jueves, 10 de mayo de 2012

Las embajadas de las cajas



El despilfarro de las representaciones u oficinas en el extranjero no sólo hay que buscarlas en las autonomías. También algunas entidades bancarias, cajas de ahorro para ser más rigurosos, han gozado de ese despilfarro nada acorde con la crisis que estamos sufriendo en España. Así lo cuenta a través de Facebook uno de los clientes de las cajas de ahorros.

Por razones comerciales tuve la ocasión de visitar un faraónico y lujoso edificio en Miami, USA, concretamente en el 701 de Brickell Avenue, donde algunas entidades bancarias tenían alquilado espacio para sus oficinas comerciales. Visité, por cortesía, las dos sucursales de las entidades bancarias que tenía yo cuenta en España: CAM y CajaMadrid.

En ambos casos me encontré con unas lujosas oficinas, donde un personal pijo y desinteresado se exhibían sin ninguna función concreta. No hacían prácticamente nada y tampoco atendían, para nada, a los clientes de su entidad en España de paso por Miami. Su misión, según me confesaron, era solo para tratar con algún esporádico gran cliente que quisiera llevarse dinero a paraísos fiscales...

Cuando voy a mi sucursal de CajaMadrid en mi pueblo y veo las terribles colas, cómo los empleados no paran de atender y hacer maravillas, cada vez veo la indignidad de los que me atendieron en Miami... No es de recibo mantener estructuras de esas cajas en otros países mientras en el nuestro los empleados no dan abasto. Es un despilfarro difícil de justificar.

Por cierto, para resolver mi problema tuve que acudir a la sucursal de un banco, en este caso Sabadell, en cuyas oficinas los empleados si que atendían a los españoles que necesitábamos recurrir a sus servicios. Pero claro, el Sabadell no es una caja donde mandan los políticos, claro. Imagino que sus empleados rinden a un director profesional, no al político de turno que ha colocado a sus amiguetes en destinos tan suntuosos.

No es de extrañar la difícil situación a la que han llegado estas entidades con estas oficinas que no tienen otra misión que premiar a amigos o familiares que no cabian en sus consejos de administración sin ninguna otra función de tipo la de competir con las demás “representaciones” en lujo de sus instalaciones en una ciudad como Miami coincidiendo con las 13 embajadas u oficinas comerciales de las autonomías regionales de nuestro rico país que ya denunciamos en el otro artículo anterior en este blog, “Miami, ciudad ideal para embajadas y... “embajadores”  que tienen su trasero puesto en esta ciudad, solo es un ejemplo de lo que ocurre por estos mundos de Dios donde hay centenares de garrapatas de lujo se están “labrando sus retiros anticipados” con el dinero de los contribuyentes españoles. 

7 comentarios:

  1. Manuel Garcia

    Estos han despilfarrado sin control, han metido a sus amiguetes y ahora hay que rescatarlos con dinero que pagamos todos, es una vergüenza.

    ResponderEliminar
  2. Pilar Zamora Ruiz

    Las Cajas gobernadas por políticos van siempre a la bancarrota.

    ResponderEliminar
  3. Raimundo Gomez Revilla

    SALVAR BANCOS
    He oído estos días que está muy bien la actuación del gobierno nacionalizando parcialmente Bankia y la justificación es que la sociedad necesita financiación para poder desarrollar la economía de producción y servicios. Cierto, sin embargo a la gente en general esto le duele y ¿porqué le duele?. Duele porque en el trasfondo está el trato de privilegio a los que lo han hecho mal.

    La Banca española no es lo que nos dijo ZP, está endeudada y descapitalizada, con un montón de basura en inversiones bursátiles y un montón de basura en bienes inmuebles. Es decir: lo ha hecho mal. Sus profesionales han gestionado mal sus negocios y lo peor, han arrastrado con sus consejos y con su avaricia a millones de personas. Es cómo si en un hospital se especializasen en cortar la pierna buena o en una ingeniería se les cayesen los puentes. Pero ambos, negocios muy útiles a la sociedad, tanto como los bancos.

    El problema es que si ese hospital o esa ingeniería que ha demostrado su insolvencia profesional, recibe ayuda, inyecciones del Estado y no se depuran responsabilidades. Si sus gestores y técnicos, no solo se van de rositas, si no que se van con el riñón bien forrado y algunos con medallas de Isabel la Católica, lo que se crea es una situación de injusticia por desigualdad ante la ley e irresponsabilidad social. Pero además se enquista la situación de insolvencia profesional al no haber exigencia de responsabilidades, creándose en el caso de los bancos un sumidero de dinero que va de los que lo producen a los que o bien lo malversan o a los que los malgastan.

    Esto empobrece la sociedad, pero no solo en el momento, si no a medio y largo plazo, porque aunque a corto, quizás fluya el crédito, el quiste de premios a la mala gestión y el no mover de sus lugares de privilegio a los malos gestores, creará tarde o temprano una nueva situación no deseada.

    Las cajas de ahorros, politizadas y dirigidas por personas no solventes como sindicalistas sin formación y políticos de medio pelo son las que han empezado. Las hemos salvado los que hacemos carreteras, plantamos patatas y curamos enfermos. Pero ¿ha habido depuración y exigencia de responsabilidades?. No, al contrario, ha habido jubilaciones de oro, repartos en las cúpulas y a otra cosa mariposa.

    Por eso. por eso estoy en contra de que no se deje caer un banco, porque tanto si cae como si no, nosotros, los creadores de riqueza vamos a sufrir y en esto meto a los ahorradores, en el saco de creadores de riqueza.
    Pero es mejor sufrir una sola vez, que permitir que la situación, el modelo se enquiste convirtiéndonos en rehenes de unos ciertos grupos anclados en el poder.

    ResponderEliminar
  4. Manuel Ibarra

    ¿Solo las Cajas? Y las industrias, y las oenegés, y... hasta los paises enteros.

    ResponderEliminar
  5. Milagros Jiménez

    En Andalucía, el Sr. Chaves y su familia, incluida la socialista, saben mucho de Cajas. Ya se han comido dos: Caja San Fernando y CajaSur. Dicen las malas lenguas que el capital de esta última se encuentra en las instalaciones del Complejo Antequera Golf, a nombre de una sociedad con un socio mayoritario, que sirve de testaferro a altos cargos de la Junta. Está resistiendo Unicaja, nido de socialistas sin cargo.

    ResponderEliminar
  6. Antonio Castro. Sevilla

    La trastienda del caso Invercaria pone de relieve la existencia de una nueva generación de yuppies que se mueven entre la orilla política y la empresarial. Los nuevos personajes del ‘régimen’ andaluz que se descompone son los vástagos o familiares directos de los líderes del socialismo decadente, desde el hijo de Manuel Chaves al sobrino de Felipe González, pasando por su cuñada y hasta, de rebote, el novio de Bibiana Aído y otros muchos que se mueven a la sombra de un poder que tiene en Invercaria uno de sus paradigmas.
    La primera conexión de Invercaria con la familia socialista llega de la mano de Iván Chaves, hijo del ex presidente Manuel Chaves. En su carrera como ‘hombre de negocios’, Iván trabajó para Bogaris bajo la dirección de Laura Gómiz, como ha publicado El Confidencial, cuando ésta era directora general de una división agrícola especializada en el sector oleícola, para la que el hijo de Chaves realizó trabajos de mediación y captación de inversores.
    Un mes después de terminar la ‘colaboración’ de Iván Chaves con Bogaris, Laura Gómiz dejó esta empresa y fue fichada por Manuel Chaves para la Junta como directora de Invercaria. Allí se topó con otro vástago de las familias socialistas: el presidente y consejero delegado de esta sociedad era Juan María González Mejías, sobrino carnal de Felipe González, que le dejaría en 2010 la silla de la presidencia de Invercaria a Gómiz para saltar a otro cargo en la Junta.
    Previamente, el sobrino de Felipe González había sido gerente de la empresa pública de limpieza en Sevilla, Lipasam, donde entró a ‘dedo’, gracias al buen hacer del entonces alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, que lo mantuvo hasta que el hijo de Juan Manuel González Márquez, hermano de Felipe, encontró acomodo en Invercaria, sustituyendo en ella como consejero delegado y presidente a Tomás Pérez-Sauquillo, responsable de la empresa en el ejercicio al que se refiere la auditoría de la Cámara de Cuentas objeto del escándalo de las grabaciones.
    Proteger al sobrino o darle algo más cómodo
    Sobre la salida de Juan María González Mejías de Invercaria hay diversas versiones. En algunos círculos se asegura que al sobrino de Felipe González lo quisieron proteger quitándolo de un lugar que iba a ser foco de escándalo (duró poco más de dos meses en el cargo), mientras que en otros se afirma que el puesto que más tarde le asignaron en la Junta era “más cómodo”, mientras que en Invercaria se necesitaba una persona con “más garra”, como finalmente ha resultado ser Laura Gámiz, de cuyo “temperamento” queda constancia en las grabaciones de su subordinado despedido, Cristóbal Cantos.
    La entrada de Juan María González en la Junta viene a demostrar lo abigarrado de una administración autonómica cuya estructura es similar a la copa de un pino piñonero. El sobrino de Felipe salió de Invercaria en julio de 2010 y pasó a ser secretario general de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, dependiente de la Consejería de Economía, que dirige Antonio Ávila, la misma bajo cuyo organigrama está Idea, e Invercaria como dependiente de la anterior.

    ResponderEliminar
  7. Antonio Castro. Sevilla

    Sin embargo, la sociedad a la que se incorpora Juan María González debió de haber sido poco eficaz porque sólo once meses después se cierra y parte de sus competencias pasan a la Secretaría General de Innovación. Con las competencias, el sobrino de Felipe cambia de despacho para convertirse en secretario general de Innovación, sustituyendo a Juan Martínez Barea, un prestigioso profesional procedente de la Cátedra Sánchez-Ramade, que abandonó por decisión propia el despacho antes de que llegara el sobrino de Felipe.
    Como el régimen a veces suele escribir derecho con renglones torcidos, este cambio en el organigrama de la Junta permitió reducir departamentos y, de rebote, situó en el mapa a Julián Martínez, novio de la ex ministra Bibiana Aído, que estaba colocado en la Delegación del Gobierno de la Junta en Madrid. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, decidió suprimir el Centro de Negocios de la Junta en Madrid y el Instituto de Innovación para el Bienestar Ciudadano, y pasar sus competencias a la Delegación del Gobierno en la capital de España, es decir, más trabajo para el novio de Aído gracias a la recolocación del sobrino de Felipe.
    ¿Qué hubiera pasado si la madre audita al hijo en Invercaria?
    Pero el hilo que une al clan familiar sigue hasta el punto de llegar a una funcionaria del cuerpo de Técnicos de Auditoría de la Cámara de Cuentas, que se llama Carmen Mejías Severo. ¿Qué habría pasado si esta funcionaria hubiera tenido que auditar las cuentas de Invercaria en el ejercicio de 2010? Pues que tendría que haberle puesto nota a su propio hijo. En efecto, Carmen Mejías es madre de Juan María González Mejias, y esposa de Juan María González Márquez, hermano de Felipe.
    Afortunadamente para la familia, Carmen Mejías prefirió tomar otro camino y Gaspar Zarrías, mano derecha de Chaves, el padre de Iván, la colocó en la Consejería de Presidencia, que él dirigía, como secretaria general técnica… Todo queda en casa, aunque en este caso sea la casa común y no el domicilio familiar.
    Toda la familia en la misma sociedad y la madre en Presidencia
    La mayor conexión familiar de este clan, sin embargo, se encuentra en el sector de la publicidad, por extraño que parezca, y consta en las actas de sesiones del Parlamento andaluz. El diputado popular José Luis Sanz, secretario general de su partido en Sevilla, irrumpió en la Cámara autonómica en la última legislatura en la que Zarrías ocupó la Consejería de Presidencia de Chaves para ponerle sobre el atril una curiosa coincidencia.
    José Luis Sanz aseguró, y así consta en las actas, que la Junta asignó un concurso por valor de 7.3 millones de euros a la multinacional MacCann Erikson, asociada con la empresa Al Sur, en la que participaba Interlab Media, una sociedad en la que se encontraban Juan María González Márquez y sus dos hijos, uno de ellos, el que después sería presidente de Invercaria. Y lo más curioso es que la esposa y madre de los miembros de esta empresa era Carmen Mejías, secretaria general técnica de la Consejería de Presidencia, que fue la que concedió el concurso.
    ¿Qué hubiera pasado si se hubieran tomado medidas entonces a raíz de este tipo de coincidencia? Pues, posiblemente, que el sobrino de Felipe no habría llegado a la Presidencia de Invercaria… Claro, que esa coyuntura no habría impedido que Laura Gámiz, compañera de Iván Chaves en Bogaris, hubiera sido tan imaginativa como pedía que fueran sus subordinados cuando, presuntamente, les pedía que falsificaran informes para avalar inversiones en empresas que en algunos casos eran de amigos del partido".

    ResponderEliminar