miércoles, 7 de noviembre de 2012

La campaña de TV3

Mal servicio al país si la ciudadanía percibe-como empieza a suceder-que las emisoras públicas catalanas se van convirtiendo, a marchas forzadas, en un instrumento en manos del gobierno con intención de popularizar y difundir la propuesta mesiánica de Artur Mas. Que la radio y televisión públicas del país pierdan credibilidad y rigor informativo es un problema muy serio.

Una tele y radio nacional-como TV3 y Catalunya Radio-deja de ser un ente respetable en el preciso instante en que traspasa la línea roja que marcan los márgenes de la objetividad periodística, cuando se hace todo lo posible para expulsar, de micrófono y pantalla, las voces disidentes con el pensamiento uniforme que intenta imponer día tras día el Gobierno.

La defensa del pluralismo y la objetividad en los medios de comunicación públicos ha sido una constante en el combate para la defensa y preservación de los valores democráticos. Sabemos que la mayoría de trabajadores y profesionales de los medios de la Generalitat comulgan con estas ideas. Ahora bien, visto lo que estamos viendo últimamente en TV3 y Catalunya Ràdio puede afirmarse que los directivos y jefes de informativos han pasado de la raya. 

Hoy la información es más tendenciosa que ayer. Contenidos, las temáticas elegidas y los invitados nos indican que el Gobierno utiliza los medios como herramienta subliminal para llegar favorecer los postulados políticos de CIU. Cinco entrevistas en profundidad esta última semana en los medios públicos catalanes a Artur Mas frente a ninguna de sus contrincantes en las próximas elecciones.

Observen, por ejemplo, como fue tratado-y escarnecido-el Manifiesto de los 300 intelectuales españoles pro federales en un programa matinal de TV3. Estoy seguro de que se preocuparán. Garantías para evitar estos hechos?: Pocas. Comprobarán que el organismo que debe velar por el pluralismo en los medios de la Generalitat (CAC) guarda silencio al respecto sencillamente porque esta bajo control de un incombustible comisario convergente.

Nadie culpe a los profesionales, muchos de ellos bajo amenaza de ERE, sino a los jerarcas bien pagados. No culpéis la voz del micro, tampoco la cara de la pantalla sino la presión sibilina y subterránea que ejerce la atmósfera que destila el Gobierno. Un clima, una atmósfera, que propicia la autocensura y la espiral del silencio.

Y es que desgraciadamente, a día de hoy, el problema de la libertad de los profesionales no radica, solamente, en los famosos bloques electorales de obligado cumplimiento, sino en un ambiente creado en base a un pensamiento política y patrióticamente "correctas". Cataluña nunca será libre si renuncia a la objetividad y pluralidad informativa.

http://www.tv3.cat/3alacarta/#/videos/4317930

4 comentarios:

  1. Yo apenas veo ya TV3.Me pongo enfermo.Aunque parezca increíble(bueno,ya no),lo mejor para informarse de la realidad catalana es acudir a medios no catalanes.Sólo se salva algún periódico digital.

    ResponderEliminar
  2. Salvador Marti

    Las televisiones públicas deberían cerrarse todas.
    Son un gasto enorme para nuestros bolsillos, y ya no tienen sentido, hay demasiada oferta privada.

    ResponderEliminar
  3. Jose Antonio Palacios Sanchez

    Al pueblo le han comido el coco y el cerebro esta gente .En vez de hablar de hospitales ,educación ,impuestos y el estar fuera de la UE .Les hablan del Mana del pueblo ,la grandeza ydel salva patrias que va a hundir a Cataluña . ¿ Porque no les habla del rescate ,por que no tienen ni un euro ? ¿ Como lo van a hacer sin dinero ? . Pero el tiene para ir a Rusia a 1800€ y cobrar el doble que el presidente del gobierno . El Duran ( de Huesca ) el Montilla ( Andaluz )

    ResponderEliminar
  4. Ferrán Monegal

    Francamente, esto no es ni periodismo, ni información: esto es puro mesianismo, que es otra cosa.

    ResponderEliminar