jueves, 29 de noviembre de 2012

El aire viciado de la corrupción


La  política y la corrupción son dos conceptos que están peligrosamente unidos. El poder engendra clientelas muy poco recomendables, y al final quien tiene el deber de dar ejemplo de honestidad, acaba devorado por los males que tendría que erradicar.

Todos los grandes partidos tienen algún caso de corrupción que les atañe directamente, están en la mente de todos y no hace falta remarcarlos ahora.  Los jueces tienen aquí mucho que hacer, pero han de ser los propios políticos los primeros que sin excusas expulsen de sus filas a los corruptos que están echando fango al agua clara de la democracia.

Es urgente una ley que aporte  transparencia y cuentas claras a la financiación de los partidos políticos. Se debe terminar, de una vez por todas, con comisiones ilegales y comisionistas, urdiendo negocios a la sombra del poder.  Y ya puestos, sería conveniente limitar el poder de los partidos y devolvérselo a los ciudadanos que los votan, mediante una reforma de la ley electoral  que permita las listas abiertas.

En definitiva, hay que abrir puertas y ventanas, para que entre la luz y el aire puro. Porque hay mucha oscuridad y demasiado aire viciado en la trastienda de la política.

Luis del Olmo

2 comentarios:

  1. Jose Antonio Palacios Sanchez

    Lo primero las listas abiertas , así nosotros podriamos escojer a los que nos parezcan honrados y al no votar a los corruptos estos saldrian por si solos . Por que dicen que somos una democracia ,y es completamente mentira ,. Vivimos en una dictadura de los partidos en los cuales solo tenemos derecho votarles cada 4 años y nada mas . No tenemos derecho a mas , ni ha elegir ,ni participar ni nada de nada . Hasta los senadores y diputados de una comunidad ,votan en contra de los que les votaron por ésa mal llamada disciplina de partido ,por que si no les cesan . Esta es la democracia en España MENTIRA .

    ResponderEliminar
  2. Pilar Zamora Ruiz

    Como no hay castigo la corrupción se va extendiendo desmesuradamente.

    ResponderEliminar