viernes, 18 de mayo de 2012

Ajuste de cuentas



Los ajustes que las autonomías han presentado delante del CPFF (Consejo de politica fiscal y financiera) serán suficientes, en opinión del Gobierno para cumplir con el objetivo de déficit regional para este año: 1,5% del PIB. Los planes extra de las autonomías ascienden a un total de 18.349 millones de euros para 2012. De esta cantidad, por el lado del gasto, el recorte se sitúa en 13.071 millones, mientras que las CCAA prevén ingresar 5.278 millones extra en este ejercicio. Sólo Asturias que tendrá que reajustar 616 millones adicionales ha suspendido el primer examen de Cristóbal Montoro. Con el aviso de que habrá una vigilancia constante y un férreo control de las cuentas autonómicas a lo largo de todo el año. Ahora, estos informes serán remitidos a Bruselas, que previsiblemente dará el visto el bueno.

Poner en orden las cuentas públicas es un deber ineludible, y eso es lo que está haciendo Mariano Rajoy desde que tomó las riendas del Gobierno. La política reformista y de ajuste emprendida va por el buen camino. Las medidas son las necesarias y cuenta con la convicción y el respaldo de un Ejecutivo que tiene la mayoría en el Parlamento. España no está amenazada de una intervención ni necesita presiones de ningún tipo porque se están haciendo las cosas bien. Aunque tiene muchos y muy importantes problemas heredados del Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, ni este Gobierno tiene nada que ver con su antecesor, ni España es Grecia ni cabe en la cabeza de nadie la posibilidad del corralito.

La situación generada en los últimos días por la subida de la prima de riesgo española, que ayer volvió a superar la barrera psicológica de los 500 puntos básicos, es difícil y complicada, ya que está dificultando la financiación y encareciéndola innecesariamente. La factura de la deuda en intereses ya supera los 30.000 millones anuales y de seguir así pueden acabar estrangulando la economía. España tiene deberes que hacer, y los está haciendo. Ahora es la hora de Bruselas y del BCE para, como dijo ayer Rajoy, “garantizar la sostenibilidad de la deuda pública”. Ahora habrá que confiar en que Bruselas haga sus deberes para que la espiral de encarecimiento de la deuda vuelva a su cauce.

Con varias autonomías en el punto de mira del Ministerio de Hacienda por sus incumplimientos reiterados y la pésima evolución de su calidad crediticia, la sesión se saldó con un requerimiento formal al nuevo ejecutivo autonómico asturiano, que habrá de recortar sensiblemente sus presupuestos y presentar un nuevo plan dentro de quince días, y también al gobierno andaluz, de cuyo cumplimiento del objetivo de déficit cabe albergar también serias dudas a pesar de los primeros recortes de gasto introducidos por la coalición de izquierdas actualmente en el poder.

Ahora bien, no hay que perder de vista que se trata simplemente de los documentos elaborados por las propias autonomías en torno a la previsión de gastos e ingresos para este año y que ambas partidas pueden variar sensiblemente en los más de seis meses que quedan hasta el cierre del ejercicio. Este factor de provisionalidad en las cuentas de las autonomías, de cara al cumplimiento del objetivo de déficit situado en el 1,5% del PIB, ha sido tenido muy en cuenta por el ministro Montoro, que ya ha avisado de la intención de su departamento de vigilar estrechamente el desarrollo de estos planes de restructuración financiera presentados por los responsables económicos de los distintos gobiernos regionales.

Actuar de otra manera sería una irresponsabilidad por parte del gobierno, ahora que toda la atención de inversores e instituciones internacionales está centrada en su capacidad de control sobre diecisiete reinos de taifas indisciplinados, cuya disparatada política de gasto a lo largo de todos estos años ha sido la principal culpable del drama que vive el país. 

4 comentarios:

  1. LUARQUES

    Es "curioso" que Asturias, cuna de la Reconquista esté en el punto de mira y sea objeto de animadversión por parte de un Gobierno cuyo Presidente no tiene lo que hay que tener para dar la cara ante los españoles, delegando su responsabilidad en un subalterno que no da la talla.
    Por contra, se muestra tan melifluo y complaciente con los enemigos de España en contraposición con la dureza que aplica a los que puedan hacerle sombra o constituir un obstáculo a su torpe actuación que ha favorecido que Asturias y Andalucia tengan gobiernos "frente populistas".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Paula Fernandez Urbina

    Como siempre,Fantástico......Se​ te entiende todo.Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Dudley

    no me lo creo eso de que ninguna autonomía necesita intervención, mas bien creo q eso esconde la falta de huevos.
    Sobre todo no me creo que Cataluña, Andalucia y Extremadura no necesiten intervención, sobre todo Andalucia.... no cuela.

    ResponderEliminar
  4. breviari

    ...la ùnica autonomìa que puede "intervenir" Montoro, seria la de su propia casa, porque no tiene lo que se debe tener, para intervenir una autonomia, ni tampoco està puesto para ello, èste bobierno es un continuismo del anterior, y no llevara a cabo nada que pueda afectar a la casta politica en general....es decir...que terminaràn de arruinar a España, incluso aunque ellos perezcan tambien, NO LARGARAN POR NINGUN MOTIVO LA TETA DEL PODER....

    ...lastima de españoles..lastima de España...

    ResponderEliminar