domingo, 8 de abril de 2018

La vendetta de un exprofesor, causa de los apuros de Cifuentes


Suárez y Cifuentes en el inicio del curso académico 2015/2016. URJC


Las luchas por el poder y los sucesivos escándalos no son nuevos en la Universidad Rey Juan Carlos ni Cristina Cifuentes es ajena a ellos.  En sus cerca de 22 años de vida, la Universidad Rey Juan Carlos ha vivido de cerca varias noticias polémicas que nada tienen que ver con su actividad académica. El anterior rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Fernando Suárez, fue acusado por una decena larga de autores de haberles plagiado. Pero no es esta la única piedra en el zapato con que está tropezando esta universidad: al hilo de la polémica sobre el Máster de Cristina Cifuentes, se ha vuelto a remover otro asunto que ya fue objeto de crítica tiempo atrás: la contratación de una hermana de la presidenta regional como profesora de la Rey Juan Carlos. 

El rector Ramos aclaró ayer, a preguntas de los medios tras explicar el asunto del Máster, que la hermana de la presidenta Cifuentes era en la actualidad «profesora visitante» en esta universidad. Todas estas noticias empiezan a desmontar la acusación a Cifuentes de haber alterado las actas del Master, ponen el foco en un montaje del PSOE montado a toda prisa para intentar derribar a la presidenta.

Ahora el PP de Madrid se reserva la posibilidad de tomar más medidas ante esta trama "urdida" durante meses por un profesor que, con su acceso a los datos informáticos de la Universidad, ha podido "introducir, modificar, cambiar o quitar" el expediente académico de la presidenta autonómica. El número dos de Cifuentes exige explicaciones tanto al portavoz del PSOE en la Asamblea, Ángel Gabilondo, como al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para que digan si conocían a este militante, si se reunieron con él, si tenían conocimiento de lo que estaba montando y por qué no hicieron nada al respecto.

Ahora en el Mundo aparece la noticia que un profesor militante del PSOE y virtuoso violonchelista, es el garganta profunda de las filtraciones que tienen en la cuerda floja a la presidenta de Madrid. El mismo ha comentado a políticos del PSOE que le llamaron, es haber hecho en 72 horas más por limpiar la Universidad que muchos en 20 años. 

Sigue el relato del Mundo... 


Toda la verdad primera del escándalo que tiene en la cuerda floja a la presidenta de la Comunidad de Madrid. El garganta profunda de toda la fuga de información es un profesor enfadado, el mismo que ya logró con sus denuncias la caída del rector de los plagios, que ejecuta así su venganza contra la Universidad Rey Juan Carlos. ¿Por qué? Porque en tiempos de Lucía Figar eliminó la titulación de Sociología, en la que él destacaba como enseñante. Anuncia que seguirá en una lucha sin cuartel para limpiar la universidad o destruirla. Es militante del PSOE y virtuoso violonchelista. Anunció a sus alumnos en una clase de periodismo la exclusiva que iba a salir contra Cristina Cifuentes. Aunque prefiere que no trascienda su nombre, él mismo ha dicho al rector que es el origen de todas las filtraciones. Mandaba sus mensajes a sus colegas denunciando los 'chanchullos universitarios' con este emoticono:









El garganta profunda de toda la fuga de información es un profesor enfadado, Es militante del PSOE y virtuoso violonchelista, el mismo ya habia logrado con sus denuncias la caída del rector de los plagios, que ejecuta así su venganza contra la Universidad Rey Juan Carlos. ¿Por qué? Porque en tiempos de Lucía Figar eliminó la titulación de Sociología, en la que él destacaba como enseñante. 


Anuncia que seguirá en una lucha sin cuartel para limpiar la universidad o destruirla. Anunció a sus alumnos en una clase de periodismo la exclusiva que iba a salir contra Cristina Cifuentes. Aunque prefiere que no trascienda su nombre, él mismo ha dicho al rector que es el origen de todas las filtraciones. Mandaba sus mensajes a sus colegas denunciando los 'chanchullos universitarios' 



Mediados de marzo. Fuenlabrada, Madrid. En un aula de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos un espigado profesor con gafas está impartiendo una clase de Estructura Social Contemporánea. El hombre, de piel blanquecina y perfecta dicción, imparte una lección magistral sobre el significado del poder. Y no sólo abunda en la teoría. También plantea a sus alumnos de Periodismo un ejercicio práctico: que saquen sus móviles para leer la exclusiva que había dado esa mañana eldiario.es sobre el máster de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que habría obtenido en el centro de forma fraudulenta. «Yo soy la persona que está detrás de todo ello», les dice orgulloso. Toda una exhibición de poder. Los estudiantes le miran incrédulos. Y el maestro, para reivindicarse como el garganta profunda, les adelanta que en pocos minutos podrán ver una nueva noticia sobre el caso. Más poder. Los alumnos aplauden enfervorecidos. Así lo ha relatado él mismo a su entorno.


El profesor, también violonchelista, al que identificaremos sólo con una inicial, P., quería dejar constancia de que él era el director de esa orquesta que empezaba a sonar y que ha puesto en riesgo la carrera política de Cristina Cifuentes. Semanas antes, en un foro online universitario, había escrito a modo de profecía: «Se avecina una hecatombe de proporciones bíblicas». Una tormenta perfecta.

Bien lo sabía el docente. Ya tenía toda la información a su recaudo y sólo era cuestión de ordenar los pantallazos. De administrar los tiempos. De elegir el momento perfecto para cobrarse a su presa. Iniciaba su segunda gran cacería. En la primera se llevó por delante a un rector que terminaría siendo conocido como el rector plagiador.

Anticipó P. en un foro 'online' de universitarios el escándalo por el máster de Cifuentes

¿Por qué desvelaba P. su juego de poder a los alumnos y otros compañeros de Universidad? El profesor anticipó que una vez que estallase el escándalo no tardarían en salir personas colgándose la medalla para medrar en la Rey Juan Carlos o ganar para su partido la Comunidad de Madrid. Un botín inesperado a un año de las autonómicas. De ahí sus esfuerzos sin disimulo por reivindicar su obra. Incluso, según cuenta él, lo hizo ante el rector de la Universidad, Javier Ramos, quien le habría pedido negociar. Después dio la cara ante otros profesores, a los que comenzó a mandarles los links de las informaciones que desacreditaban el máster en Derecho Autonómico de Cifuentes junto a un emoticono de gafas y dientes prominentes. «Es lo que uso siempre para identificarme como el autor de la maldad. En la universidad ya todos saben que he sido yo», ha explicado estos días.

P. quería dejar claro que él había sido quien manejaba el timing y el que había decidido cómo se iba a desarrollar la operación Cifuentes en sintonía con su medio de confianza. Limpiar la universidad era ya su obsesión. Había empapelado su casa con un árbol de decisión: un esquema donde definía cada uno de sus pasos, los distintos escenarios, los posibles movimientos de sus rivales y sus contraataques. Su hoja de ruta para derribar a Cifuentes. «Ni el CNI, ni Atresmedia, ni Paco Marhuenda [también profesor de la URJC], ni Soraya Sáenz de Santamaría, ni Ignacio González han tenido nada que ver. No ha habido fuego amigo. No está Podemos ni el PSOE detrás. No es una operación política. He sido sólo yo. Cuando he dejado todo resuelto, se han sumado otros», ha dicho este militante del PSOE. Pero lo curioso es que su objetivo inicial no era Cifuentes. Y dice que tampoco será el último, pues en esta historia de venganzas, traiciones, mentiras y juegos de tronos universitarios le quedan aún muchas figuras por derribar.

En este relato también hay una fecha oficial. El 24 de julio de 2014. Ese día, la orden 2385/2014 del Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid recoge un cambio interno en la Universidad Rey Juan Carlos firmado por la entonces consejera de Educación, la popular Lucía Figar: la «extinción del grado en Sociología». La noticia no tiene eco mediático. Pero aquel BOCM sería el origen de los males de Cifuentes.

En aquel Boletín Oficial está la razón de ser de la vendetta de P., un profesor de Sociología que entonces se vio apartado de su materia. Según él, por la decisión de la Universidad de falsear los datos de alumnos matriculados para demostrar que el grado apenas tenía demanda. Y todo con el beneplácito de Lucía Figar, a quien P. llegaría a denunciar por prevaricación. Lo cierto es que se quedó sin poder dar su titulación y sus alumnos de Sociología, sin carrera. Él creyó, y aún cree, que la extinción del grado de Sociología fue el castigo de la dirección de la URJC por haber apoyado al candidato perdedor al rectorado. Se refiere al profesor de Estadística, David Ríos, aspirante a dirigir la Universidad que fue derrotado por Fernando Suárez.

Suárez había sido nombrado rector en funciones por Pedro González-Trevijano cuando éste accedió al Tribunal Constitucional. Era junio de 2013 y el primer escándalo no tardó en llegar. Justo tres días después de que Suárez convocase elecciones para ser la máxima autoridad de la URJC. Él pensaba que iba a ser un camino de rosas, pero trasciende que había sido imputado por amenazar cuando era vicerrector con «enterrar» al jefe del Departamento de Estadística si apoyaba a David Ríos, que se había presentado contra González-Trevijano. La conversación fue grabada por el profesor y se incorporaría a la querella. Aquella filtración a los medios no impediría que el rector noquease a Ríos. Según varios profesores veteranos de la Rey Juan Carlos, Suárez había tejido tal red clientelar que era invencible. Colocando en el campus a los familiares y amigos de profesores de la Universidad cuyos votos valían más en las elecciones.

En el fragor de aquella batalla sitúa el garganta profunda del caso Cifuentes la decisión de acabar con Sociología por venganza. Dice el profesor que se trató de laminar tanto a Ríos como al profesor de Estadística (redujeron el profesorado de su departamento) y a él mismo (le situaban detrás de las filtraciones a la prensa). «Suárez sabe que cuando me cerró el grado de Sociología por haber apoyado a Ríos él cavó su tumba», ha asegurado P. a su entorno sobre aquellos tiempos.




Detrás de aquella cacería, según su versión, también estaba González-Trevijano, ahora magistrado del Constitucional. El profesor ha dicho de él a su círculo que «sigue controlando esta Universidad corrupta como don Vito Corleone» y que desde que fue rector la utilizó para dar facilidades académicas a personas vinculadas al PP o colocar a sus familiares. Usó, según él, la URJC para medrar en los círculos populares porque quería ser ministro o miembro del Constitucional, como consiguió en 2013. Y ahora, el sociólogo ha explicado a su gente que está seguro de que Trevijano fue quien ayudó a a Cifuentes a obtener su máster de forma irregular en el que se matriculó en 2011 cuando él mandaba. «Es su padrino», ha dicho.

Una vez desaparecido el grado de Sociología, P. empezó su cruzada por destapar la «fosa séptica» de la Rey Juan Carlos. Cayese quien cayese. Por ello, pidió a funcionarios de confianza que luchasen por encontrar irregularidades.

Su sed de venganza era tan palpable que llegó a oídos de una facción del Opus Dei que quería destronar a Suárez, también vinculado a esta corriente religiosa. Suárez se había granjeado enemigos cuando fue nombrado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, director del Anuario de Historia del Derecho sin ser, como regía la tradición, el catedrático más antiguo en el escalafón. También querían acabar con él porque había formado parte del tribunal que negó una plaza en la Complutense a un catedrático de Historia del Derecho con influencia dentro de esa facción. Fue este grupo de poder, según ha dicho P., quien puso al profesor sobre la pista de que Suárez había plagiado varios trabajos académicos. Y éste comenzó a verter señales en un blog del que era administrador. Empieza a dar pistas sobre los escritos que ha podido copiar y anima a otros profesores a colaborar en el striptease de su copy and paste. Se crea el comando Zorro, un grupo de personas que empieza a comparar texto por texto. Y a P. comienzan a llegarle sobres. Con trabajos de Suárez plagiados. El tema comienza a circular por la URJC y aflora en la prensa una semana después de que el rector Suárez hubiese aprobado un sistema antiplagios.

Se abre la veda y P. implica a más medios para que el asunto tenga repercusión nacional. Es cuando aparece una oleada de fusilamientos que demuestran que Suárez había plagiado en 10 de sus publicaciones y que, como desveló Crónica [«El plagio definitivo del rector copión», 24/12/2016], había contado con «un grupo de negros» que le había hecho el trabajo más sucio de reproducir literalmente párrafos de otros autores. Suárez se enroca en su cargo. Sabe que ha tejido tal red clientelar que nadie le va a echar de su cargo y que incluso convocando elecciones podría ganar, dado el mayor valor que tienen las votaciones de los profesores a los que ha brindado privilegios. Sin embargo, P. manda un mediador al consejero de Educación, Rafael Van Grieken, que había sido vicerrector. Eran ya tiempos de Cristina Cifuentes al frente de la Comunidad. Le dice que tenía «24 horas» para deshacerse de Suárez. «Si lo haces puedes poner al rector que quieras porque lo primero es salvar la imagen de la Universidad». Y Van Grieken acepta con el apoyo de Cifuentes, según fuentes universitarias. La Comunidad empuja a Suárez a convocar elecciones y a renunciar a su reelección. A cambio, pactan que su sucesor sea un afín. Suárez elige a Javier Ramos, uno de sus lugartenientes. Ahora son íntimos enemigos.

El 'caso Cifuentes'

Ese relevo pactado en el rectorado de la Rey Juan Carlos está en el origen del escándalo por el máster. El profesor P. siempre creyó que en la decisión de apostar «por la línea continuista» y no por un rector «de consenso y limpio» de cualquier mácula de corrupción» tuvo mucho que ver Cifuentes. «De ahí que el rector Javier Ramos le haya querido echar un cable a Cristina al principio», ha dicho P. Al ver el triunfo del rector Ramos, el profesor de Sociología dio orden a sus colaboradores de que entrasen en los sistemas y rastreasen todos los expedientes de los políticos que se habían sacado el título en la URJC.

Y a principios de este año le llamó uno de ellos anunciando caza mayor. La inmaculada presidenta de la Comunidad. Le informó de que se había sacado el máster en Derecho Autonómico de forma fraudulenta. «Si es verdad me cargo la Comunidad», le dijo el profesor que, meticuloso como nadie, le exigió pruebas documentales. Y a los pocos días le apareció con un pantallazo con datos de la intranet del centro que avalaba su hipótesis. Pero quería más. Necesitaba más pruebas, consciente de que si iba a disparar contra un elefante necesitaría munición de mayor calibre, y con la sospecha de que el engranaje de la URJC iba a defender a Cifuentes. Y le trajeron tres pantallazos más. Definitivos para tumbarla a su juicio.

Era cuestión de elaborar un planning sobre cómo y cuándo sacar la información. Decidió lanzarla cuando vio cómo Cifuentes se retrataba ante la comisión de investigación de la financiación irregular del PP como una política honesta. Le enervó tanto que no pudo aguantar más. El primer tiro contra Cifuentes fue difundir ese pantallazo que demostraba que le cambiaron dos notas de «No presentado» a «Notable» tres años después de matricularse en 2011 y sin mediar nueva matrícula. Lo hizo una funcionaria que no trabajaba en el servicio de posgrado ni en el mismo campus donde se impartía. Cuando la información fue publicada, P. reivindicó su autoría ante el rector, quien, según el relato del profesor, le ofreció negociar. No aceptó. «No tengo ninguna novia ni ningún hijo tonto a quien colocar», dijo.

"Ya no tengo más material contra Cristina... Ahora toca a los partidos hacer su trabajo"

También avisó de que todo iba en serio a su amigo Enrique Álvarez Conde, el director del máster que se ofreció a dar la cara por Cifuentes. Pero éste no le creyó y aceptó comparecer en una rueda de prensa pactada con la parte afectada defendiendo la honorabilidad de Cifuentes. Los responsables de la Universidad lo achacaron a una «mala transcripción en la introducción de las notas». A un error informático. Y ni rastro de su trabajo fin de máster.

Tras la rueda de prensa, P. telefoneó a Álvarez Conde avisándole de que al día siguiente tenía munición que les dejaría en ridículo. «Me ha dicho el rector que tú no puedes tener nada que contradiga nuestra versión», le dijo el director del máster. «Si quieres te mando los documentos originales antes de publicarlos», le desafió el profesor. Desconocía que su amigo tenía varios pantallazos que demostraban que Cifuentes cuatro meses después de «aprobarlo todo» en noviembre de 2012, según su versión, pagó 6,11 euros para poder presentar y defender el Trabajo Fin de Máster (TFM) que teóricamente ya tenía aprobado con un notable. Álvarez Conde entró en pánico. «¡Joder, he hecho el gilipollas!», le dijo a P.

Y después ya empezó a tocar el resto de integrantes de la orquesta. El Titanic cifuentino hacía agua. Y se abrían nuevos frentes: los partidos exigían responsabilidades, compañeros de máster de Cifuentes aireaban que nunca habían visto en clase a la entonces delegada del Gobierno en Madrid... También aparecieron una serie de informaciones que permitían sospechar por qué la Universidad estaba protegiendo a Cifuentes. «El profesor del máster falsificado de Cifuentes fue colocado por el PP»; «El director del máster de Cifuentes fue alto cargo de Rajoy» y «La universidad que regaló un máster a Cifuentes contrató como profesora a su hermana de manera ilegal» fueron algunos de los titulares publicados.

Al profesor se le acercaron emisarios del PP, de Podemos y del PSOE, por orden de Pedro Sánchez. Unos para informarse, otros para sacar rédito político. A los socialistas les transmitió que él podía tener carné (se afilió con la llegada de Sánchez a Ferraz en 2014, al cual ha defendido en las últimas primarias socialistas frente a Susana Díaz), pero que también había corruptos socialistas en el campus. Por eso, ha asegurado que tiene preparada su carta de baja, aunque el PSOE le ha pedido que aguante. También les dijo que era partidario de una moción de censura pero manteniendo a un político popular. Y les reprochó que él había hecho «más en 72 horas por limpiar la URJC que ellos en 20 años».

A pesar de las evidencias, Cifuentes se aferró al sillón. En la mañana de su comparecencia, El Confidencial se sumó a la causa explicando que el documento que utilizó la presidenta para tratar de demostrar que completó su máster fue fabricado unas horas después de que estallara el escándalo y que dos de las firmas de las tres profesoras que figuran en la supuesta acta del tribunal del TFM fueron falsificadas. «Alguna de las firmantes del acta falsa acabará cantando por consejo de su abogado para evitar el delito de falsedad documental», pronosticó P.

Su profecía se cumplió un día después de que Cifuentes insistiese en su honorabilidad en la Asamblea de Madrid. Una de las profesoras dijo que no había firmado esa acta. Era el aparente fin de Cifuentes. Pero la presidenta decidió resistir. «He demostrado que con tres pantallazos se puede hundir una Comunidad. Ya he conseguido acreditar que todo es un chanchullo y que debe dimitir. Ya no tengo más material contra Cristina...Ahora toca a los partidos hacer su trabajo. Yo ya lo he dejado todo acreditado, todo resuelto», dijo P. el pasado miércoles. El PSOE ya ha activado la maquinaria.

"Se avecina una hecatombe de dimensiones bíblicas"

Mientras tanto, P. amenaza con seguir levantando alfombras en la URJC donde, según su entorno, existe un sistema para falsificar TFM. «El registro de entrada está en la red; ellos quitan internet, cambian la fecha del ordenador, reactivan internet y ponen la fecha que necesitan en el documento», aseguran desde la URJC. El sociólogo también quiere destapar a otros políticos. Cambiar al rector y si no, que cierren la URJC. «Fraccionarla por campus y adscribirlos a otras universidades, pero eso dependería de la Comunidad». También quiere desmontar toda la red clientelar ideada por Trevijano, acabar con los profesores corruptos(«en esta historia, los que han ayudado a Cifuentes desde dentro de la Universidad son más corruptos que ella») y sobrevivir a la caza de brujas que les espera a él y a sus colaboradores. Una orquesta que promete no dejar de sonar.

El viernes, el profesor P. lanzaba a sus conocidos un último mensaje: "Mi trabajo en este asunto ya ha terminado. Jaque mate. En poco tiempo..."

Que cada uno saque sus conclusiones.

33 comentarios:

  1. Joseto JJ

    La verdad habría que eliminar algunas carreras que solo sirven para generar paro y más profesores que generan más paro

    ResponderEliminar
  2. Maria Jesusa Couselo Nuñez ,

    a mí solo me importa que le regalaron un Máster a está tía, y la muy simverguenza acepto encantada mintiendo , Hundieron a muchas personas que si lo ganaron con sudor y devaluando a la Universidad y a los otros profesores que si cumplen con su deber.

    ResponderEliminar
  3. Maria Elena Tamayo Bermejo

    Pues puede pasar dos cosas..que se le haya dado la vuelta a la tortilla buscando quién y cómo y porqué..
    O efectivamente que la política es un asco

    ResponderEliminar
  4. Emilia Espada Donate

    Son capaces de matar por llegar al sillón!!!! Tienen tanta ansia de poder, que no saben qué hacer en contra del PP. El chasco que se van a llevar, porque todos vemos sus comportamientos!!!!

    ResponderEliminar
  5. Lud Larrauri

    Que verguenza...
    Falsificación de documentos públicos...y más, el resto humo barato para dependientes de la derecha.

    ResponderEliminar
  6. José Redondo

    Ya me extrañaba a mi que no hubiera un culpable de otro partido!!!

    ResponderEliminar
  7. Maripi Meca

    Tampoco es de extrañar .La política es malvada

    ResponderEliminar
  8. Emilia Espada Donate

    https://okdiario.com/.../coordinadora-redes-pedro-sanchez...
    La coordinadora de redes de Pedro Sánchez creó un perfil falso en

    ResponderEliminar
  9. Emilia Espada Donate

    https://www.elplural.com/.../maroto-pedro-sanchez-master...
    Maroto acusa a Pedro Sánchez de también presumir de máster falso

    ResponderEliminar
  10. Pedro Pica Pica

    Tenía que ser del pesoe no falla siempre igual rastreros y falsos y antisistema no aceptan la democracia

    ResponderEliminar
  11. Alicia Uría Vilor

    Nunca la acectarón

    ResponderEliminar
  12. Jose Luis Gonzalez Moya

    Este hp., parece que es un "sociata" con "problemas" no resueltos. A ver si le dan "matarile", y lo dejan calmado. !!!...

    ResponderEliminar
  13. Olaya Garcia

    ÉSE UN VENDIDO ,CUÁNTO LE HABRÁN PAGADO

    ResponderEliminar

  14. Oscar Honorio Barbero Cruz

    Aliente hijo de puta mamon asqueroso

    ResponderEliminar
  15. Paloma Culebras Arias

    Del corrupsoe tenía que ser !!!

    ResponderEliminar
  16. Carmen Marin Sanchis

    Es necesario,aclarar esto también

    ResponderEliminar
  17. Laura Vaquero Loureiro

    Puede que este interesada en ese puesto.

    ResponderEliminar
  18. Corade CorSan

    Cuán bajo hay que caer en el nombre del partido!!

    ResponderEliminar
  19. Jose De Mario Saez Campayo

    Que tiene que ver Sánchez con Cifuentes?

    ResponderEliminar
  20. Roberto Lozano Hernaiz

    Sencillamente "aprobó" 5 asignaturas que ya se habian dado y examinado antes de matricularse.

    ResponderEliminar
  21. Maria Jesusa Couselo Nuñez

    Eso no lo cree ni ella, lo del máster es verdad y es lo que interesa , el que lo descubrió no es el culpable , se les acabaron las mamandurrias

    ResponderEliminar
  22. Maria Jesusa Couselo Nuñez

    El pp es la basura de la política española y debe desaparecer , creó que tiene gentes honradas y que valen la pena , pero dónde están? , ellos debían cortar toda está simverguenceria , los españoles no somos los analfabetos de hace 50 años , nuestros hijos son los ingenieros, medicos , abogados , y ya espabilamos , hay que hechar a eses personajes, lo único que hacen es manchar las instituciones, somos la risa del mundo y un país peor que Gana

    ResponderEliminar
  23. Jose De Mario Saez Campayo

    Y lo digo por experiencia,,,, yo sé lo que han trabajado muchos jóvenes y sus padres para tener un máster,,,,,,,,

    ResponderEliminar
  24. Pablo Garcia Cano

    Otra que seguramente cuando ha venido a España ha sido ha ejercer de zorra.

    ResponderEliminar
  25. Natina Molineta

    Aún para la señora Cifuentes!!!!

    ResponderEliminar
  26. Emilia Espada Donate

    https://www.elespanol.com/.../20171211/268724101_0.html
    Chaves y Griñán, en el banquillo: juicio a una década de derroche

    ResponderEliminar
  27. Francisco Toro Mairena

    Carilla de mosca muerta.

    ResponderEliminar
  28. Marisa Gonzalez Gonzalez

    Estos sociatas siempre jugando sucio.... Como les fue bien el 11 m siguen con la misma

    ResponderEliminar
  29. Mari Conchi Perez Parreño

    no me extraña que sea una revancha.

    ResponderEliminar
  30. Mari Conchi Perez Parreño

    que hay,o,quien hay detras de todo ésto?

    ResponderEliminar
  31. Ana Maria

    Ya esta tardando en dimitir, que tendrán los cargos.

    ResponderEliminar
  32. Juan Cerrato Trenado

    Rojo tenia que ser .Cuanto odio hacia el contrario sabiendo que los tiene por cientos en sus filas .Pero esos son intocables.

    ResponderEliminar