viernes, 16 de noviembre de 2012

¿Quienes son los vulnerables?


El foco puesto interesadamente por determinados grupos políticos de la izquierda de este país en los medios de comunicación, nos ha dado a conocer una serie de historias de desahucios  de pobres ciudadanos que vienen  siendo arrollados por una ley hipotecaria que favorece a los malvados banqueros.

El PP ha decidido tomar medidas ante la falta de colaboración del PSOE que sorprendentemente al final negó a sumarse al acuerdo tomado después de montar un vergonzoso teatrillo de negociación que ha durado varios días. Pero el remedio podría ser mas nocivo que la enfermedad.

Casos como los que ocurren actualmente alarman a la opinón pública han venido produciéndose desde hace años sin que los gobiernos anteriores de la izquierda que ahora están clamando hicieran nada para su solución. Son situaciones que por trágicas a nivel individual de las familias afectadas, no son exactamente el principal problema social que nos ha traído esta crisis. Estamos hablando de 600 desahucios al año de primeras viviendas familiares reconocidos por la banca, los demás casos o son renegociados o aplazados o se llega a alguna solución extrajudicial con la entidad.

El problema el problema no afecta a centenares de miles de españoles, ya que según los datos judiciales los desahucios de primeras viviendas son un porcentaje mínimo de los procedimientos judiciales efectuados en los últimos años. Solo el 3% de las hipotecas entra en morosidad frente a otras modalidades de préstamos hipotecarios. Además el 60% de estos se refiere a segundas viviendas en zonas de playa, locales o plazas de garaje.

El resultado es una ley que puede que, en un primer momento, acabe con las terribles escenas propias de un desahucio, y que aplace el sufrimiento de las familias que se enfrentan a uno. La moratoria de dos años exclusivamente en muy limitadas condiciones puede ser una buena medida hasta que se entre en el fondo del problema.

Pero el seguir adelante con estas medidas genera diversos peligros para los mercados hipotecario e inmobiliario, como por otra parte suele ocurrir con el intervencionismo estatal: cuando el Estado aparentemente arregla algo por aquí... algo peor se descompone por allá. El primero de estos peligros es que la normativa resulta todo un estímulo para que cambie algo que hasta el momento era una ley no escrita: lo último que los españoles dejan de pagar es la hipoteca. De ahora en adelante ya no estará ahí la más poderosa razón que había para ese comportamiento y podría aumentar significativamente la tasa de morosidad de este tipo de préstamos.

Son medidas en la buena dirección pero dejan a un lado a otros colectivos tanto o mas perjudicados por la crisis como los inquilinos deshuciados etc... Aunque para los propietarios que cumplar estos parámetros muy limitados dos años de paz, en plena guerra, no es poca cosa. Esperemos que se siga avanzando en esta dirección. En el tema que nos trae menos mal que el Gobierno no ha accedido a suspender los procedimientos judiciales de desalojo, lo que habría sido mucho más grave, al significar de facto la suspensión de las garantías jurídicas en un sector como la banca, que no está para bromas.

Lo de "legislar en caliente" no valía cuando se trataba de delitos que han estremecido a la sociedad, ni para las nuevas formas de delincuencia o para problemas como la reincidencia en el delito. Para los desahucios, en cambio, sí. En esta cuestión se ha legislado no en caliente, sino al rojo vivo. La posibilidad de prolongarse esta norma de manera indefinida convirtiéndose en permanente es el riesgo que entraña, que además establece para su aplicación límites arbitrarios y, por tanto, injustos.

8 comentarios:

  1. manhuel

    quieren evitar dos años de suicidios y demás, pero no creo que lo logren... medidas timidas no sea que los bancos y la Merkel se enfanden. Somos una colonia. Y no hay más.

    ResponderEliminar
  2. Manuel Vera Palacios

    Muchos de los que no pueden pagar su piso no es por haberse metido en una inversión que no podían pagar. Es porque la crisis los ha dejado sin trabajo. Porque avalaban a sus hijos, nietos, etc seguros en ese momento de la firma de que iban a tener trabajo.

    Si no tengo trabajo me da igual que el préstamo sea de 500.000 euros que de 30.000 euros. No hablamos de los abusos de la banca ni de las inmobiliarias ni del Gobierno hablamos de que si no tienes ingresos ni pagas hipoteca ni alquiler social ni nada de nada.

    DENLES UN TRABAJO Y PAGARÁN SUS PISOS. LOS ESPAÑOLES LO ÚLTIMO QUE DEJAN DE PAGAR ES SU HIPOTECA.

    También hay que acotar a los getas que quieran quitarse una vivienda que se ha devaluado mucho.

    ResponderEliminar
  3. Sin negar los dramas que produce todo esto, parece que todo el mundo se olvida de algo y es la INMENSA PICARESCA que hay también en el temay que viene desde mucho antes de la crisis, pero tan mucho antes como que incluso en los últimos tiempos del franquismo ya habia carotas que se las arreglaban para vivir sin pagar, entre ellos los de "cierto colectivo" a los que, si se critíca, inmediatamente te tachan de racista.

    ¿Se tomará alguna medida para erradicar de una vez este tipo de picaresca, casi siempre llevada a cabo por los "jetas" de siempre?.

    Mira tu que me da a mi que no.

    ResponderEliminar
  4. Dan Anderson

    Ya estamos con la monserga de siempre. La base de toda sociedad es la responsabilidad individual por tus actos. Si te cargas esto, te cargas la sociedad. Vale que acuses al perro de haberse comido tus deberes cuando eres un crío, pero cuando eres un adulto debes asumir la responsabilidad de aquello que haces y no culpar a los demás de tus propias acciones.

    ResponderEliminar
  5. Marcos Santer

    Claro Dan! Responsabilidad individual... a los clientes. Pero la pareja responsabilidad de empleados de banca, directores de sucursal, directores de zona, etc etc hasta llegar a la cúpula del banco también la tienes en cuenta en tu 'monserga de siempre pero por el otro lado'?
    O eres de los que consideran que los bancos y cajas ofrecían toda la información y asesoramiento necesarios y cumplían toda la legislación y ofrecían productos adecuados, etc etc etc?
    Oh wait! que el sistema financiero está para ganar dinero y si engañan, es culpa del cliente!

    ResponderEliminar
  6. Antonio Ramón Miñón Sáenz ·

    Me parece que las televisiones están, de nuevo, instaladas en la demagogia. En todo caso creo que no es bueno alentar a la gente a no pagar las deudas.

    ResponderEliminar
  7. Carmen Valero Carrasco

    Que se aplique la Ley,ya esta bien,

    ResponderEliminar
  8. Arturo Briceño

    Pues no estoy deacuerdo esta vez con usted....lo q se denuncia es el abuso de las entidades, comisiones, calusulas estafa, y los pactos unilaterales, resulta q para mantener una banca quebrada, vamos a quebrar ha miles y miles de personas? La situacion de interés abusivo y el calculo unilateral de los devitos, sin q pueda mediar demanda o reclamación por medio es una situacion injusta y desproporcionada y q coloca a una parte como privilegiada frente ha la otra, eso si genera inestabilidad jurídica y no q el consumidor tenga los mismos derechos q un francés o un irlandés, no se puede defender la estafa y la injusticia.

    ResponderEliminar