miércoles, 25 de enero de 2017

Banco de Alimentos de Valencia - Sigue siendo imprescindible

Imagen del reparto del Banco de Alimentos realizado este martes


El Banco de Alimentos de Valencia mantiene su tarea pese a perder la subvención a la espera la ley de inclusión con el nuevo modelo de ayudas personalizadas anunciado por el alcalde Joan Ribó hace ya  mas de seis meses. Pero el hambre no tiene espera.

Valencia, 24 de enero de 2017. Son las ocho de la tarde y cientos de personas guardan una cola de dos horas de forma ordenada en la calle Quart, a escasos metros del lugar en el que los líderes del PSPV, Compromís y Podemos firmaron la renovación del Acuerdo del Botánico dos semanas antes. Un pacto que incluye la aprobación de una ley de Renta Valenciana de Inclusión que, un año y medio después de la formación del Gobierno de la Generalitat, no ha pasado de la fase de borrador.

Sin embargo, las setecientas personas que no pueden esperar  acudieron este martes al reparto mensual de víveres que realiza el Banco de Alimentos de Valencia, desde el 30 de junio de 2016 que se tuvo que cerrar las instalaciones por decisión del Alcalde Joan Ribó a través del Proyecto Solidarios de la Noche, 

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el veinte por ciento de las familias de la Comunidad Valenciana sufren «muchas dificultades» económicas para llegar a fin de mes.

Imagen del reparto del Banco de Alimentos realizado este martes

Este martes era día 24 y las que acudieron al reparto de víveres ya no tenían nada. Los responsables del Banco de Alimentos explican que, además, el perfil de los demandantes ha cambiado en los últimos años. Los inmigrantes han dado paso a españoles. Familias enteras, ancianos, jóvenes sin empleo. Todos ellos guardaban cola para recoger una bolsa con productos básicos, como yogurts o pan de molde a la espera que los políticos lleguen a ponerse de acuerdo.

La entidad repartió 8.000 kilos de comida trasladada en dos camiones estacionados en plena calle entre familias en riesgo o exclusión social, personas sin techo y transeúntes. Dos horas en total de reparto a la espera del próximo mes.

Imagen del reparto del Banco de Alimentos realizado este martes- ROBER SOLSONA

El Banco de Alimentos de Valencia ha seguido adelante con su tarea a pesar de que el Ayuntamiento gobernado por Joan Ribó decidió no renovar la subvención que percibía la entidad. El dirigente de Compromís apeló a un modelo personalizado gestionado por los servicios sociales del Consistorio para evitar la imagen de las colas en plena calle para recoger comida.

Sin embargo, 2017 ha comenzado igual que terminó 2016: con más de setecientas familias valencianas en riesgo de exclusión en la calle Quart en busca de unos víveres que les permitan comer hasta que acabe el mes.

Imagen del reparto del Banco de Alimentos realizado este martes


Según la última encuesta sobre condiciones de vida del INE, el porcentaje de valencianos en situación de riesgo de pobreza se ha situado en un 25,3 por ciento, lo que supone 3,2 puntos por encima de la media nacional que se sitúa en el 22,1 por ciento, mientras que el ingreso medio anual neto por persona se cifra en la Comunitat Valenciana en 9.098 euros, frente a la media nacional de 10.419 euros.

4 comentarios:

  1. amarco7_6439

    Transitar por la política de la Generalidad Valenciana es meterse en un avispero de fines poco sociales ,eso si la cara más amable para el que venga de fuera de España para ese todo,

    Que tengamos seiscientas familias en turno de espera para recoger alimentos y mientras Ribo haciendo cabalgatas de Reyes Magas, me parece que es tragar mucha muchísima quina y que realmente somos laxos y sumisos en consentir tal cosa que ya no da más de si, aparte de anti-gestión que tienen la patente , son realmente indigestos y hacen que miremos a otras épocas donde España y la Comunidad Valenciana tenia otra clase de valores y de paso aquí todo el mundo trabajaba y se dignificaba, lo que me lleva a decir que son unos indignos.,

    ResponderEliminar
  2. elyunque45_189

    Como no saben gestionar y dedicarse a algo positivo y generador de riqueza, quieren administrar la miseria, pero lo hacen con la promesa de una renta de inclusión que lo único que conseguirá es que esa cifra de 700 se quede en rídicula por la afluencia de gente de otros lugares e inmigrantes a la busqueda de la misma. ¿Harán algo positivo aldún día?, mejor harían subvencionando nuevamente el trabajo de organizaciones como ésta cuya gestión es envidiable.

    ResponderEliminar
  3. Juan Vila Forns

    Estos iban a arreglar el problema de la gente, a pasar hambre

    ResponderEliminar
  4. Pedro Rubio

    Si dan una renta mínima, salen ustedes y protestan. Si ven colas de pobres no. Me alegro por el banco de alimentos, que bien se van a sentir y van a dormir. Pero la caridad ha de ser caridad no montar empresas para vivir de ella. El que quiera que entienda.

    ResponderEliminar