sábado, 8 de marzo de 2014

Diez años de ignominia

 
 
 
En el décimo aniversario de mayor atentado de todos los tiempos cometido en nuestro país los medios de comunicación han contactado con los principales protagonistas del juicio posterior El juez Gómez Bermúdez en una larga entrevista en el Mundo y el fiscal Javier Zaragoza que a pesar de que no coinciden en sus opiniones si nos dan una muestra de la frivolidad con que se se está aplicando la justicia en este país. Un juicio donde a estas alturas se desconoce su autoría intelectual, sus motivos, la clase de explosivo utilizado ya que se manipularon o se destruyeron inmediatamente los trenes, no puede decirse que este sea un caso cerrado.
Ambos coinciden que a estas alturas aún no se ha descubierto a los autores intelectuales de los atentados y los motivos que pudieran tener para cometerlos, aunque a todos nos queda ya grabada en la mente que estos atentados provocaron un cambio de gobierno que al paso del tiempo ha resultado ser el peor de la época democrática y uno de los motivos de la larga crisis que diez años después estamos empezando a remontar.
Las respuestas del juez Javier Gómez Benítez en la entrevista publicada ayer por el diario El Mundo contienen una serie de medias verdades y flagrantes mentiras que ponen aún más de manifiesto la tremenda estafa intelectual y judicial del 11-M. El magistrado encargado de juzgar los atentados de marzo de 2004, cometidos a escasos tres días de unas elecciones generales que se aventuraban reñidas, dio ayer nuevas muestras de que el caso se cerró en falso porque a ni a la clase política ni a las instituciones le interesa conocer la auténtica verdad sobre un hecho que cambió profundamente la Historia de España.
Gómez Bermúdez acreditó ayer de nuevo que dictó sentencia sin conocer a los verdaderos impulsores de los atentados ni el arma del crimen, con sus respuestas evasivas sobre la primera cuestión aludiendo a un fantasmagórico y novedoso alqaedismo y su desdén inaudito hacia la necesidad de saber qué explotó en los trenes porque, para él, ese dato crucial carece de relevancia.
En la misma línea que el juez Bermúdez, el fiscal jefe Zaragoza opina que esto no quiere decir que "personas que no conocemos" pudieran estar detrás del diseño o la planificación de los atentados. "El terrorismo internacional yihadista tiene una estructura y un funcionamiento diferente de lo que es el terrorismo tradicional de ETA. Es más horizontal y las células han funcionado siempre de una manera mucho más autónoma aunque respondiendo a los planes generales establecidos por esa especie de estrategia internacional terrorista", o se que se limita a acusar de ello a una facción desconocida de Al Qaeda sin dar mas detalles.
A pesar de estas afirmaciones y de las muchas dudas que quedaron sin resolver tras el juicio, Zaragoza afirma que el 11-M es un "caso resuelto judicialmente con una investigación dirigida por un juez instructor que hizo un trabajo, con el apoyo y el impulso de la Fiscalía, y una sentencia dictada por el tribunal que esclarece los aspectos más importantes de la verdad material de lo que sucedió".
Una vez liberado Trahorras de este atentado, solo queda en prisión uno solo de sus presuntos autores Jamal Zougam que ha sido condenado a miles de años de prisión gracias al testimonio de dos rumanas que son ahora mismo cuestionadas por la propia justicia por testimonio falso. El juez Gómez Bermúdez y el fiscal Javier Zaragoza nos han dan una nueva muestra de la frivolidad con que se está aplicando la justicia en este país.

10 comentarios:

  1. Amparo Peam ·

    Asi es, nos toman el pelo.

    ResponderEliminar
  2. Tiamat Mat

    Lo que pienso es que querían quitarse el muerto de encima y para ello se apresuraron con el juicio, con investigaciones por alto y cuatro pruebas a las que se aferraron como locos. Desde el primer momento decidieron quienes fueron los culpables y punto final. No se molestaron en investigar a fondo aunque tardaran años (los que fueran necesarios), en guardar los focos que podían conducir a los verdaderos culpables. ¿Que algunos fueron juzgados? si, pero para mi los principales siguen en la calle. Se destruyeron casi todas las pruebas, y una justicia decente jamás lo permitiría, por lo que nunca sabremos quienes fueron los culpables. Ascensos y dinero por el medio hacen mucho, es normal que siga defendiéndose con el mismo rollo.

    ResponderEliminar
  3. Tomas Martinez Carpena

    Y uno se pregunta, ¿por qué se designa a un juez el cual cae en tantas contradicciones? lo que da lugar a ver el nivel en el que está la justicia en este país.

    ResponderEliminar
  4. Carlos Javier Puertas Álvarez

    Lo que no se entiende es que acepten dar entrevistas para volver a contar las mismas mentiras de siempre

    ResponderEliminar
  5. Jose Manuel Perez Valdés

    Y los que quedan..

    ResponderEliminar
  6. Carma Dharma

    Diez años y nunca sabremos nada no les interesa

    ResponderEliminar
  7. Santiago Walker Maskaraqué Salazar

    RUB AL CABA FUE SEMTEX EL EXPLOSIVO

    ResponderEliminar
  8. Julio Perez Garcia

    Ya esta bien Sr Gomez Bermudez y Sr Zaragoza, a si que reconocen que se cerro en falso, ¿por que lo cerraron? los ESPAÑOLES lo queremos saber, ¿por que no mencionan al etarra que subia las escaleras de la estacion de Atocha con dos moviles en las manos? ¿ la ETA no les interesaba? pues sepan ustedes que ese tragico atentado cambio a nuestra ESPAÑA al cambiar de gobierno y darle el mandato a un INUTIL como Jose Luis Rodriguez Zapatero, que nos llevo a la mas misera ruina, y tienen la poca verguenza de reconocer que el juicio se cerro en falso, buena carrera llevan ustedes.

    ResponderEliminar
  9. Juan Carlos Perez Garcia

    Esto aún huele a cambio de gobierno.

    ResponderEliminar
  10. Ignacio Criado Dominguez

    Nunca sabremos la verdad. Rub-Alcaba tiene mucho que decir y no dira

    ResponderEliminar