martes, 11 de febrero de 2014

Crónica del hundimiento



Cada día que pasa, se llega a la conclusión que Cataluña anda mas a la deriva detrás de una consulta que ha sido anunciada como el remedio a todos los males y no se va a producir, salvo que Artur Mas tome la decisión de salir al balcón de la Generalitat y proclamar la independencia de manera unilateral. Haga lo que haga Mas no consigue recuperar credibilidad. No puede encontrar nada positivo en su balance de gobierno, ni obrar que manera que pueda recuperar voto. La desesperación explica sus constantes salidas de tono y de su lugarteniente Homs. Mariano Rajoy ya ha dicho que no quiere tener ninguna nueva reunión mientras siga así. Solo quedan los contactos de Durán y Lleida con la vicepresidenta.

Mientras Mas incrementa el griterío independentista, más se beneficia ERC y la nebulosa de la ruptura, en primer término la llamada y nunca electa Asamblea Nacional Catalana. A Mas, los independentistas puros ya no se lo creen.

Todo esto parece que tendrá que desembocar en unas elecciones, porque Mas está perdiendo el interés en una consulta. Ve que si hubiera un sucedáneo -una de verdad es imposible- él no saldría victorioso. La opción más realista es la de darse un batacazo, entronizando a ERC como el primer partido independentista. Han intentado usarse recíprocamente, pero ahora ya no se necesitan ahora que ven próxima la victoria final de ERC y la citada asamblea.

Cataluña es una sociedad muy pequeña. Las patadas bajo la mesa son identificadas y difundidas en cuestión de horas. Por ejemplo, se ha conocido al detalle que, en su reciente estancia en Madrid, Francesc Homs manifestó a un grupo de empresarios residentes en la capital de España que CiU era una barrera de moderación respecto a ERC. Los republicanos se enteraron aquella misma noche, mientras que ningún empresario se lo creyó.

Catedráticos de universidad que hasta hace poco habían tenido un cierto protagonismo social, como moderadores de tensiones desde una óptica nada sectaria, confiesan que han decidido no aparecer en adelante en ningún debate, en particular en la TV3. Ven una situación de conflicto generalizado y no les interesa ni estar cerca. Quienes prestan atención al globo secesionista ahora mismo, vamos a decirlo con cierta claridad, es porque les da morbo y les divierte esta gamberrada antiespañola.

Después de la retirada de Jordi Pujol pusieron a Artur Mas que simplemente estaba destinado a hacer de puente entre el patrirca y su heredero Oriol Pujol, y eran quienes le marcaban la dirección. Ya sabemos que Oriol es el menos hábil de los hermanos y que por sus embrollos con la justicia en el tema de las ITV y otras historias, no tiene ya ninguna posibilidad de heredar la ansiada presidencia.

Aprovechando esta coyuntura, Artur Mas ha seguido adelante y ahora se encuentra metido de lleno en su callejón sin salida particular, sin tener a nadie de peso en su partido, aparte Homs, que le pueda relevar o le haga volver a su sano juicio. Ya es triste que después de haber dado varias vueltas al mundo promocionándose, le conozcan sólo por lo que dice que no es. Y. que todo en él empiece y acabe no queriendo ser español.


Cuanto más tarde en rectificar más hinchará la transferencia de votos soberanistas a ERC y de los moderados a otros partidos, posiblemente Ciutadans, PP y PSC. Con un poco de suerte CDC acabará como un partido marginal, con votantes cada vez más limitados a las zonas rurales. Con ERC y su futuro, habrá que esperar.

7 comentarios:

  1. Pedro Garcia Gallego

    Ja,ja,ja...otro pringao.Tranquilo Arturo,a los infelices como tu,la historia no les guarda rencor...ni memoria.

    ResponderEliminar
  2. Clara Mena Narro

    !!! los empresarios catalanes ,le han dicho a artur mas, ke de independencia ,, nanay de nanayy,,

    ResponderEliminar
  3. Pedro Garcia Gallego

    Ja,ja,ja...otro pringao.Tranquilo Arturo,a los infelices como tu,la historia no les guarda rencor...ni memoria.

    ResponderEliminar
  4. Jose Manuel Herrero Bonet

    Sin inversión no hay empleo,

    ResponderEliminar
  5. Miguel Fernández

    Bueno, lo que es alucinante es que los votantes se acaben creyendo aquello de que "España nos roba", y parece que se lo creen cada vez más. Así cualquiera puede gobernar, echándole la culpa a otros de sus dificultades, y que la gente se lo crea, y que se se lo crea más. También es alucinante que el pueblo catalán, tradicionalmente con fama de sensato, añada a esto un tinte "chavista", sin duda no teniendo en cuenta la experiencia anterior, cuando -durante la guerra- la Generalidad se hallaba hundida por el dominio izquierdista (y combativo entre ellos) en las calles y en las fábricas. Así que el pueblo catalán está dispuesto a votar chavismo separatista... ¡manda eggs!. Si no fuera porque Cataluña es una región de España, y la unidad de España debe defenderse a cualquier costa, sería interesante ver la "película" que les espera..

    ResponderEliminar