miércoles, 12 de febrero de 2014

El nuevo recibo de la luz



Gobierno y eléctricas ya están de nuevo enzarzados cómo van a componer el nuevo recibo de la luz. De momento se han inventado nuevo sistema para la redacción de esta factura,  que en teoría podría conseguir facturar el precio del kilowatio según sea la hora del consumo a través de un nuevo contador previa adquisición por parte del consumidor por unos 50 euros adicionales. Supongo que este gasto será a deducir del teórico y ridículo ahorro que nos ha anunciado el ministro Guindos. O sea  el ahorro podría quedar para después ya que vamos a tardar dos o mas años en amortizar esta inversión.
 

Aseguran nos va a reportar un miserable beneficio a los consumidores de un 3%... ¿Sobre qué? Dicen que solo va ser sobre el precio real de la energía. Los impuestos tasas, subvenciones gabelas que los sucesivos gobiernos han estado añadiendo al recibo en diversos conceptos ahora mismo el 58%  del total, al parecer quedarían excluidos en esta reforma. Entonces solo nos quedaríamos en un teórico 1%. Muy bonito.
Hace un par de semanas hemos visto anuncios de determinadas empresas eléctricas haciendo hincapié que lo que pagamos por la electricidad que entra en nuestros  hogares es solo el 42% para intentar deshacerse de las acusaciones de enriquecimiento ya que no dejan de aumentar sus beneficios.  Lo que es cierto es que si pagáramos exclusivamente la energía a través del recibo este bajaría considerablemente.
Por otro lado el gobierno guarda silencio sobre la parte de tasas, subvenciones, recargos e impuestos que no hacen más que incrementarse y que muchos de ellos como las subvenciones a eólicas, centrales nucleares, termoeléctricas o carbón que en el caso de ser necesarias no deberían estar ahí, si no contempladas dentro los Presupuestos Generales del Estado donde con toda seguridad nos daría un déficit mucho mayor del que están presumiendo nuestros gobernantes.
El cambio a este recibo con que se pretende seguir defraudando nuestros bolsillos que ya era difícil  de discernir a partir de ahora será imposible no es más que un nuevo intento a la par de gobierno y eléctricas para que en realidad no cambie nada que les va muy bien. Quien no puede ya soportarlo somos los consumidores que ni siquiera nos dejan ninguna opción para poder controlar un recibo cada vez mas indescifrable. Con este sistema solo podremos aguantar unos pocos años y volverán las tensiones recaudatorias. Acusando a la otra parte ya tienen la coartada para seguir incrementando beneficios…o escondiendo disparates.
En el caso de que alguien a partir de ahora quiera hacerlo lo veo entrando y saliendo a horas intempestivas del cuarto de contadores en el caso que tenga acceso para llegar a la conclusión que la mejor hora para hacer la colada o poner el lavavajillas puede ser a partir de las tres de la madrugada o la hora de encender las luces debe de ser al mediodía. O sea que pretenden volvernos locos… Todo lo que sea para eludir el control del ciudadano.
De seguir igual en la situación que ya resulta injusta para las clases más débiles de nuestro país, que tienen dificultades para atender un recibo cada vez más doloroso.
Existen dos únicos caminos para evitar que seamos unos  a fuerza deberás de emprenderse y son totalmente contradictorios: O se va a la re nacionalización de este servicio básico al ciudadano y que sea el estado el que se haga responsable de la energía o bien la total y verdadera liberalización dando entrada a otras empresas comercializadoras para que compitan realmente entre ellas y sea el mercado quien  fije el precio a pagar. Eso si, evitando que el estado meta la zarpa con peajes que debería financiarlos a través de sus distintos ministerios y que en el recibo no conste más que el IVA obligatorio a cualquier actividad. Mientras sean dos las partes que confeccionen el recibo, este seguirá subiendo sin fin. Solo si hay un único ente a quien se le pueda responsabilizar, es posible que se frenen las subidas.

1 comentario:

  1. Miguel Fernández

    El nuevo sistema me parece que es propio de trileros. Tendremos que contratar a un experto en ahorro energético para encender la lavadora. Otra tomadura de pelo. En cuanto a lo que pagamos... tendríamos que pagar por lo consumido, y punto, nada de pagar por otras cosas. Si España decide (mal) no autorizar más centrales nucleares, o el carbón ya no da negocio... ¿por qué tenemos que pagarlo?. Cuando voy a comprar una cafetera, ¿por qué tengo que pagar por el lavavajillas que no da vendido el establecimiento?.

    ResponderEliminar