martes, 18 de marzo de 2014

La deuda pública hipoteca nuestro futuro

Durante toda la crisis hemos venido escuchando un mantra que no por falaz resultaba menos convincente para muchos: el problema de España no es la deuda pública, sino su gigantesca deuda privada. En realidad, el problema de España siempre fue su deuda total, ahora después de varios años de ajustes en el sector privado, empresarial y bancario la deuda pública es el problema ya que no para de crecer. Este año España ha logrado reducir su deuda total por primera vez en décadas gracias al esfuerzo de desapalancamiento llevado a cabo por familias y empresas, a pesar de la perjudicial y contraproducente tendencia seguida por el sector público durante estos años.
El endeudamiento del conjunto de las administraciones públicas rozó los 980.000 millones de euros el pasado enero, lo cual equivale al 95,7% del PIB, tras aumentar en 18.677 millones en tan sólo un mes, según los últimos datos disponibles del Banco de España. Esta cifra supone un nuevo máximo histórico, y un porcentaje no visto desde principios del siglo XX. Asi el sector público ha pasado de representar el 18% de la deuda total en 2008 al 36,4% en enero de 2014, superando a familias (27,6%) y empresas (36%).
Tomando como referencia el cierre de 2013 la deuda de la Administración Central se ha disparado un 163% en los últimos seis años, hasta rondar los 836.000 millones; la de las CCAA se ha más que triplicado, hasta situarse en los 207.000; mientras que la de losayuntamientos ha crecido un 41%, hasta superar los 41.000, según la metodología que emplea Eurostat (Protocolo de Déficit Excesivo). Por otro lado, la deuda de las empresas públicas -que no se contabiliza como deuda pública oficial- ha aumentado un 58% durante este mismo período y se aproxima a 52.000 millones.
Pero el abismo entre la deuda pública y privada no es sólo cuantitativo, sino cualitativo: la deuda empresarial se constituye para sufragar inversiones productivas que con el tiempo generarán la riqueza adicional suficiente como para amortizar esa deuda facilitando además la creación complementaria de riqueza en el resto de la economía; en caso contrario, si fracasa el proyecto empresarial financiado con deuda, su acreedor sabe que se expone a un concurso, esto es, a tomar el control de la empresa para reflotarla o liquidarla resarciéndose así de parte de lo adeudado.
Las obligaciones financieras del sector público, empero, no funcionan de este modo: su cometido no es el de sufragar inversiones productivas de ningún tipo (al contrario: la deuda pública suele justificarse aduciendo la necesidad de sufragar gastos que el sector privado, por su falta de rentabilidad, jamás habría acometido por sí solo), por lo que su repago no queda vinculado a la nula riqueza adicional que genera, sino al expolio de unas familias y empresas que sí han sido capaces de generar riqueza por su cuenta y riesgo. De esta manera, y salvo repudio gubernamental de su deuda, la acumulación de pasivos estatales implica la rapiña futura de los sectores productivos de una sociedad, minando y socavando sus bases de crecimiento futuro a causa de un excesivo sobrepeso de todas las administraciones.

Definitivamente Cristobal Montoro no piensa bajar impuestos como prometió. En este momento una rápida podria producirse una rápida recuperación, cosa que no va a ocurrir a la vista del proyecto de reforma fiscal Se va a limitar a sustituir unos por otros para que nada cambie u la casta política pueda seguir gastando de forma caprichosa causa del excesivo gastos de estructura de un Estado complicado y muy caro. 
El sobrepeso es un grave problema de salud y las personas que lo padecen están expuestas a numerosos riesgos de tipo coronario, óseo o metabólico, aparte de los negativos efectos estéticos. Todos hemos visto a esas enormes moles de grasa que resoplan al subir una escalera, se congestionan al salir de un coche o sudan copiosamente al mínimo esfuerzo y hemos sentido compasión por su incapacidad de desarrollar una actividad normal. Su esperanza de vida es más corta, sufren complejos y en general la calidad de su existencia dista de ser satisfactoria. Pues bien, esta patología también afecta a los Estados cuando su estructura institucional y administrativa está hinchada y es demasiado compleja y, en consecuencia, su déficit y su endeudamiento son excesivos y se prolongan en el tiempo.

9 comentarios:

  1. Jose Vicente Suares Garcia

    con el dinero de los recortes el partido popular se esta forrando,pero no pagan nada de la deuda,eso no les interesa,prefieren ingresarlo en paraísos fiscales y cuentas bancarias pàrticulares

    ResponderEliminar
  2. Tomas Cano

    Es culpa nuestra: queremos que cada una de las cuatro administraciones (nacional, regional, provincial y local) actúen en un montón de ámbitos: infraestructuras, empleo, cultura, deporte, subvenciones, cursos, sanidad, policía... Tenemos que cambiar de mentalidad y decidir qué competencias hacen los dos únicos niveles necesarios: nacional y municipal. Si en lugar de montar este despropósito de las autonomías se hubiera optimizado esto desde el principio no deberíamos ni el 5% de lo que debemos.

    ResponderEliminar
  3. Angel Conesa Perez

    Eso eso.la hipoteca esbuestras.Pues pagarla nosotros.

    ResponderEliminar
  4. Vicente Sanchez

    En una economía familiar dependiente de ingresos procedentes de trabajos para pequeñas empresas privadas, cuando éstos pasan a ser de 1500 a 900 euros mensuales, (como viene ocurriendo ininterrumpidamente en este tipo de negocios desde 2008 hasta nuestros días) la primera medida que se toma, es el OBLIGADO RECORTE del gasto familiar. Adaptándose así el mismo, a su capacidad de ingresos.
    Si una pequeña empresa privada, sufre una bajada brutal en su actividad (descenso de ventas) como consecuencia de circunstancias MACROECONÓMICAS provocadas por auténticos delincuentes no ajenos a la política y, sin tener en cuenta la circunstancia de venir soportando insolvencias del 8% y 9% anual sobre lo facturado, así como de una bajada importantísima en los márgenes comerciales, por efecto del consecuente desequilibrio provocado por una extensa oferta ante una débil demanda. La única salida que tiene, es un OBLIGADO RECORTE DE GASTOS; que sea proporcional a la bajada de actividad soportada.
    Por desgracia, los GASTOS FIJOS, (cargas de estructura) que coinciden con los de PERSONAL Y SEGURIDAD SOCIAL principalmente; serán los más afectados. (6.000.000 de desempleados desde 2008 hasta nuestros días)
    Si contemplamos una empresa pública, o las propias Administraciones, su actitud ante la crisis varía 360º respecto de los dos casos antes citados. A los gobiernos de turno, ante la quiebra de sus administradas, sólo se les ocurre una única solución: EMITIR DEUDA PÚBLICA SIN LÍMITE para pagar un GIGANTESCO TINGLADO (a todas luces sobredimensionado) que en un notable porcentaje se trata de GASTO CORRIENTE PURO Y DURO. (sueldos de empleo público) Llevando así a cabo, una auténtica ABERRACIÓN FINANCIERA.
    Son varios los motivos por los que el Sector Público en España obra CONTRA NATURA:
    a)Porque el que tiene que negociar,decidir, denegar o aceptar con el personal de lo público, tiene muy claro QUE NEGOCIA CON UN DINERO QUE NO ES SUYO. (Carmen Calvo ya decía que el dinero público no era de nadie) Con lo cual, en cuanto sus interlocutores le salgan a la calle con sus batas y pitos o con sus monos y petardos, portando las correspondientes pancartas, lo más probable es que ante un 7% de subida reclamada, se conceda un 6% y tan amigos. (Tuvieron subidas en 2008, 2009 y 2010, pero en cambio las pequeñas empresas privadas quebraron y siguen quebrando hasta aún hoy mismo desde el 2008 y, en el mejor de los casos, se aguantaba parte de la plantilla con reducciones de salarios de hasta el 25 y 30% del sueldo).
    b)Porque los políticos, tienen verdadero TERROR a cerca de tres millones de potenciales votantes. (por eso ahora dicen de devolver pagas y reintegrar moscosos)
    c) Porque están de paso, y por las leyes que ellos mismos legislan, pueden llevar a cabo cualquier DESPROPÓSITO por muy perjudicial que sea para el resto de los ciudadanos; ya que el mismo estará siempre exento del correspondiente castigo
    d)Pero la más importante, es que pueden permitirse el lujo de PEDIR MÁS Y MÁS PRESTADO (emisiones de deuda) como si no tuviéramos que devolverla nunca y, pagar sus intereses. Siendo además, que siempre pueden crucificarnos aún más si cabe, con sus impuestos y tasas AUTENTICAMENTE CONFISCATORIOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco Rivas Peral

      totalmente de acuerdo, el que trabaja en la calle, jugandose su comer día a día, por un sueldo, en muchos casos irrisorios, dan de comer a cuatro capullos, con un pito y un mono, reclamando no se que derechos por designios divinos, que mantienen no solo el puesto de trabajo, hasta que se mueran, sino que ademas, que cobran como reyes en estos tiempos, que nos tocan vivir. hablan de que se le reducen el sueldo, pero lo que es cierto, es que viven como maraja, y me estoy refiriendo a 3 millones de funcionarios, que viven como dios, y que a muchos de ellos, habría que pensar en echarlos a la puta calle.... eso de que el funcionario mantenga la plaza de por vida, sin dar cuenta de su productividad, debe de desaparecer ya...... y encima manteniendo buenos sueldos, estos tiempos no son para eso, mientras el trabajador de la empresa privada, ese que si es productivo, se mantiene por dos duros, para poder mantener su familia.....

      Eliminar
  5. Santiago Nuevo

    y siigue subiendo,pero a ellos les da igual

    ResponderEliminar
  6. Jose Maria Español

    Total, pagan los mismos pringaos de siempre, se sube algo por aquí y por allá y abracadrabra.

    ResponderEliminar
  7. Manuel Sánchez Cánovas

    La España de Maduro; Roussef; Kirchner; Bachelet y Maduro.... Y DE VALENCIANO....

    ResponderEliminar
  8. Alberto Olivera Muxí

    Yo siguo diciendo que aparte de construir mas carceles ( disminuiria el paro ) se tendrian de ampliar mas siquiatricos para estos dementes secesionistas )

    ResponderEliminar