miércoles, 5 de diciembre de 2012

Huelga de la sanidad madrileña


Ayer empezó la segunda fase de la huelga de la sanidad pública madrileña contra los planes de privatización del Gobierno regional comienza hoy lunes a las 8.00 horas para los médicos y a las 22.00 h. para todos los trabajadores de hospitales y centros de salud dependientes de la Comunidad de Madrid. Los servicios mínimos, que se mantendrán hasta las 22.00 h. del miércoles 5 de diciembre, equivalen a los de un domingo o festivo, aunque funcionarán al completo unidades como diálisis, oncología, urgencias, cuidados paliativos, sida o trasplante de órganos, entre otros servicios con pacientes afectados por patologías especialmente graves o de riesgo vital.

Unos 75.000 trabajadores están llamados nuevamente por estos sindicatos (Satse, CCOO, Amyts, CSIT-UP, UGT y USAE) a secundar esta huelga de toda la sanidad contra la decisión del Gobierno regional de "externalizar la gestión" -"privatizar", según los sindicatos- de seis hospitales, 27 centros de salud y 26 categorías de personal no sanitario, entre otras medidas.

Aunque proyectos parecidos se están aplicando sin ningún problema en Andalucia o Valencia el poder sindical ha conseguido en Madrid alarmar a los pacientes que de ninguna manera con el cambio van a recibir una menor calidad en los servicios.  Es notorio que en la sanidad española hay situaciones insostenibles, que es preciso perseguir y denunciar. Pero también es cierto que algunas podrían desaparecer con esa gestión privada. Una gestión que, en todo caso, se encontrará sometida al control y la vigilancia de las autoridades concernidas. Y, por supuesto, tal vez pondría coto a comportamientos abusivos, incomprensibles, injustos y, encima, más caros.

Lo que me cuentan es solamente una muestra, muy pequeña, seguramente insuficiente, pero a la vez relevante de algunos de esos abusos por parte del personal sanitario que hay que perseguir. La historia procede del hospital madrileño Ramón y Cajal, contada por personal que trabaja en ese centro médico.

Resulta que, hace 8 años, Esperanza Aguirre prometió en campaña establecer horas extras en los hospitales para acabar con las horas de espera en la cirugía. Unas horas extras que se pagarían bien. Cumplió la promesa y, desde entonces, en el Ramón y Cajal se ha ido operando cada vez menos por la mañana: las operaciones se han desplazado a la tarde, para hacerlo con remuneración extra.

Primero se practicaban 6 por la mañana y 2 tarde. Pasaron luego a 5 por la mañana y 3 por la tarde. Más tarde, a 4 y 4, y al final se hacían 6 operaciones por la tarde, por las que los médicos y resto de personal se forraban, y 2 por la mañana. En el hospital hay 3 quirófanos.

Ahora, con la crisis, les han quitado la remuneración extra y ya no operan por la tarde. Pero siguen practicándose 2 operaciones por la mañana, cuando podrían ser 6 perfectamente.

Como me lo relatan lo cuento. Y me parece una trapacería inasumible.

6 comentarios:

  1. an Manuel Fernández Rubio

    No es un problema de calidad de la sanidad, sino de falta de solidaridad de los huelguistas

    ResponderEliminar
  2. Manuel Miguez Corbal

    esto es España , él país de la pintoresca , k verguenza

    ResponderEliminar




  3. Mara Pousa Santamaria

    Plas, plas, plas. Soberbio como siempre, maestro. Y quieren engañar a la gente con el miedo. Banda de miserables. En Galicia ya se practica hace mucho la,externalizacion sin que suponga un gasto extra al paciente. Y en Madrid será igual.
    Pena para la izmierda que el resto de la población sepa leer...cachis.

    ResponderEliminar
  4. acrata625

    Para que los niños y todos los demás pacientes, incluso los dependientes, puedan ser atendidos como es debido, sólo hace falta que dejen de recortar gastos en Sanidad; para que nuestros jóvenes puedan labrarse un futuro como es debido, sólo hace falta dejar de hacer recortes en educación para dejar ésta en manos de la iglesia, porque España es un país laíco; para que nuestros pensionistas tras muchos años de madrugones, sudor y trabajo, es decir cotizaciones, puedan tener una vejez digna, sólo hace falta cumplir los compromisos adquiridos y no robarles parte de su dinero, para sanear los agujeros de las malas gestiones bancarias; en fin, que lo que hacy que hacer es gobernar para la mayoría y no para la minoría y para todos los Díaz Ferrán que existen y envenenan la economía.

    ResponderEliminar
  5. finiwini

    Que trabajen ya!. Estoy cansado de huelgas diarias

    ResponderEliminar
  6. Sebastian Piñero

    fenomenal la profesionalidad de estos celadores , administrativos y personal de limpieza, que se hacen llamar sanidad. Menos mal que con la gestión privada, más eficaz y barata la mayoria iran al paro

    ResponderEliminar