sábado, 3 de noviembre de 2012

La remodelación del empleo público, una asignatura pendiente


Todo el mundo durante esta larga crisis hemos tenido la sensación que existen demasiados empleados públicos a todos los niveles de la administración pública sin que se hayan aumentado los servicios que esta presta y que  el pago de sus  nóminas esta impidiendo la salida  de la crisis siendo necesario afrontar un real adelgazamiento de todas las administraciones.

Desde 2007 cuando se tenia ya una evidencia de la crisis, hasta el tercer trimestre de 2011 se aumentaron las plantillas del sector público en 350.000 nuevos funcionarios se contrataron unos 45.000 en la Administración Central, otros 45.000 en la Local y casi 250.000 en las CCAA. Los datos del INE nos ha confirmado que actualmente el sector público aún sigue contando con 59.800 empleados más que en 2007 tras fichar a 350.000 personas durante la crisis. Otro dato llamativo es que mientras que a finales de 2007 España contaba con cerca de 2,9 millones de empleados públicos, en el tercer trimestre de 2011 su volumen ascendía a 3,22 millones, todo un récord histórico.

A partir de este momento, en los últimos meses los datos muestran un punto de inflexión entre ambas variables. Así, en el último año, el empleo asalariado del sector privado ha caído un 6%, mientras que en el sector público asciende al 7,1%; y en los dos últimos trimestres la pérdida de ocupados en el sector privado apenas asciende a 500 personas (una caída interanual del 0,6%), mientras que el sector público ha sufrido un recorte de 113.000 empleados (3,6%) cifra que resulta insuficiente.

Mientras que a finales de 2007 España contaba con cerca de 2,9 millones de empleados públicos, en el tercer trimestre de 2011 su volumen ascendía a 3,22 millones, todo un récord histórico. Es decir, los trabajadores del sector público aumentaron en 350.00 en plena crisis: unos 45.000 en la Administración Central, otros 45.000 en la Local y casi 250.000 en las CCAA.

Durante el tiempo que lleva el actual gobierno apenas se han producido despidos y amortizaciones de plazas laborales, sino que ha practicado una política de no reposición de quies iban entrando e edad de jubilación que ha provocado el suave descenso de las plantillas desde el cuarto trimestre de 2011. La Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre confirmó la tendencia que se viene registrando en los últimos meses en cuanto a destrucción de empleo en el sector público. En concreto, el número de ocupados bajó en 96.000 personas con respecto al segundo trimestre, hasta situarse en un total de 17,32 millones, el nivel más bajo desde 2003.

El Gobierno acaba de aprobar una nueva herramienta para aprobar despidos colectivos en las empresas públicas y el conjunto de las administraciones en caso de registrar déficit y recortes presupuestarios que, en caso de aplicarse, acelerará en gran medida el necesario ajuste de plantillas. Según la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), los EREs en el sector público pueden afectar, potencialmente, a un total de 700.000 trabajadores públicos (no funcionarios).

Durante este periodo, a pesar de la debacle financiera, la posterior recesión económica y el creciente aumento del déficit,  el gobierno de Rodríguez Zapatero y los políticos autonómicos lejos de aplicar la necesaria austeridad, dejaron que las distintas administraciones contrataran sin freno a miles de personas innecesarias que ahora van resultar imprescindible despedirlas para conseguir equilibrar las cuentas del estado español en su conjunto. La mala noticia será que estos empleados públicos despedidos pasarán a incrementar la cifra de los seis millones de parados. 

4 comentarios:

  1. Blog Desde el Caballo de las Tendillas

    Este es el gran lastre de este País, el sector público. No es normal lo que cuenta la noticia, no es lógico. La cantidad de contratados a dedo que hay en las empresas públicas, enchufados, para pagar favores...

    ResponderEliminar
  2. Ignacio Ruiz Guardiola

    ERRADICACIÓN TOTAL DEL SISTEMA PARASITARIO AUTONÓMICO YA.
    Todo lo demás es prolongar la agonía de un país herido de muerte, con éste cáncer a cuestas que nos ha llevado donde estamos y que mientras no erradiquemos, ni saldremos de esta situación de miseria y ruina total, ni mucho menos creceremos o algo parecido, por el contrario y aunque consiguiesen estabilizar el sistema económicamente haciendo milagros, que nadie tragaría, seguirá creciendo la fractura social existente, las diferencias entre regiones, chantajes al estado central, etc, etc... hasta que llegue otro nuevo zETAparo que vuelva a poner todo patas arriba... y vuelta a empezar.

    ResponderEliminar
  3. Alfonso C. Torres Navarro

    Es una locura...... que despilfarro!!!!!!!!!! así nos vá!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Jose Villar Campuzano ·

    Se iran al paro y con mucho gusto por mi parte ya que son metidos a dedo sin oposiciones casi todos y lo peor es que ganando mucho mas que los que trabajaron por su puesto de trabajo asi que a la puta calleeeeee.

    ResponderEliminar