domingo, 27 de octubre de 2013

A lo que llega el fanatismo - Una médico catalana antepone el separatismo a la vida de un paciente crítico


Luis F. Quintero L.D.

El pasado 10 de octubre las labores de acondicionamiento del estadio de Son Moix en Palma de Mallorca terminaron con un fuerte susto después de que estallara un transformador hiriendo de gravedad de los tres operarios. En cuanto sucedió, se activó a un equipo de emergencias para trasladar al operario con heridas más importantes -quemaduras en el 70% de su cuerpo- a un avión medicalizado y de ahí hasta Barcelona, al Hospital Valle de Hebrón. Se trata del centro sanitario que el archipiélago Balear tiene de referencia para "grandes quemados".
Según han confirmado diferentes fuentes a Libertad Digital, aquel traslado no salió como se esperaba, ni tampoco como requería la urgencia de las heridas que mantenían grave al operario de Son Moix. Tras comunicar al Servicio Catalán de Emergencias (SEM) el traslado, el avión medicalizado voló hasta Barcelona. Allí, la operativa determina que una ambulancia del SEM acceda a pie de pista hasta el avión medicalizado, se realice el traspaso del paciente del avión a la ambulancia para que ésta le acerque, con la mayor celeridad posible, hasta la unidad de quemados del Hospital Valle de Hebrón.
Cuando el avión aterrizó en El Prat, tanto el piloto de la aeronave como el médico del 061 se Baleares y su enfermero aguardaron a que la ambulancia llegara hasta el avión para poder mover al paciente. Mientras los aparatos electromédicos del avión funcionaban con las baterías de la nave, a la espera de la llegada del transporte del SEM, el equipo del 061 de Baleares se extrañó al darse cuenta de que la ambulancia que esperaban estaba estacionada a un lado del control de acceso del aeropuerto.
Las normas dictan que la seguridad de la pista, a cargo de la Guardia Civil, debe identificar no sólo a los médicos que quieran cruzar el control, sino también los aparatos médicos. Se trata de un control rutinario, pero obligatorio.
Los minutos pasaban y la ambulancia no se movía del lateral de la puerta de acceso. Entonces, el equipo del 061 decidió ponerse en contacto con la central del servicio en Baleares para preguntar si se había comunicado algún incidente que impedía entrar a la ambulancia. Los minutos, que seguían pasando, ya sumaban más de una hora desde que el avión medicalizado aterrizó en Barcelona. Entonces, el equipo se puso en contacto con el control de acceso ya que las baterías del avión comenzaban a quedarse sin autonomía y peligraba el funcionamiento de los aparatos electromédicos que mantenían estable al paciente dentro de la gravedad que entrañaban sus heridas.
En aquella comunicación, se les informa de que la doctora de la ambulancia y su enfermera se negaban a identificarse en el control de seguridad. Los dos guardias civiles sólo habían podido identificar al conductor de la ambulancia. Atónitos ante la respuesta, los miembros del equipo de emergencias del avión acudieron a pie hasta el control. En aquel momento volvieron a sorprenderse porque la ambulancia arrancó, según varios testigos, y dio media vuelta. Casi instintivamente, el piloto y el médico del avión echaron a correr mientras la ambulancia maniobraba para dar la vuelta y lograron cortarle el paso.
Con la ambulancia detenida, las facultativas del Servicio de Emergencias de Cataluña insistieron airados en que no reconocían a la Guardia Civil como autoridad competente por considerarlo "un cuerpo policial de un estado opresor que no reconocen" y se negaban a dar sus nombres. Comenzó entonces una discusión que se terminó zanjando apelando a la humanidad de los agentes de la Benemérita que accedieron a dejar pasar el vehículo medicalizado después de explicar que el enfermo que tenían que trasladar estaba en estado crítico. Finalmente la médico y la enfermera del SEM no se identificaron y mantuvieron, según testigos presenciales, una actitud muy airada no sólo con los guardias civiles, sino también con los colegas mallorquines que apelaron a la obligación de velar por la seguridad del paciente para resolver la situación.
La sorpresa en el 061 de Baleares fue comprobar que esta situación no fue un caso aislado, ya que a los pocos días volvió a suceder. En un episodio similar, la misma enfermera y la misma médico del Servicio de Emergencias de Cataluña se volvieron a negar a identificarse ante la Guardia Civil. En esta ocasión la Benemérita -al tratarse de las mismas personas- denegó de forma obstinada la entrada a la ambulancia. La situación se resolvió haciendo uso de la ambulancia que dispone AENA y que tiene la particularidad de que no puede salir del aeropuerto. Así, Aena envió la ambulancia al avión medicalizado. Desde allí, ya con el paciente, acudió hasta el control de acceso, donde se trasladó de nuevo al paciente que fue conducido finalmente al hospital.
El SEM lo niega
Desde el Servicio de Emergencias de Cataluña indican que se trató de un hecho fortuito provocado por un problema de comunicación entre "los centros de coordinación".
Según la versión del SEM, el centro de coordinación del aeropuerto no había recibido correctamente la indicación procedente del centro de coordinación del SEM de que el traslado al que acudía su ambulancia era "un traslado sanitario urgente", en cuyo caso pueden entrar -según aseguran estas fuentes a LD- sin identificarse ante los agentes. Como insisten en que la comunicación con el aeropuerto no tuvo lugar, la Guardia Civil pidió las identificaciones.
Así, según esta versión, ni la médico ni la enfermera de la ambulancia se habían negado a identificarse sino que simplemente no llevaban el DNI y entregaron su tarjeta identificativa del SEM (nombre, DNI y fotografía), lo que no habría sido aceptado por la Benemérita.
"Se trata de un hecho fortuito, la Guardia Civil no tenía esta identificación de urgencia y nuestros médicos lo habían dado por supuesto, pero aún así dieron nuestra identificación de la empresa". En cualquier caso, estas fuentes señalan que "nuestra prioridad es la atención al afectado -porque no nos gusta decir paciente- y que en todo momento se garantizó el servicio y el afectado fue asistido".
Finalmente, estas fuentes indican que, tras el incidente, se ha cursado una circular para que todo el personal sanitario lleve consigo el DNI siempre que tengan un servicio en el aeropuerto para evitar que se produzca un "hecho fortuito" como este.
Conocida la versión del SEM, las fuentes que advirtieron a Libertad Digital de este incidente y que lo vivieron intensamente y de cerca, insisten en que tanto la médico como la enfermera se negaron tajantemente a identificarse ante la Guardia Civil. Todo pese a que los agentes accedían a dejarles pasar "sólo con que les hubieran dicho sus nombres para comprobarlos en los ordenadores", lo que contradice la versión del SEM.
Es más, tal y como relatan y confirman diferentes testigos, la tensión fue mayor en la segunda ocasión, días después del primer incidente. En aquella segunda vez, la ambulancia llegó con la misma médico y la misma enfermera que, esta vez, no sólo se negaron a identificarse, sino que se negaron a pronunciar palabra.
 

26 comentarios:

  1. Conchita Monsó

    Vamos a hablar claro, tanto la enfermera como la médico de la ambulancia española en Cataluña son un par de !*<#|><*%<*|*=*>,*#|\~?%*+?%+

    ResponderEliminar
  2. Jacinto Hedilla

    EL DIA QUE EN CATALUÑA LLEGUE LA INDEPENDENCIA LOS CATALANES QUE NOS SENTIMOS ESPAÑOLES DEBEREMOS LLEVAR OBLIGATORIAMENTE UNA ESTRELLA COMO LOS JUDIOS LLEVABAN EN LA ALEMANIA DE HITLER.

    ResponderEliminar
  3. Ademas tendrás que llevar el DNI colgado al cuello

    ResponderEliminar
  4. Ademas como se decía en los 1950.. los perros llevaran collares de salchichas

    ResponderEliminar
  5. ya vasta de tonteras que las tonterías las dicen los tontos, eh Jacinto...

    ResponderEliminar
  6. Rosa Maria Vincent Badal

    Esto esta llegando a extremos insostenibles. No se a que esperan para dar la patada a esos infames y que se vayan de España, sean independientes y coman de los suyo. ya estamos hartos de pagar los caprichos de estos descerebrados, insolidarios y mala gente

    ResponderEliminar
  7. Maria Gloria Arnillas Marin

    fanatismo, y falta de humanidad. a lo que estamos llegando. con tu permiso, me lo llevo Xavier. Ésta noticia no la sabe la gente., Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Miguel Fernández

    Estas cosas sólo se pueden ver en los casos más extremos de miseria del alma. Ni siquiera en caso de guerra los médicos de niegan a tratrar al enemigo. Claro que las guerras civiles (y estamos en una) dicen que son las peores...

    ResponderEliminar
  9. José Raúl Sánchez

    menuda HIJA DE PUTA... este bastardo de arturo mas va a buscar la ruina a todos los catalanes, panda de hijos de puta así reventeis todos

    ResponderEliminar
  10. Kaiene Longeira

    esta tia es una hija de la gran puta

    ResponderEliminar
  11. Esther Gijón R

    Estas 2 son dos sinvergüenzas y deberian echarlas de la profesión. Han puesto en peligro la vida de una persona!

    ResponderEliminar
  12. Francisco Bacano Diaz

    ¡¡ Que esto pase ¡¡ es indignante y frustrante, que médicos tenemos, que nadie venga diciendo que es un caso aislado, si hubiera sido un caso aislado ni nos hubiéramos enterado del comportamiento de esos facultativos. Mi trabajo está directamente relacionado con el Aeropuerto y en esas instalaciones no franquea una verja nadie que no esté debidamente documentado o se niegue a ello . . . . por razones obvias. Creo que fue hace ya un mes "otros facultativos" y lo entrecomillo porque ellos lo negaron, habían quemado ambulancias por una huelga de "no se que", Deberían existir penas muy duras de cárcel para el que quema un transporte sanitario que salva vidas como para el que niega auxilio a otra persona.

    ResponderEliminar




  13. Jose Angel Lopez

    bueno, pero eso es denunciable no solo penal sino deontológicamente, ¿saben si se ha hecho? (no ya el identificarse, sino poner en riesgo la vida de un paciente por negligencia médica)(no debieron hacerlo pues me asombra que hubiera una "segunda ocasión". Tenían que haber estado ya en la carcel...)

    ResponderEliminar
  14. Antonio Martinez de Saavedra

    Y ahí siguen ambas. TIENE NARICES.

    ResponderEliminar
  15. Juanjore Re

    La estupidez llega hasta límites insospechados. Esta situación es debido a la falta de autoridad de este Gobierno.

    ResponderEliminar
  16. Jose Villar Campuzano

    Zorras repugnantes, y la culpa de estos indecentes del gobierno que lo permiten...

    ResponderEliminar
  17. Si fueran juzgadas por retrasar la ayuda a un accidentado grave y por rechazar su nacionalidad, muchos otros abrirían los ojos y no se atreverían a hacer cosas parecidas.

    ResponderEliminar
  18. Joaquim Fresneda Nogués

    Esta noticia está totalmente falseada por la caverna. Que ascoXD.

    ResponderEliminar
  19. Antonio Navarro Sanchez

    El nacionalismo (separatismo) es como un pedo, solo le gusta a quien se lo tira (Josep Pla)

    ResponderEliminar
  20. Bodegas Cortés Daniel

    Lamentable; deberian haberlas empapelao veras como se les bajaban los humos

    ResponderEliminar
  21. Valentin Cortes Espadiña

    Realmente es increíble y solo a una persona enferma mental se le ocurre forma tan inoportuna de reivindicarse, después igual presumen de estar en alguna ONG de esas que se van a Africa, que secuestran y luego tiene que rescatar EL GOBIERNO DE ESPAÑA

    ResponderEliminar
  22. Da vergüenza leer esta actitud por parte de unos sanitarios y que además, su infame actitud, sea consentida y justificada por la autoridad sanitaria correspondiente. Donde está su vocación? Dediquense a otra actividad, que los sanitarios no sólo ni queremos ser así

    ResponderEliminar
  23. Marina Pastrana

    Se estan zumbando la cabeza todos hasta el profesional mas cualificadoy supuestamente mas educacion...perooo le falla el discernimiento

    ResponderEliminar
  24. María José Navarro

    Adoctrinamiento y visceralidad. Lamentable!!!

    ResponderEliminar