martes, 24 de abril de 2018

Profesores del odio

Alumnos del IES El Palau piden “respeto” para sus compañeros hijos de guardias civilesLa concentración de los estudiantes del IES Palau

La denuncia de la Fiscalía a 9 profesores catalanes por discriminar a hijos de guardias civiles que se esta instruyendo en el Juzgado Nº 2 de Martorell no ha pasado desapercibido y merece un profunda reflexión vista la reincidencia al adoctrinamiento separatista cargado de odio a España y todo lo que representan sus instituciones, por parte de cierta clase profesores de enseñanza catalana.

Se basa en el rechazo de más de 200 alumnos del IES El Palau, de Sant Andreu de la Barca, cuando pidieron respeto a sus compañeros que son hijos de guardias civiles, después de que el pasado lunes otros menores y algunos profesores manifestaran supuestamente una actitud discriminatoria hacia ellos –que el centro niega, pero del que sí hablan sus padres y los alumnos-; y para hacer una llamada a la convivencia.

A renglón seguido, especifica el comportamiento de los profesores, que el 2 de octubre de 2017 calumniaron contra la Guardia Civil en las clases a las que asistían hijos de agentes. Observaciones del tipo "no me encuentro en disposición de dar clases normales por lo acontecido en el día de ayer, ya que la Policía y la Guardia Civil me han tratado a palos, porque son unos animales y unos bestias que solo saben dar palos", "los Guardias Civiles son unos animales, sólo saben dar palos" o "me encuentro muy triste, no puedo dar clase por la violencia desproporcionada que ejerció el día anterior la Policía y la Guardia Civil".

Relata la Fiscalía como los hijos de los agentes respondieron que "no todo el mundo era así, que su padre era guardia civil y que no había pegado ningún palo a nadie el día anterior". Incluso uno de los menores "expresó sentimientos de ansiedad y preocupación por las consecuencias y represalias que pudieran sufrir por el profesorado, así como por parte de otros alumnos que se han manifestado en el patio a favor de la independencia".

Clases paralizadas

Los profesores "exigieron a todos los alumnos que debían bajar al patio para hacer un acto de protesta y condenar los hechos violentos atribuidos a la Policía y la Guardia Civil el día anterior con motivo del referéndum ilegal" y "para defender la independencia". Según la Fiscalía, "los alumnos hijos de agentes siguieron las instrucciones por miedo a represalias". Otro maestro expresó: "el que esté a favor de la violencia policial que se quede en clase y el que no, que se baje al patio". Todos fueron obligados finalmente a seguir la protesta.

El Ministerio Público narra otro episodio en el que las profesoras denunciadas señalaron a algunos alumnos: "¿estarás contento con lo que hizo tu padre ayer?". Cuenta cómo el menor en cuestión rompió a llorar.

Los maestros eran conscientes del "clima de rechazo social contra la Guardia Civil y de la gran polarización que afectaba a la sociedad catalana y al resto de España, producida por las graves tensiones derivadas del proceso separatista que sigue sufriendo dicha sociedad, caracterizado por una gran agitación y enfrentamiento de carácter social". El Ministerio Público entiende que los docentes investigados sabían "del menoscabo moral y de la humillación que pudieran comportar entre sus alumnos, muchos de ellos agentes de la Guardia Civil que desarrollan su actividad profesional como guardias y residen en el colindante cuartel de Sant Andreu".

Entonces 200 alumnos del IES El Palau, de Sant Andreu de la Barca, pidieron a través de una concentración silenciosa que se respete a sus compañeros que son hijos de guardias civiles, después de que el  lunes despues del referendum otros menores y algunos profesores manifestaran una actitud discriminatoria hacia ellos para hacer una llamada a la convivencia.

Desde que el separatismo catalán comenzó los preparativos para su golpe de Estado, se han multiplicado las agresiones a los catalanes que quieren seguir siendo españoles. Catalanes que ven menoscabados sus derechos a manos de elementos separatistas, tanto más despreciables cuanto más poder tienen o se les deja tener.

Tras el fracasado referéndum liberticida del 1 de octubre, la presión de los nacionalistas se ha intensificado sobremanera en los medios de comunicación dependientes de la Generalidad, odiosas maquinarias de agitprop antiespañol, y en el ámbito de la enseñanza, donde los peores enemigos de Cataluña hacen y deshacen a su antojo.

Indeseables repulsivos comidos por el fanatismo siguen descargando su resentimiento infame sobre hijos de guardias civiles y policías que tienen la desgracia de padecerlos como profesores. Sirva como ejemplo de la gravedad de la situación la denuncia que pesa sobre nueve docentes acusados de vejar a unos niños culpables de tener unos padres comprometidos con la defensa de las libertades, no con quienes quieren dinamitarlas. Los hechos recogidos en la denuncia del Ministerio Público son indignantes y dan escalofriante cuenta del calvario que la canalla separatista está infligiendo a tantos menores de edad.

La sección encargada de la lucha contra el odio y la discriminación entiende que los profesores han incurrido en delitos de lesiones de la dignidad e injurias graves contra los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. La Fiscalía enmarca la persecución "en el contexto de la profunda hostilidad" que reina en Cataluña desde incluso antes de la votación, cuando se produjeron "concentraciones de personas ante las casas cuartel de la Guardia Civil desplegada en la provincia de Barcelona" y "en todas ellas se han dirigido insultos hacia dicho cuerpo policial con exigencias de salir de Cataluña".

Más allá de la calificación jurídica que este caso en particular merezca, resulta imprescindible someter a depuración la escuela catalana, en manos de fanáticos de la peor calaña indignos de la misión que jamás se les debió asignar: la formación de los niños del Principado. Urge aplicar con contundencia el artículo 155 de la Constitución por el tiempo que haga falta, para que nunca más un hijo de un guardia civil se vea aterrorizado por profesores que no lo son porque han decidido ser perros de presa de una ideología mas que discutible.

10 comentarios:

  1. Soco Fernandez Garcia

    cuando aprenderán que a la clase se va a impartir la materia que toca y la de política ( que dicho sea de paso los que la tuvimos se consideraba maria y nadie la hacia ni caso) desaparecio antes de que muriera franco eso no toca... ahora entiendo cuando van a las manifestaciones y no saben contar... en lugar de mates se enseña politiqueo barato que ni siquiera es política de altura

    ResponderEliminar
  2. Rafael Morno Fernndez

    Profesores descerebrados. Inutiles

    ResponderEliminar
  3. Pablo Garcia Cano

    Lo primero que hay que hacer es sacar sus fotos y vean tida la gente la gentuza que son esos profesores y después hay que hacer lo mismo con ellos.

    ResponderEliminar
  4. Francisco Gil Valverde

    Estos individuos, que no profesores, debían ser inmediatamente inhabilitados, aparte lo que la justicia dictamine.

    ResponderEliminar
  5. Antonio Pozo Velez

    A todos estos profes,cobardes,independentistas catalanes e hijos de la más tenaz mentira,les tenían que expulsar de la docencia,porque su labor es la antítesis de la honradez y profesionalidad.Malnacidos,mentirosos y vuelvo a decir COBARDES,ahora se disculpan diciendo que ellos no han sido,que no han dicho,que no han amenazado,etc.,etc.Que raza maldita tenemos en ese lugar de España?.

    ResponderEliminar
  6. Ines Gonzalez Santin

    Impropio de un docente deberian ser apartados de la enseñanza

    ResponderEliminar
  7. Juan Pascual

    Como siempre la única verdad es la suya lo demás son manipulaciones por parte de España es el argumento de siempre como no hay otro

    ResponderEliminar
  8. Pilar Zamora

    Verguenza de adoctrinasdores

    ResponderEliminar
  9. Clara Dia Noche

    No solo descriminan a ellos ,si no asta crios pequeños les suspenden por que no saben el catalan. Eso ya es demasiado!!

    ResponderEliminar
  10. Fany Ribas

    Tienen nombre y apellidos, que se publique

    ResponderEliminar