sábado, 3 de noviembre de 2012

Nunca digas nunca jamás



Después de la tragedia ocurrida en Madrid Arena apareció finalmente la alcaldesa de Madrid Ana Botella flanqueada por dos concejales cor responsables del evento como Pedro Calvo y Miguel Ángel Villanueva –a los que continuamente daba la palabra cuando la pregunta del periodista era complicada o su respuesta demasiado larga y susceptible de meter la pata hasta el corvejón-, tomó ayer tarde una decisión, una más, que la retrató como regidora de la capital de España: a golpe de emoción "porque la vida humana es lo más importante", repitió una y otra vez) decidió prohibir a partir de ahora la celebración de macrofiestas en espacios cerrados como el Madrid Arena, de 30.000 metros cuadrados.

Que un promotor privado consiga congregar en una de las instalaciones municipales a miles de jóvenes hasta lograr colgar el cartel de No hay entradas solo puede calificarse de éxito. Al menos de éxito recaudatorio. Y que el Ayuntamiento, a base de subcontratas con tufo a pufo, no pueda garantizar la seguridad de esos chavales por, pongamos un ejemplo, la ausencia de controles capaces de detectar artefactos como la bengala que propició el desastre o, pongamos otro, impedir colarse a los espabilaos de turno para no agravar más las estampidas, solo puede tildarse de fracaso.

Finalmente, que el Ayuntamiento decida acabar con este tipo de fiestas con tirón entre miles de personas, fuente de ingresos de una sociedad pública, Madrid Espacios y Congresos, que multiplicó por cuatro su deuda durante la era de Gallardón y ahora amenaza a ruina, solo puede tacharse de incompetencia.

Retrocedamos 29 años en el tiempo, al 18 de diciembre de 1983. La TV y las radios, informaban a viva voz de más de cien muertos tras el incendio ocurrido en la discoteca Alcalá 20 la noche anterior (al final serían 82). En plena conmoción, alguien pregunta a Enrique Tierno Galván por medidas más contundentes contra los locales permisivos, es decir, por el cierre. Tierno responde sin temblar: "Si adoptáramos medidas drásticas después de la tragedia, tendríamos que cerrar 500 locales". 
Pues eso.

6 comentarios:

  1. Luis De Mergelina Ruz

    No me extrañaría que los del ayuntamiento le dijeran al empresario tu pide para "aproximadamente" 7000 y así dejas la puerta abierta para mas

    ResponderEliminar
  2. Blog Desde el Caballo de las Tendillas

    Lo siento, pero no creo que esta sea la solución. Creo que se pueden hacer las cosas de otra manera, seguro que hay formas de garantizar la seguridad. ¿Se prohíbe el fútbol porque hay violencia? cuando han matado a aficionados de equipos rivales ¿se ha prohibido la Liga?

    ResponderEliminar
  3. Lorenzo Estebanez ·

    El PP tratando de evitar sus evidentes reponsabilidades. Ahora la impresentable Ana Botella dice que el Ayuntamiento no alquilara sus locales para esto fines. Ya podemos estar tranquilos, a partir de ahora los jovenes solo podrán morir aplastados en locales privados.
    Y si mueren,pues no pasa nada. A rezar

    ResponderEliminar
  4. scuan

    Está claro que a la sra. de Aznar le queda grande este puesto aunque eso no quiera decir que no tenga su valía, que la tiene, pero no para desempeñar el papel de alcaldesa. Pero bueno, ¿quién la tiene en un país donde la gente prospera fundamentalmente por lamer el culo al de arriba..??.
    Dicho todo esto, sería un buen momento para elevar los impuestos y el control en estos antros de corrupción que son las discotecas y pubs. Lugares donde nacen tantas drogodependencias y mal vivir, y dedicarlos a fomentar el deporte al aire libre donde nuestra juventud debería de relacionarse de una manera sana en vez de hacerlo de esta manera tan repugnante y nociva, extremo que incumbe directamente a la política de los gobiernos de turno, en ver de prohibir a lo loco dando un golpe de efecto para ocultar su culpabilidad.
    Ay!, y lo de presentarse como acusación particular es de risa porque lo que va a ocurrir es que van a demandar a la acusación particular. Lo que tiene que hacer la sra. Botella es hacer dimitir a los responsables y meter mano a todos estos negocios de la botella y las drogas en vez de subir de manera escandalosa las plus valias y que se robe impunemente al ciudadano..

    ResponderEliminar
  5. damian ichannel

    Los principales responsables el organizador y el ayuntamiento debido a que se sobrepasó el aforo... La bengala no es mas que una cortina de humo del ayuntamiento... ¿ Por qué ? Fácil, porque el vicealcalde es amigo de MAF y MAF es muy muy muy poderoso...

    ResponderEliminar
  6. Bedua

    El Ayto da permiso para una fiesta de 10000 personas, en funcion de 3000 personas por planta. El ayto sabe que este aforo solo se puede permitir si hay estanqueidad de plantas que impidan desplazamientos de personas entre ellas. El incumplimiento de ese requisito puede dar lugar a que una planta reciba visitas masivas del resto de asistentes de otras plantas, como de hecho ocurrió. 2.-El Ayto sabía esto y tambien sabía que en la planta baja (pista) del Madrid Arena no hay lavabos, por lo que la gente que estaba en esta planta debia ir a los pisos 1 y 2 si necesita usarlos.

    ResponderEliminar