jueves, 20 de diciembre de 2012

Algaradas


La izquierda de este país parece dispuesta a poner palos en las ruedas al gobierno sacando la gente a la calle dispuestos a paralizar las reformas de cualquier actividad sea en sanidad, educación, transportes para racionalizar los costes  desmesurados de las empresas públicas. Lo hemos visto con fenómenos como el 15-M y en los cercos al Congreso y al Parlamento catalán, en los gritos y pancartas de manifestaciones más o menos concurridas, en la retórica de sujetos como Cayo Lara, Tomás Gómez o Gaspar Llamazares agravadas por las decisiones de dirigentes nacionalistas irresponsables.

De forma totalmente coherente con su tradición histórica, la izquierda se está aprovechando de las dificultades del sector más débil de la sociedad para generar un clima de crispación y violencia del que sacar tajada. Quieren paralizar a toda costa los sectores estratégicos del país y tratan de debilitar la democracia para poder imponer su programa de máximos.

El caso de Tele Madrid con los cortes que se están produciendo sistemáticamente con las coacciones de los huelguistas a los trabajadores que acuden a su puesto de trabajo nos ha mostrado que si se produjera la desaparición de la emisora no tendría ninguna repercusión social, salvo la de sus propios trabajadores con su cierre los contribuyentes se podrían ahorrar un buen dinero.

Vimos el tremendo episodio vivido la semana pasada en el Metro de Madrid, en el que un sabotaje premeditado puso en riesgo la vida de más de seiscientas personas que en ese momento utilizaban este servicio de transporte. Los viajeros víctimas de este sabotaje estuvieron más de una hora atrapados en un túnel viviendo momentos de gran angustia, con más de una decena de crisis nerviosas que afortunadamente no derivaron en complicaciones más graves, lo que hubiera podido tener consecuencias trágicas dada la imposibilidad de llevar hasta allí la ayuda sanitaria. 
.
Las huelgas de la sanidad de la Comunidad de Madrid con coreografia añadida ha terminado con un encierro que mas bien parecía una fiesta del pijama con la participación de los diputados socialistas con Tomás Gomez a la cabeza el cual ni siquiera pasó la noche con los demás buscando la foto a la entrada y salida de encierro, ha causado tremendos problema a los usuarios cancelando miles de intervenciones programadas, ante la discusión de si el sector privado puede gestionar mejor que el público.

Lo más sangrante es que esta misma izquierda que ahora levanta el tono tiene una tremenda responsabilidad en no pocas de las desgracias que se abaten sobre la ciudadanía. Lo ocurrido en el Parlamento gallego es un ejemplo perfecto: los salvajes invitados por el PSOE que han reventado la sesión se han visto atrapados en unas preferentes emitidas en su mayor parte durante el Gobierno del bipartito, cuando las fuerzas de izquierdas controlaban no sólo las cajas emisoras sino los organismos de la Administración, por ejemplo el Instituto Gallego de Consumo, que podrían haber evitado el problema.

Asaltan instituciones, como el congreso y montan sus numeritos callejeros simplemente para que los medios de comunicación muestren imágenes distorsionadas que se verán por el resto del planeta y hagan la apariencia de que nuestro pais se ha convertido en un foco de insurrección.

España se enfrenta a una situación económica muy difícil que va a causar, que está causando ya, graves problemas de índole social: con millones de parados y las redes asistenciales tensionadas al máximo, no se puede esperar otra cosa. En este contexto, si hay algo que no necesita nuestro país es una izquierda demagógica, irresponsable y con ribetes claramente violentos y totalitarios que, aprovechándose de aquellos que peor lo están pasando o mintiendo para mantener determinados privilegios, añada leña al fuego de la terrible crisis que padecemos.como una muestra de insolidaridad hacia quienes si están sufriendo en sus carnes los coletazos del paro y la crisis

7 comentarios:

  1. Calidoscopio

    Desgraciadamente lo único que se consigue con tanta huelga es amontonar más piedras en nuestro propio tejado: más pérdidas, menos productividad, más recesión. A este paso nunca saldremos de esta... sigamos así, vamos bien sin duda, un cabreo muy productivo es éste.
    Con una salvedad: a las empresas de transporte en Madrid realmente no solo no les perjudica la huelga sino que les beneficia: los abonos de transporte ya están vendidos y si circulan menos trenes/buses esos costes que se ahorran, por no hablar de los días de descuento de salarios. De verdad, que yo a veces pienso que todo esto nos lo merecemos por lerdos.

    ResponderEliminar
  2. - ¿Por qué será, que teniendo una Sanidad Pública infinitamente peor gestionada en Andalucía que en Madrid, allí no montan estas algaradas?

    - ¿Por qué será que teniendo una radiotelevisión pública infinitamente más sectaria y manipuladora en Andalucía que en Madrid, allí no montan algaradas?

    - ¿Por qué será que teniendo Madrid el Metro que es tomado como modelo en buena parte del mundo por su extensión, puntualidad y eficiencia, sólo en el de Madrid, sus empleados se dedican al sabotear trenes?

    - ¿Será porque en Madrid gobierna la derecha (aunque sea la vergonzante que no quiere oír nada de derecha) y las cosas medianamente funcionan?

    - Pues va a ser eso, fíjate,; yo no había caído en ello. Y es que tienen tan difícil recuperar el Gobierno de la Comunidad... :/

    ResponderEliminar
  3. Diego López Ordóñez

    ¿Por qué será, que teniendo una Sanidad Pública infinitamente peor gestionada en Andalucía que en Madrid, allí no montan estas algaradas?

    - ¿Por qué será que teniendo una radiotelevisión pública infinitamente más sectaria y manipuladora en Andalucía que en Madrid, allí no montan algaradas?

    - ¿Por qué será que teniendo Madrid el Metro que es tomado como modelo en buena parte del mundo por su extensión, puntualidad y eficiencia, sólo en el de Madrid, sus empleados se dedican al sabotear trenes?

    - ¿Será porque en Madrid gobierna la derecha (aunque sea la vergonzante que no quiere oír nada de derecha) y las cosas medianamente funcionan?

    - Pues va a ser eso, fíjate; yo no había caído en ello. Y es que tienen tan difícil recuperar el Gobierno de la Comunidad...

    ResponderEliminar
  4. Maria Gloria Arnillas Marin

    pues.. todo manipulación sociata, no noss cabe duda. pero hay muchas personas que o se lo creen o van simplmente porque es ir contra el pp- yo hasta las naric es de tanta desestabilidad.

    ResponderEliminar
  5. Felix Curruscuchu

    Està claro que la izda sigue anclada en el siglo pasado, o sea que vuelve a las andadas como en los años treinta. Y resulta que el pueblo ahora es mas culto que en esos años treinta, y estos merluzos aun sin enterarse. Un saludo Xavier y feliz navidad y venturoso año nuevo.

    ResponderEliminar
  6. Manuel Miguez Corbal

    buenisimo y verdades como puños

    ResponderEliminar
  7. Maria Gloria Arnillas Marin

    la izda siempre es la dueña de la calle, no han sabído perder nunca. están manejando todas las huelgas que no hicieron en ocho años. lo más triste es o no ven o no quiere saber las personas, que les están manipulando totalmente, aprovechando la mala situación de la nación-

    ResponderEliminar