿Para qué cambiar lo que funciona?", como dice hoy Pablo Montesinos, diputado de PP y directo colaborador, en Libertad Digital.
Quienes mejor conocen a Rajoy insisten en que nadie espere sobresaltos o movimientos "raros". Todo seguirá como hasta la fecha, también el discurso del jefe, centrado casi en exclusiva en cómo dar oxígeno a la vapuleada economía española y en presentar un recetario para salir del túnel. El resto de temas quedarán para aquellos dirigentes que conforman la segunda y tercera fila, dependiendo del grado de importancia de los asuntos.

Me temo que esto no será suficiente. Y si obtiene la mayoría absoluta tendrá que replantearlo todo y derribar mucho de lo que no sirve y cambiar lo que ahora mismo existe con nuevas estructuras y objetivos. Habrá que reinventarlo todo. Hablo de instituciones como el Senado, Banco de España, o Consejo de Poder Judicial, Diputaciones Provinciales, Ayuntamientos… etc. etc.
Yo le preguntaría al Sr. Rajoy... Aparte de la economía y el paro, temas que me consta va a aplicarse para que las empresas tengan posibilidad de seguir adelante financiarse y crear empleo correctamente ¿que nos queda?

O más sencilla la pregunta… ¿Queda algo que aún funcione medianamente bien en este país?
¿La justicia?... Habrá que despolitizar a la fiscalía y remover a todos los fiscales al mando de Conde Pumpido que se han aplicado con fervor a practicar la persecución de los de su partido y poner a aquellos que fijen la vista en los delitos no en el color de la camiseta del delincuente.
¿Piensa Rajoy renovar a toda la cúpula policial, con todos estos comisarios que esconden explosivos, se chivan a los terroristas o bien seguiremos estando a expensas que los delincuentes de este país puedan hacernos nuevas jugarretas como el 11M o lo de la T-4?
¿La educación?... Tenemos dos graves problemas. Uno general. La falta de la calidad de la enseñanza y la falta de salidas laborales y el otro, el sesgo y la irrealidad metida durante estos últimos años a machamartillo por los partidos nacionalistas dedicados a mirarse el ombligo e incrementada con todas las trabas lingüísticas e ideológicas, que habría que ir pensando en recoger velas en este tema y reasumir competencias desde el Estado Central ya que tal como sea educada la infancia y la juventud, así será el futuro de todos.
¿Qué piensa hacer Rajoy con todas estas leyes liberticidas y doctrinarias puestas en circulación por Zapatero en estos últimos años? Por ejemplo: La Ley de violencia de género, o de la memoria histórica, la del aborto, o la ley Sinde… y tantas y tantas leyes, que solo han servido para emponzoñar nuestra convivencia?
Y otro tema ¿que piensa hacer con este millón y pico de delegados, embajadores, delegados, asesores, choferes y guardaspaldas públicos metidos a dedo por los socialistas que no hacen falta para nada? ¿los pasará directamente al paro o los seguirá manteniendo en la nómina?... por aquello de mantener al enemigo en casa...  

Ah... Y todo esto habrá que hacerlo durante los primeros meses de mandato. 
Aquí solo estoy esbozando lo más llamativo de todas las afrentas acumuladas por el pueblo español en estos últimos años por el zapaterismo demagógico que está a punto de terminar. Si obtiene la mayoría deseada, ¿Serán capaces Rajoy y su equipo de llevar a cabo todo este trabajo o en cuanto obtengan el poder, van a optar por copar los cargos públicos y limitarse a lo más preciso? Si así lo hiciera, con los sindicatos el la calle con mono de poder y los perroflautas frente a Moncloa azuzados por una izquierda revanchista, no le auguro ni un año en el poder.

9 comentarios:

  1. gamonal

    Mariano, !Que los del 11-m estan sueltos! !Que no te enteras! !Que en 2004 tambien ibais a ganar por goleada y os quitaron la merienda de las manos! !Que estás dormido! !Despierta!

    ResponderEliminar
  2. danago

    "Si algo funciona..." Pero por favor, si lo único que funciona es el afán político de triunfar y trincar. Que sea noble y sincero y diga al pueblo que las medicinas que aplicará van a escocer. Empezando por ellos mismos, a quienes debería bajar el suelo a la mitad. Y sabiendo decir no a tanta injusticia, a tantas barbaridades socialistas. Y si pretende ser líder, que prometa al país "sangre, sudor y lágrimas" como dijo Churchil. Que el rearme moral es el camino para superar la crisis. Que a grandes males, grandes remedios. Desde luego con ese carácter blandiblú y fofo que tiene, que conmigo no cuente. Antes les votaba siempre, últimamente no. Y ahora tampoco lo haré. Quiero un líder con nervio, con garra, firme, exigente, duro, de derechas, ¡coño! y no de centro. Ya vendrán tiempos de formas suaves. Ahora no. ¡Vuelve, Cincinato!

    ResponderEliminar
  3. nostrum

    ..."El candidato del PP es suficientemente conocido y no queremos hacer alharacas. No se trata de decir soy el mejor, el más inteligente y el más guapo, sino soy la persona adecuada para sacar a España de la crisis", explica Mato en ABC."

    ... y después entregársela en bandeja otra vez a la carroña sociata y nazionalista separatista.

    Pues con mi sangre, sudor y lagrimas incondicionalmente, otra vez, no, señora Mato. Ha sido suficiente con dos veces. No quiero una Constitución, una división territorial, una ley electoral y un Montesquieu muerto, que hagan posible que pueda repetirse el expolio y desfonde otra vez. Ello, suponiendo que los mismos de siempre, vayamos a partirnos los piños por remontar el desastre.

    Mejor será que hablen a los españoles con claridad, porque lo necesitan, pero ustedes desde el gobierno, lo van ha necesitar aún más.

    ResponderEliminar
  4. @pilot:

    Si seguimos pensando que la única alternativa es PSOE o PP porque son los mayoritarios nada va a cambiar. Es tan fácil como votar a otros. Además este país necesita urgentemente un tercer partido, uno con el que se pueda pactar sin tener que venderse a las exigencias de nacionalistas a los que España les importa un pimiento. Y te aseguro que al Sr Rajoy le va a costar muy poco pactar con quien tenga que pactar para ser presitente... más nos vale que haya una buena opción con la que pactar.

    ResponderEliminar
  5. Fortalez

    Yo creo que Don Mariano va a tener razón, y admiro su capacidad para aguantar tantos chaparrones, cruzados incluso, por la izquierda y por la derecha. Es más fácil ceder al impulso, protestar, pero saber esperar el momento para hablar, el momento exacto para aportar la solución ideal, eso tan difícil es lo que yo deseo para Don Mariano y para España. huir de la confrontación permanente puede ser un estrategia a largo plazo, los que se desgañitan contra él perderán la razón, tendrán que comerse sus palabras. Esto es un deseo, no es que esté convencido de lo que escribo.

    ResponderEliminar
  6. Riopin

    Así que Don Mariano no va a cambiar la ley del aborto, ni va a ilegalizar a Bildu, el Estatuto Catalán seguirá sin cumplirse, no levantará alfombras y seguirá con el mismo despilfarro ¡Hasta donde vamos a llegar!
    Mariano el puesto de presidente te cae tan grande como a ZP, deje el lugar a otro que defienda la vida, la verdad y la justicia

    ResponderEliminar
  7. Rafa_Alb

    Eso pasó las dos veces anteriores. Decía Albert Einstein: si quieres resultados distintos, no sigas haciendo lo mismo.

    ResponderEliminar
  8. Agapito Maestre

    El PP lo tiene todo a su favor para alcanzar la mayoría absoluta. Su principal factor para ganar, como todo el mundo sabe, no es su forma de hacer oposición ni de presentar propuestas ni, mucho menos, explicar con amor y pedagogía política un programa para ilusionar a los españoles. No, no, por desgracia su principal baza es que está ante el Gobierno más incompetente que ha dado España desde 1975. Es difícil hacer las cosas peor que Zapatero, que ha llegado a avergonzar a los suyos con unas políticas alejadas, cuando no en las antípodas, de la mejor socialdemocracia. Millones de sensatos votantes socialistas sienten vergüenza ajena tanto del personaje que se marcha como del candidato que deja. Millones de socialistas dejarán de votar al PSOE. Punto.

    Nadie, pues, se engañe sacando pecho con liderazgos fingidos de última hora. El desastre de Zapatero es el mejor aval para que triunfe el PP de Rajoy. Al final, aquí como en otras democracias más avanzadas del mundo, no se vota a favor de un partido sino contra los líderes de un Gobierno. Las elecciones abren, no obstante, un proceso de indeterminación que sólo las leyes de la aritmética resuelven periódicamente. El PP tendrá que enfrentarse, en cualquier caso, a determinados asuntos si no quieren que se conviertan en problemas peligrosos para alcanzar la mayoría absoluta.

    Aparte del excesivo triunfalismo que puede observarse en los dirigentes políticos del PP, por otro lado, muy propio de gente que apenas sabe nada de la dureza de la vida política y, a veces, de la propia vida, al margen de las instituciones, hay un problema que, desde aquí hasta las elecciones, pueden jugarle una mala pasada a las mesnadas del PP, incluso podría hacer peligrar su mayoría absoluta. Presentarse y actuar ante el respetable público español, cuya composición es mitad populacho y mitad ciudadanía desarrollada, con tanta delicadeza "centrista" que de no querer molestar a nadie podría pasar a enfadar a muchos. Pasar de puntillas, sin hacer ruido y dando la impresión de que aquí no pasa nada, y que todo se resolverá cuando venga el PP, es mala política, porque la ciudadanía, es decir, los votantes preocupados por la calidad de la democracia, necesitan palabras, discursos y propuestas concretas para salir del estado de postración moral y política en que los ha dejado Zapatero.

    La desilusión, el desencanto y, en fin, la desmoralización de este final de ciclo socialista no sólo se extiende por los ámbitos del electorado socialista, sino también por todo el país. Es algo que afecta, por lo tanto, no sólo al candidato socialista, que no podrá superar la desmovilización y el derrotismo de los suyos, sino a toda la nación. El esperpento de la última reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera ha puesto en evidencia que es, en efecto, la quiebra del Estado-nación el principal problema para salir de la crisis económica, social y, sobre todo, moral y política de este país. Será, precisamente, en este ámbito donde Rajoy tendrá que decir algo serio para remoralizar España, es decir, democratizar el Estado-nación. O lo hace o tendremos que pensar que también él, como su principal impulsor Zapatero, está de acuerdo en que se marchen, de una vez, Cataluña y País Vasco.

    ResponderEliminar
  9. Carassius Auratus

    Hace años que no voto a nadie, porque no considero que el sistema político español represente a la población, sino que es una especie de cambalache amañado para repartir el poder entre ciertas clases políticas, una forma de agencia de coloc...ación. Sin embargo, pese a todas mis reticencias, pese a todo mi asco, voy a votar, EN CONTRA del PSOE y deseando que el PP obtenga una mayoría absoluta que pueda permitir burlar tanto al PSOE como a los separatistas. No creo que el PP tenga mano dura contra los poderosos, contra los aprovechados, pero necesito alguna esperanza y, desde luego, los otros nos llevan al mayor de los desastres.

    ResponderEliminar