jueves, 17 de mayo de 2012

El saqueo de Andalucia (23) - Las bananas de El Salvador



El presidente de la Junta de Andalucía Jose Antonio Griñán anunciaba la concesión de 13 subvenciones extraordinarias a las delegaciones andaluzas de los sindicatos CC.OO. y UGT (siempre los mismo) por un montante global de 2 millones de euros, todas ellas de carácter excepcional y aprobadas por la Agencia Española de Cooperación.

Entre estas ayudas, hay algunas muy llamativas, como los 229.154 euros concedidos a CC.OO. para desarrollar en El Salvador un programa que lleva por título “Incorporación de la equidad a la acción sindical en salud laboral en Centroamérica. El caso de las máquinas y las bananeras”.

Sin embargo, esta no fue la única ni la más cuantiosa. En este ranking de subvenciones está la concedida a UGT por importe de 429.999 euros para la “Mejora de las capacidades organizativas y de incidencia política del movimiento social en Costa Rica”, seguida, con 399.999 euros, por otra, también para UGT, llamada “Información en la Coordinadora de Centrales Sindicales Andinas, Bolivia”.

En total, UGT-Andalucía recibió tres subvenciones por un valor de 971.320 euros y con el objetivo de apoyar los movimientos sindicales en Costa Rica, Bolivia y Marruecos. Comisiones Obreras de Andalucía fue más afortunada en el número de subvenciones concedidas, pues ascienden a un total de diez, aunque el montante global no es mucho mayor que el conseguido por UGT; eso sí, supera el millón: 1.024.666,07 euros. En este caso, los fines de las ayudas concedidas a CC.OO. son más dispares y se podrían resumir en la última subvención: “La cooperación internacional para el desarrollo: un reto sindical”, que se lleva 109.000 euros.

Mientras tanto, Andalucía es una de las comunidades con mayor índice de parados. Según la última EPA, el paro en esta comunidad supera el 33 por ciento de la población. Además, según el informe de Cáritas esta región está también a la cabeza en índice de pobreza, la cual afectaría a un 30 por ciento de los andaluces. En 2011, atendió a 300.000 andaluces, un 19% más que el año anterior y para este año las previsiones son aún peores. Ante esta tesitura se presenta el nuevo gobierno andaluz formado por socialistas y comunistas.

Cáritas Andalucía denuncia en estos momentos que la Junta ha bloqueado las ayudas que tenía comprometidas con la organización caritativa de la Iglesia. Éste era un acuerdo bianual con la Consejería de Igualdad y Bienestar Social por el que el Ejecutivo andaluz daba 3 millones, hasta 1,49 cada año, para mantener el funcionamiento de centros de acogida de personas sin hogar así como los destinados a la reinserción de presos a su salida de la cárcel.

El responsable de Cáritas Andalucía, Anselmo Ruiz, asegura que "la disminución de ayuda nos obligará a dejar de atender a personas en los pueblos y barrios de las capitales si no conseguimos el dinero de otro lado". Y es en estos momentos, esta institución está al límite y no da de sí ante la avalancha de peticiones de ayuda. Todo a ello a pesar del aumento de donaciones de particulares.

Cáritas mantiene una frenética actividad con los más necesitados y su actuación se ha multiplicado desde el inicio de la crisis hasta desarrollar una labor indispensable que no llegan a dispensar las distintas administraciones públicas.

La situación económica de las Comunidades Autónomas es crítica y las políticas de austeridad son claves en estos momentos, siendo impuestas desde el Gobierno y desde Bruselas. Sin embargo, esta actuación de la Junta de Andalucía con Cáritas contrasta con el trato dado a los sindicatos y a otros grupos afines al Partido Socialista. Todo ello ocurre cuando Griñán con la complacencia de Izquierda Unida anuncia que va a recortar los salarios de los funcionarios y anuncia una fuerte subida de los impuestos.

8 comentarios:

  1. shawny

    Lo que tenía que hacer Cáritas es suspender la ayuda. Entonces veríamos lo que hace el Gobierno Socialista de la Comunidad Andaluza. Lo normal es que hiciera la labor que realiza Cáritas.

    ResponderEliminar
  2. AJ

    El electorado andaluz, en su mayoría, ha votado lo que ha votado, y tiene lo que tiene, pues eso... que os den, so ignorantes, borregos y analfabetos.

    ResponderEliminar
  3. Felipe Caballol

    Solo ver en este artículo como desperdician el dinero estando arruinada la comunidad autónoma, y se lo reparten, porque esto es repartirselo, es motivo suficiente para que un gobierno decente de España interviniera la comunidad autónoma y evitara que se llegara a dilapidar todos ese dinero. Lo que pasa es que hace falta eso, un gobierno decente en España, y no lo tenemos.

    ResponderEliminar
  4. Pilar Zamora Ruiz

    Si es como el que no tiene para dar de comer a sus hijos pero quiere quedar bien con los vecinos.

    ResponderEliminar
  5. mamenrg

    en Caritas, los españoles son ciudadanos de tercera, primero los negros, luego can los arabes y luego sud americanos, rumanos etc,, eso si mejor ser ilegal para obtener más ayudas.

    Si no me creen hagan la prueba y veran...

    ResponderEliminar
  6. Juan Pedro Clemente

    Esto se acabará el día que intervengan las comunidades y manden a estos califas para sus casas, Xavier. Gracias por el blog.

    ResponderEliminar
  7. akonibe

    En cine andaluz sí, pero en dar de comer al hambriento, no.
    Creo que el fanatismo de los rojos, porque los de IU y el PSOE español no son de izquierda, son rojos, es demencial.
    ¿Qué es más importante, el cine o que una familia pueda comer?
    Valientes hijos de puta. El hambre os lo hacía pasar yo durante una semana para que sepáis la diferencia de prioridades.
    Miserables acérrimos y fanáticos. Ni a los pobres respetáis ya si no tienen carné del partido.
    Sepan sus señorías que entre los que acuden allí a por comida hay muchos que son votantes suyos, además de seres humanos, que eso es lo de menos, según parece.
    Si al mirarse al espejo no se les cae la cara de vergüenza, estén seguros que es por alguno de estos dos motivos:
    1.- Su vergüenza ha sido erradicada de su conciencia. Ya carecen de ella.
    2.- Su cara es de puro hormigón, soldado al hueso, y por eso no se cae.
    En el pecado van a llevar los andaluces la penitencia: de momento los progresistas ya han recortado el salario a los más débiles: a los funcionarios de bajo nivel. Bravo por la medida social.

    ResponderEliminar
  8. ERE

    todas las bananas tenian que metertela por el culo una a una, y mientras la comunidad en paro pasando hambre sera cochanbrozo , el desgraciado esta gobernando cuando no tiene mayoria, porque otro cochanbrozo le ha dado sus escaños, andalucia va de mal en peor, y ERE QUE ERE, ERE

    ResponderEliminar