miércoles, 14 de noviembre de 2012

Ni con… ”piquetes del cagarse”

 

De nuevo hemos tenido que sufrir la parafernalia y chantaje de los sindicatos subvencionados CCOO y UGT al gobierno con otra huelga “general” que no llega más que donde pueden llegar que por los datos que reconocen, a cada huelga la participación es inferior a la anterior a pesar de los “piquetes de cagarse” que han estado amenazando a aquellos que estaban dispuestos para trabajar y destrozándoles todo aquello que pueden.

Los sindicatos ya se están justificando por la caída en el número de participantes en comparación con la huelga de marzo (1.279.756 menos) en el descenso en la ocupación (que cifran en unos 600.000 asalariados que han pasado a las listas del paro) que como se sabe no pueden hacer huelga por no estar trabajando. Estamos hablando del nuevo fracaso de los sindicatos verticales. Madrid apenas ha notado esta huelga general. Y no será porque gracias a los recortes del gobierno, el personal no tenga ganas de protestar. Podría decirse que salvo Barcelona donde se cerraron los establecimientos preventivamente, antes de que la pandilla “piquetes de cagarse” autóctonos le diera un repaso en sus instalaciones.

Por su carácter político, buscando exclusivamente el desgaste del Gobierno y sin aportar ninguna solución, esta huelga general es especialmente ilegítima por el hecho de que sus convocantes, con ridículos índices de afiliación, fueron junto con el Gobierno socialista uno de los máximos responsables de la desastrosa herencia con la que le toca lidiar al actual Gobierno del PP.

No se puede negar los esfuerzos que están realizando "Bubu" y "Yogui" son francamente mejorables para la defensa de sus puestos de trabajo, (y de sus paniaguados) y llegados a este punto deberían empezar a pensar en su jubilación y dejen paso a otros con ideas o bien cierren sus sindicatos, pues se puede comprobar que sus discursos trasnochados revuelven las tripas a los trabajadores que están deseando enfrentarse a sus patronos o al gobierno y sus recortes, vayan a trabajar como mal menor.

8 comentarios:

  1. Andres López Rubio

    La huelga es un derecho, no un deber.Pero solo teóricamente, porque siempre que hay una huelga general vemos como hay personas y empresas de todo tipo que son coacionadas, insultadas y hasta agredidas por intentar ejercer su DERECHO a trabajar. Pero la piedra que rompe un escaparate, el neumático incendiado, el insulto y el chantaje, tienen nombres y apellidos, banderas, gorra y chapa. Y aun estoy esperando una palabra, solo una palabra de condena por parte de un lider sindical hacia la VIOLENCIA FASCISTA de los piquetes de huelga.

    ResponderEliminar
  2. Paco Escribano Alicante

    Por ver... El Gobierno puede ver lo que él vea. Lo que tiene que ver es que el pueblo está al límite de la paciencia. Que el Gobierno siga agrediendo "al pueblo" con la misma saña después esta huelga general "fracasada" y ya veremos si lo siguiente es otra de esas "huelgas fracasadas" que lo dejan tan impasible. No hay más ciego que el que no quiere ver. O que ve lo que se imagina ver.

    ResponderEliminar
  3. Pues esperemos sentados, esas palabras de condena a la violencia. Y todavía el señorito Toxo se permite decir que "Seguirán defendiendo lo suyo" ¿A que llama suyo?

    Muy buen post

    ResponderEliminar
  4. Juan Ruiz Ruiz

    En la localidad donde vivo, casi 100.000 habitantes, total normalidad. Si se proyecta eso al resto de España, la huelga un fracaso. No lo digo con alegría ni con tristeza; es la pura realidad. Si no fuese por los piquetes allá donde operan, la normalidad sería la tónica general. Retírense los que amenazan y se verá la realidad de la respuesta.

    ResponderEliminar
  5. Ramon Vidal Hernandez ·

    10 años en paro, donde coño están los sindicatos que defienden al parado.

    ResponderEliminar
  6. Ka Raa

    piquetes""!!??????????..mas digamos..Trinquetes..de trincar...ellos..que no seles funda el pastel..los algarrobos estatales paniaguados...

    ResponderEliminar
  7. Pilar Zamora Ruiz

    No me gustan nada los piquetes que acosan, intimdan,insultan a los que quieren y necesitan trabajar, no son nada tolerantes, ni respetuosos con las discrepancias.

    ResponderEliminar