martes, 29 de mayo de 2012

Pellizcos de monja



Ahora el PSOE ha dado instrucciones a los ediles de su partido para que presenten mociones en los ayuntamientos donde para que los locales pertenecientes a la iglesia no sean excluidos del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles  (IBI). Desconocía la existencia tal privilegio que es similar a los sindicatos, partidos políticos y otras organizaciones.  Se trata de que la Iglesia católica pague el IBI por los inmuebles que no están destinados al culto. Resulta que en el PSOE se han denunciado abusos sin cuento. Pérez Rubalcaba se ha referido a parkings explotados por los curas y al lado mismo de una catedral. Otros de su partido han hablado de garajes camuflados en las ciudades. Igual resulta que la Conferencia Episcopal es el gran potentado español de aparcamientos de pago y nosotros sin enterarnos.

Siempre se ha dicho que la izquierda está en contra de los privilegios. En realidad, es la izquierda la que dice tal cosa de sí misma, pero funciona como una verdad universalmente aceptada. Tan es así que con esa declaración basta, y no hace falta demostrarla con hechos. Buenos son los hechos. Como para fiarse. En esa larga lucha declarativa contra los privilegios hay que enmarcar, y nunca mejor dicho, la última –¿o es la primera?– iniciativa socialista por mejorar el estado de la Hacienda Pública.

Al parecer con esta medida el PSOE pretende resolver la crisis de recaudación de nuestro erario público. Calculan por ahí que se recaudarían cantidades astronómicas por esos lucrativos garajes, sin olvidar lo que apoquinarían las monjas dedicadas al boyante comercio de dulces y pastas. Lástima que el socialismo no sufriera antes este ataque de rigor tributario.

Con ese caudal de IBI eclesiástico, puede que hubiera saneado las cuentas de los famélicos Ayuntamientos, quizá no habría sido necesario el Plan E, tal vez nos hubiera ahorrado la subida del IVA. Pero la fantasía que ha montado sobre esa prerrogativa no obedece a una súbita conversión a la virtud fiscal. De entre todas las entidades que la disfrutan, sólo ha señalado a una, vaya por Dios. Y como sólo le ha pedido "esfuerzos" a la Iglesia Católica, el partido socialista naturalmente da a entender que esa iglesia no hace ninguno. Puesto en caricatura, que es su lengua propia: mientras el pueblo se aprieta el cinturón y no llega a fin de mes, obispos, curas y monjas engrosan su patrimonio y viven como rajás sin pagar un céntimo de impuestos.

Ahora que ya se puesto al descubierto que ni sindicatos ni partidos políticos cumplen con este impuesto en las respectivas ciudades, los responsables locales se han puesto a mirar los cajones por si descubrieran los dichosos recibos del IBI sin pagar. En el ambiente de caza al privilegiado que ha traído la crisis, el PSOE ha apuntado de nuevo al blanco equivocado para que los de su ganadería ganen tiempo para escaparse y aprovechar para lanzar un nuevo episodio de su cruzada contra la confesión mayoritaria. Cuidado, que las guerras políticas contra la religión las carga el diablo. 

7 comentarios:

  1. Juana Garcia Martinez

    pero ¿porque a la iglesia ?no dicen nada de las mezquitas seguro que los rojos se han hecho musulmanes

    ResponderEliminar
  2. ¿¿Y cómo no se dieron cuenta cuando desgobernaban Zp y Rubalcaba?
    Tal vez con esa medida ni a la crisis hubiéramos llegado, jajaja...

    ResponderEliminar
  3. Maria Isabel Velasco Nuñez

    GENTUCERIO es lo que hay por todas partes

    ResponderEliminar
  4. balticsea

    Es increíble que se mantengan estos privlegios a creencias. Por otra parte su esencia es la recaudación, porque todo lo hacen con ese sentido. Decir que es igual una iglesia a una escuela,para los impuestos es una aberración. Si todos viviésemos de las creencias la gente estaría muriendo en la calle. Sin embargo los creyentes y los curas usan los productos del conocimiento humano, eso real incuestionable. En ese sentido, el mundo vive en el medioevo aún, con estas instituciones privilegiadas.

    ResponderEliminar
  5. Cruelo

    Yo estoy totalmente de acuerdo con que se hagan las cuentas y que cada uno pague lo que le corresponda... Que la Iglesia pague el IBI y que el Estado pague a la Iglesia todos aquellos servicios que presta la Iglesia que debería ser prestado por el Estado, como la ayuda social a grandes núcleos de población que vive en la miseria, desempeño de servicios asistenciales y educativos, etc., etc., etc. De esa forma, el saldo sería muy positivo, más, aún, que en la situación actual, en donde no paga el IBI... Déjense ya de demagogia, POR FAVOR. ¿Por qué tenemos que subvencionar con fondos públicos a Sindicatos y otras ONG's de más que dudosa función social? ¡¡QUÉ ASSSSCOOOO!!

    ResponderEliminar
  6. Ringo

    ¿Los sindicatos y partidos políticos pagan el IBI de sus sedes?, ¿Lo pagan Cruz Roja y otras ONG's? ¿Pagan los bancos las plusvalías de los pisos que desahucian y que retienen en sus balances? ¿Pagan los concesionarios y compraventas de coches por los vehículos en stock de 2ª mano el impuesto municipal de vehículos?, ¿Pagan los políticos sus gastos de ir al trabajo, comer etc., como cualquier ciudadano, o aprovecha el vehículo oficial y la tarjeta VISA?. Luego eso sí, existen gentes contrarias a la Iglesia católica que pretenden visitar edificios, museos y propiedades eclesiásticas de "gañote", sin pensando en que es propiedad del Estado, pero cuando van al extranjero pagan por entrar hasta en los urinarios.

    ResponderEliminar
  7. Condemor

    Lo que tienen que hacer los políticos, sindicalistas, actores, etc es pedir una casilla en el IRPF...luego irian a Cáritas a comer

    ResponderEliminar