sábado, 8 de diciembre de 2012

El “Angel liquidador”


A pesar de ser un desconocido para el gran público Angel de Cabo el segundo detenido en la “Operación Crucero”, que contábamos ayer, es en realidad una pieza aún mucho mas importante que Diaz Ferrán ya que gracias a su organización se estaban efectuando  todo el entramado necesario para vaciar las empresas que habían entrado en concurso de acreedores y que querían situar sus bienes en paraísos fiscales y asi eludir la acción de la justicia.

Ángel de Cabo –nacido en 1967 en Suiza de una familia de emigrantes valencianos– fontanero de profesión, lleva 10 años liquidando empresas de forma irregular, lo que le ha permitido crear un pequeño imperio y posee el bufete de abogados Aszendia, que tiene sedes en Valencia, Castellón y Madrid, y que es su buque insignia. Ahora mismo cuenta con alrededor de 200 empleados. El vive en una mansión en El Bosque, una exclusiva urbanización a 20 kilómetros de Valencia.

Teconsa, la primera gran compañía abordada por el equipo de De Cabo. Compró la a precio de derribo la constructora Teconsa que implicada en el caso Gurtel por haber sido la adjudicataria por RTVV por un importe astronómico de la retransmisión de la visita del papa a Valencia en 2006 y que se declaró en concurso de acreedores a finales de 2009.

Otra empresa “liquidada” fue la inmobiliaria y constructora Vías, Canales y Puertos, con sede social en Jerez de la Frontera y actividad en Andalucía y Madrid, y una facturación anual aproximada de 50 millones, se declaró en concurso en 2008. El 29 de octubre de ese año el propietario de VCP, Eduardo Rodríguez Peña, había cesado como administrador único siendo sustituido por Ángel de Cabo Sanz. El 3 de noviembre, De Cabo Sanz presentó solicitud de concurso de acreedores para VCP.

Según el informe concursal de la empresa, al que accedió este diario, VCP, estando ya controlada por De Cabo, acordó con Aszendia, el despacho de abogados controlado por el mismo empresario valenciano, aportar tres fincas valoradas en 4,9 millones. Y el acuerdo de dación de esos bienes en pago por una deuda con el despacho de 0,6 millones, por supuesto apoyo legal, estableció un derecho de opción de recompra a favor de VCP en un plazo de un año por 6,9 millones. "Tras arduas y largas negociaciones", dice la administración concursal, se logró la retroacción voluntaria de esas fincas. Sociedades de De Cabo también se hicieron con automóviles de la empresa.

Algo después y casi simultáneamente con Marsans se hizo cargo de Nueva Rumasa. La compraventa se realizó por un valor simbólico, un euro. De Cabo se encargaría de liquidar y vender los activos de Nueva Rumasa y a cambio entregaría un 80% a los Ruíz Mateos. Una operación de espaldas a la justicia y la legalidad, de ahí el temor de uno de los hermanos Ruíz Mateos, Pablo, por evitar que “no se diga nada del acuerdo”. Mientras los hijos de José María Ruiz Mateos que le vendieron a Ángel De Cabo todas las empresas con el objetivo de esconder el patrimonio y alzar los bienes. El trato lo hizo con los 6 hijos varones y ante el desconocimiento de las otras siete hermanas y la reticencia de Jose Maria Ruiz Mateos padre que a pesar de asegurarles un sueldo mensual de 10.000 euros para cada uno de ellos y de 20.000 para el padre, el trato empezó a hacer aguas a los pocos meses al no ser atendidos los pagos acordados por parte de Del Cabo.

Según cuenta el ex abogado de Ruiz-Mateos, Joaquín Yvancos, el ex presidente de la CEOE fue testigo de los acuerdos entre De Cabo y Ruiz-Mateos. "En la compraventa de Nueva Rumasa, D. Ángel de Cabo se vale de D. Gerardo Díaz Ferrán para que manifestare testimonio de la situación de gestión por parte del Sr. De Cabo, del grupo de empresas que transmite", dice una querella criminal presentada a principios de este año contra parte de la familia Ruiz-Mateos así como contra Ángel de Cabo e Iván Losada, a la que ha accedido este diario. "Siendo lo cierto que este [Díaz Ferrán] sería testigo del pacto alcanzado con la familia Ruiz Mateos Rivero de que, de lo que se pudiera salvar, tras las operaciones judiciales y de liquidación, se repartirían un 80% para la familia Ruiz Mateos Rivero, y un 20% para el Sr. De Cabo", asegura la querella.

La relación entre Díaz Ferrán, De Cabo y la familia Ruiz-Mateos va más allá de la coincidencia de la transimison de las compañías al mismo empresario valenciano. Estos dos casos son como dos gotas de agua siempre con el mismo personaje con el papel de salvador ya que en las declaraciones de los administradores concursales de Marsans y de sociedades de Nueva Rumasa ante los distintos jueces de lo mercantil revelan también la impotencia que debieron sentir estos ante la constatación de que en los grupos que gestionaban negocios millonarios, marcas históricas, no quedaba nada que rascar.

"La crisis es una bendición, trae progresos". Con este lema, Ángel de Cabo se ha hecho millonario a base a hurgar en las cloacas de empresas en quiebra y de comerse los marrones que le dejan empresarios caídos en desgracia como Díaz Ferrán o Ruiz Mateos. No resulta nada extraño que el juez instructor de la causa haya fijado la fianza mas alta de todos los tiempos, 50 millones de euros. Asi y todo me temo que el imputado De Cabo ahora en prisión pueda reunir esta elevada cantidad y salir en libertad provisional.

5 comentarios:

  1. canissignatis

    Lo que deberian hacer con ellos es, tirar la llave de la celda lo más lejos posible, o en su caso fundirla y hacerles unos llaveros...!!!

    ResponderEliminar
  2. interlobotomia

    Que paguen, no la fianza sino lo que deben, que aparezca el dinero,que aparezca la solvencia. Luego que los juzguen, que tienen derecho a ello, y que cumplan lo que les toque, no que mañana estén de contertulios cobrando en la tele.

    ResponderEliminar
  3. Juan Ramos

    La función de la justicia debería ser prevenir, no hacer ver que cura, cuando ni cura ni tiene intención de curar.

    ResponderEliminar
  4. Jose Antonio Palacios Sanchez

    Yo ya conozco este tipo de personajes . En una empresa donde trabaje ,tambien en apuros aparecio un personaje como este y se quedo con todo y nosotros nada y ya habia hecho lo mismo con otras empresas Tenia una asesoria camuflada ,donde manejaba todo el tinglado y un amigo mio policia me dijo que tenia antecedentes policiales en Madrid por estafa .Son los buitres de cloacas .

    ResponderEliminar
  5. Emilio Fuertes

    Lo de la fianza, por muy elevada que parezca, es la puerta trasera que tienen para salir de la cárcel los delincuentes ricos; seguramente representa una pequeña parte de lo robado. Sus allegdos, amigos, correligionarios etc. montan la orquesta de que no tiene ese dinero, que tendrá que pedir un crédito al Banco etc. Lo de los cincuenta millones de euros de Díaz Ferrán, hasta parece poco a juzgar por su enorme patrimonio en inmuebles, dinero en paraísos fiscales, subvencione recibidas y que no se sabe a dónde fueron a parar [aerolíneas argentinas] etc. Si la fianza representa una pequeña parte y entre fianzas, recurso tras recurso, etc. muchos quedan impunes, el dinero gastado en fianzas, abogados, recursos, juicios etc. compensa en relación al botín obtenido. En España la justicia es muy dura e inhumana con el pequeño delincuente [hay numerosos casos que me vienen a la memoria que sería muy extenso exponerlos] y blandísima con los delincuentes de cuello blanco.

    ResponderEliminar