miércoles, 11 de diciembre de 2013

President,… t’estás equivocant…


Esta frase se la ha dirigido Isidro Fainé presidente de Caixa-Banc a Artur Mas en uno de los encuentros que el Presidente de la Generalitat tuvo con los principales empresarios catalanes con respecto a su plan de seguir adelante con la consulta sobre la hipotética, “Independencia de Cataluña”.
Fainé tiene sus buenos motivos para ver con malos ojos la deriva soberanista emprendida hace hay dos años por Artur Mas. Su temor nada infundado es la pérdida del mercado español, principal proveedor de recursos ajenos de la entidad, como reacción a un proceso independentista. El está calibrando muy seriamente el hecho de trasladar su sede central a Madrid como ya han hecho otros empresarios catalanes, especialmente por razones estratégicas y económicas.
Lejos de recapacitar, el President sigue adelante con sus desafíos contra España. Lleva dos años pensando cual va a ser la pregunta que consiga convencer tanto a sus socios de Unió Durán y Lleida con el que finalmente ha pactado la siguientes preguntas “Quiere que Cataluña sea un estado soberano? o “Quiere que Cataluña tenga su propio Estado?” Unos eufemismos calculadamente vacios para esquivar la palabra Independencia y su concepto, que pretenden convencer al mismo tiempo al líder de ERC, Oriol Junqueras que duda entre ceder o  hacer una “demostración de fuerza” o bien hacer caer directamente al Govern de la Generalitat,  para llegar a unas elecciones con grandes expectativas de victoria en las urnas, sin haberse mojado ni un momento, durante el tiempo de pacto con Artur Mas.
Este fin de semana se pretende celebrar con toda la pompa un simposio titulado “Cataluña contra España” (no es un partido de futbol pachanga, fin de año) que ya ha sido denunciado al fiscal general por UPyD y Ciudadanos por incitación al odio, donde distinguidos historiadores catalanes financiados por la Generalitat, con un dinero que no tienen ni siquiera para pagar los intereses del que viene de Madrid, van a exponer toda tipo de afrentas sufridas por el pueblo catalán desde hace 300  años que Rafael de Casanova defendiera y rindiera la ciudad de Barcelona ante los Borbones de Felipe V que luchaban contra la dinastía de los Austrias en su guerra particular de sucesión dinástica.
Esta guerra que con tanto fervor se celebra cada 14 de septiembre que no fue “una guerra de  sucesión”, como van a exponer con argumentos y datos adulterados, por parte de los “historiadores, catedráticos, cineastas editores, dramaturgos y líderes de opinión todos ellos del área de influencia de la Generalitat, Convergencia o Esquerra, que han estado fabricando durante los últimos treinta años una historia ad hoc para el momento de gloria de nova Nació Catalana. Solo escuchar el titulo de este symposio “España contra Cataluña” a sabiendas que no es más que una ficción, me retrotrae a la época más negra de nuestra guerra civil que al parecer algunos iluminados quieren recuperar.
“La represión de España contra Cataluña durante los últimos tres siglos es una realidad objetiva de tal calibre que no admite debate histórico ni académico alguno” afirma Jaume Sobrequés director del symposio y autor de su polémico título y uno de estos ilustres historiadores que han conseguido crear una nueva historia que desde la Generalitat han impuesto a los colegiales desde su más temprana edad durante los últimos treinta años de inmersión histórica y lingüística, que habla de la constante represión efectuado por España, cosa que ni yo y otros catalanes hemos notado en absoluto, pese a haber sido residente en Cataluña la mitad de mi vida, precisamente en tiempos de la dictadura del General Franco. Este symposio promete ser otro espectáculo de ficción digno de Bollywood como la boda de la familia Mittal que se celebró la semana pasada en Barcelona. Habrá que estar atentos a su desarrollo.
Ayer el ministro de Exteriores José Manuel García-Margallo consideró que la celebración de estas jornadas “es una flagrante falsificación de la Historia  que no va a contribuir en nada a mejorar las relaciones entre los catalanes y el resto de España”. Nada más cierto.

8 comentarios:

  1. sir baskerville

    "seguimos pagando para que nos menosprecien e insulten."

    ResponderEliminar
  2. xusqo

    Cosas que hemos aprendido:

    1. Por mucho que cedamos los catalanes van seguir lloriqueando
    2. Por mucho que lloriqueen no pueden independidarse

    Dos buenas razones para dejar de hacer excepciones y tratar a todos los españoles y todas las CCAA por igual. Votaré al partido que esté a favor de que Cataluña y Euskadi paguen los impuestos con los mismo criterios que el resto de los españoles. El dinero de los ricos de España se distribuye entre todos los españoles.

    Es curioso que esto solo lo defienden una vasca, Rosa Diez, y un catalán Albert Rivera. Uno de los dos es muy probable que se lleve mi voto en las próximas elecciones.

    ResponderEliminar
  3. Javier Zuriaga Sánchez

    ¡Ha tardado, eh!

    ResponderEliminar
  4. aemilius ii

    Je, je, je......El titulillo se las trae.....España contra Cataluña.....no al revés, evidentemente, no Cataluña contra España, que podría entenderse de otro modo....Catalonia not is Spain en este caso.

    Como el tema me aburre soberanamente de puro desgaste, que se repite mas veces que la emisión de "Pretty Woman" en las televisiones públicas y privadas, me quedaré a la espera de saber el encaje definitivo de los clubs deportivos catalanes en las competiciones nacionales e internacionales.

    ¿Se producirá tal diáspora que el Barsa jugará en Inglaterra, el Español en Escocia, el Sabadell en Turquía y el Girona en Túnez?

    Dediquémonos a otra cosa, pero diciendo eso sí, con voz profunda y sentenciosa que el problema es extremadamente delicado y grave, y que conviene resolverlo cuanto antes, no sea que los catalanes se crean que pasamos de ellos, que entonces es peor, porque dan mas la brasa, cual niño que ve que no le haces ni caso.

    ResponderEliminar
  5. pepa perez

    Saludos a todos.

    Me confieso de las que se aburren mortalmente con el “asunto catalán”. Me refiero, en especial, a esa sensación de gasto inútil de energía al intentar debatir sobre su verdadera historia contra el comic que se han inventado.

    Tiempo perdido porque los que han fraguado esta enorme estafa lo saben perfectamente. Ayer se dijo que entre los ponentes del Simposiun había catedráticos de Universidades catalanas. Historiadores… ¡dioses!

    Pero también me confieso cada vez más alarmada por esta moda que empieza a ser imperante, de no dar importancia a la situación.

    Ya hay varias generaciones que odian a España. Y digo odio. Tengo familia en Cataluña y sé de lo que hablo. Años recibiendo una determinada enseñanza que nadie nunca ha contrarrestado. Goebbels puro.

    Culpables todos los gobiernos españoles que, mirando al tendido, han preferido asegurarse los votos de los catalanes. Culpables los catalanes no nacionalistas que, por comodidad e interés, han votado a esos políticos a los que luego resulta tan cómodo culpar. Y culpable una izquierda que cree que ser nacionalista es “progre”. Muy internacionalista la cosa.

    ¿Quién dijo, ayer también, que ninguna independencia se logra sin sangre?

    ResponderEliminar
  6. José Manuel Vega Otero

    E millóns para no votar al fascistoide mafioso PP. Con máis razón e o upd iden

    ResponderEliminar
  7. Pedro Aguilar

    Mr.Mas y Junqueras ya deberian estar en la cárcel. Hay que terminar este circo que es muy costoso,inviable,lleno de mentiras e ilegal.

    ResponderEliminar
  8. Antonio Escribano Escobar

    Artérix y Obélix, en la aldea propia, contra iberia, hispania, etc.

    ResponderEliminar