martes, 3 de diciembre de 2013

Un “pensador” en el "País del Nunca Jamás"

Desde que Artur Mas puso esa fantasía política en la calle, no deja de encontrarse con semáforos en rojo. Nadie los ha colocado para la ocasión. Eran tan visibles y conocidos como éste que acaba de recordar la OTAN. "Si una región o un territorio se separan del Estado miembro al que pertenecen, quedan fuera del paraguas de la Alianza, deben pedir el ingreso conforme a las reglas y sólo serán admitidos con la aprobación de todos los integrantes del club. Por consenso de todos los aliados de la OTAN", ha dicho la portavoz, Oana Lungescu. La piedrecita en el zapato de esa fantasía de gorrón es que no hay modo de pertenecer a la OTAN sin unas fuerzas armadas.
En tiempos de Pujol y desde el Centro de Estudios Estratégicos de Cataluña, Miguel Serrallès ya reconocía que la broma iba a tener un coste de 3.000 millones de euros -nada es gratis- y estimaba que debía contar con 25.000 efectivos. Ahora bien, como reclutar tropas leales a la nación catalana no le parecía empresa fácil, propugnaba que se permitiera que los soldados rasos y la marinería pudieran pasar sólo con el nivel B de catalán, y limitaba la exigencia del nivel C a la oficialidad. Misión ahora imposible. No hay nada más letal para las fantasías que sacarlas del país de Nunca Jamás y someterlas a concreción.
La prensa de Barcelona y TV3 anunciaban este lunes la aparición de un nuevo libro sobre la figura de Artur Mas. "Van a por mí. Ahora soy un personaje odiado en Madrid", se lamenta el president en un volumen que se habría puesto ya a la venta, según los diarios. Se titula “Servir Catalunya. Artur Mas, l'home, el politic, el pensador”.  La cuestión es que dice que se siente odiado, cosa de la que nos enteramos pocas horas después de la última noche de los cristales rotos en la sede de Ciudadanos en Barcelona. 
Si Mas cede ante ERC y avala una pregunta independentista puede provocar la explosión de su coalición con Unió. Pero si Junqueras –y la ANC– son contrariados en su afán independentista puede quedarse sin mayoría para gobernar. El tiempo de las componendas se acaba y el ‘president’ se enfrenta este diciembre a su mes más complicado, Allí estaba la Cataluña independiente rodeada de lujo y oropel, hasta que un buen dia, Artur Mas se empeñó en llevarla al barrizal.

6 comentarios:

  1. Ivars Ivars

    El egocentrismo de este señor tiene limites?

    ResponderEliminar
  2. Javi Pombar

    A este hijo de puta cuando le meten en la cárcel?

    ResponderEliminar
  3. gurtifileso

    El "delirium trémens" que padece Mas, testaferro de los Pujolconi, nada bueno puede traer a los catanes. A Berlusconi se lo han curado repentianmente sus propios correligionarios y ahora, muy a su pesar, seguro que tiene pesadillas con los barrotes de alguna cárcel italiana.

    ResponderEliminar
  4. Santiago Nuevo

    las fantasias de Más...

    ResponderEliminar