viernes, 1 de agosto de 2014

El reino de Pujolandia (4) - La depujolización de Cataluña y la estatua de Premiá de Dalt



La despujolización del paisaje catalán ha comenzado a toda prisa. Todo el mundo de la política catalana se está desvinculando de un pasado de 35 años del que han sido protagonistas y del que pocos podrán eludir. Ahora es no parar, En solo un día se han producido diversos acontecimientos derivados de la confesión de Jordi Pujol. En el ámbito judicial el sindicato Manos Libres ha presentado una querella contra todos los miembros de la familia Pujol que ha dado lugar a que el tribunal  acepte mandar una comisión rogatoria a Andorra y Suiza para averiguar los bienes de cualquier miembro de la familia que ya están citados para comparecer con los justificantes de la supuesta "herencia" que su hermana y cuñado niegan, para primetros de septiembre.
La sección local del PSC de Premià de Dalt ha pedido la retirada de la primera estatua que se erigió de Jordi Pujol en Cataluña, una monumental escultura sobre un gran pedestal en la que el ex "muy honorable" está cincelizado al más puro estilo chino-albanés. Se da la circunstancia de que los socialistas de Premià de Dalt (Premiá de Arriba en español) fueron impulsores y partidarios del homenaje en forma de bronce que el ayuntamiento por unanimidad rindió en 2011 al que entonces era considerado el padre de la patria catalana.
Pujol ya tenía una plaza a su nombre en Premià de Dalt, localidad originaria de su familia y en la que pasó largas temporadas durante su infancia. A finales de los noventa también fue nombrado hijo adoptivo y predilecto de la villa. La escultura, realizada por Xavier Martos, fue la culminación de los reconocimientos, una pieza en bronce en un pedestal sobre cuatro columnas que simbolizaban la fuerza de Cataluña. El PSC lideró una propuesta para otorgar la plaza y la estatua a Jordi Pujol mientras estuvo en el gobierno municipal de 2004 a 2006 y la propuesta se aprobó en 2011 por unanimidad. Pujol fue nombrado hijo adoptivo del pueblo en 1997.Ahora el partido socialista ha hecho llegar la demanda al equipo de gobierno para retirar los reconocimientos institucionales. "Ante los hechos confesados por él mismo, Jordi Pujol, ya no es merecedor de este reconocimiento institucional y ciudadano", afirma el portavoz del PSC en Premià de Dalt, Jaume Casas.

El entonces muy honorable asistió a la inauguración y pleno de orgullo y satisfacción bromeó: "Menos mal que no estoy encima de un caballo". Ahora, se pide la retirada de todos los títulos honoríficos de Pujol hasta en el pueblo donde jugaba el pequeño que llegaría a regir los destinos de Cataluña durante dos décadas.Como ocurrió en Irak tras la caída de Sadam Hussein.  El grupo municipal socialista de Premià de Dalt (Barcelona) quiere retirar del municipio el monumento, la plaza dedicada y el título de hijo adoptivo al expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol.
Puede parecer un sarcasmo tras la conmoción provocada por su confesión de que ocultó en paraísos fiscales una fortuna durante 34 años. Pero lo cierto es que una fundación presidida por Jordi Pujol, y que lleva su nombre, recibe fondos públicos de la Generalitat para, entre otros proyectos, elaborar un "código ético para profesionales de la política". El documento, que está siendo redactado en colaboración con la Universidad Ramón Llull, sostiene que los políticos sólo podrán superar el "descrédito" actual si su conducta "se vincula estrechamente a la ética".

Ahora, los empresarios y directivos afectados por las actividades "profesionales" han recuperado el habla, la conciencia y comienzan a sacudirse el miedo. Pujol, su esposa y los hijos de ambos son unos apestados sociales, últimos socios del círculo ecuestre de los mitos rotos. Félix Millet, el autor del saqueo del Palau de la Música y personaje clave para entender el sistema de negocios a la catalana y la financiación de Convergència, goza ahora mismo de más consideración en su vecindario que Pujol, escondido en el chateux de su hijo Josep en Tour de Carol, en la Cerdaña francesa, en Cataluña, según él, pero fuera de España.

Entre tanto, todo el mundo en la empresa y las finanzas catalanas tiene una anécdota que contar, y en algunos casos bastante que callar, sobre su relación con Pujol, Marta Ferrusola y la mayoría de sus hijos. Se ha perdido el miedo y se ha perdido el respeto, aquella manera de tratar a Pujol y a sus hijos como si fueran representantes de una sociedad siciliana, una familia muy unida a la que el grueso de acólitos se refiere ya como los Pujolone. El temor reverencial era consecuencia del rumor nada infundado de que no pagar el pizzo implicaba perder todos los contratos en Cataluña, fueran públicos o privados.

ADVERTISEMENT

Pujol Ferrusola cobraba por todo, hasta por hacer llamadas y lo de EMTE fue un tema menor, muy menor. Sobre todo en comparación con la fortuna que logró del grupo Copisa, que le pagó un total de 3.590.000 euros en dos entregas a dos sociedades de ese genio de las finanzas en que se convirtió el mayor de los hermanos Pujol.
La exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, Maria Victoria Älvarez, es una mujer sin miedo sometida a una presión brutal, asaltos, robos y amenazas al margen. El juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, ha subrayado el papel clave de esta mujer a la hora de desentrañar el complejo entramado societario con el que se maneja el "clan Pujol". El informe entregado por la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (la famosa "¿qué coño es la UDEF?" que dijera Pujol) al magistrado describe el grado de impunidad del que llegó a gozar el hereu.
En cuanto a la información que hoy publica el diario ABC según la cual Jordi Pujol Ferrusola habría ocultado fondos en Croacia, ha comentado que le consta la adquisición de "unos terrenos". "Lo recuerdo perfectamente, porque fue a venderlos, que se los compraban, y a hacer inversiones allá, a Croacia y Rumanía".


6 comentarios:

  1. Angelo Martinez Igor

    ave retro .....................................enano cabezon

    ResponderEliminar
  2. Pepa Estravis

    ¡Que manía de derrochar dinero! Con la pasta que ha costado, tiene que servir para algo...¡Que le pongan una diana y lo promocionen como atracción turística anti-estrés!
    A cinco euros los tres tiros,pagan las deudas del municipio en un pis-pas...¡Y por fin El Pujol...creará dos puestos de trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Martinez

    Cuando se muera, como todos nosotros, que lo entierren con Franco por favor. Este 39 años, el Pujol 34. Creo que se merecen el uno al otro y así estar eternamente unidos...

    ResponderEliminar
  4. Eloy Sagüillo Rodríguez

    Cuántos pelotas hay por esas tierras; si es que ya se monumentiza hasta a los que te roban: En Madrid vamos a tener que preparar rotondas para rumanos especialistas en asaltos, búlgaros, y bandas organizadas; mira que a nadie se la ha ocurrido monumentanizar a Bárcenas. ¡Qué desagraecidos somos, por aquí!

    ResponderEliminar
  5. Alfonso Posada

    Lo del enorme pedestal con las cuatro barras aragonesas es de una horterada sublime. Propia de un enano.

    ResponderEliminar
  6. Miguel Fernández

    Por lo que nunca va a pagar es por el mayor daño que ha hecho: adoctrinar a la juventud, durante un par de generaciones (al menos) en el odio a España.

    ResponderEliminar