viernes, 14 de diciembre de 2012

El supervisor único


Mariano Rajoy ha vuelto más contento esta vez de Bruselas. Ya tiene su juguete para la Navidad para no sea el Estado Español quien tenga que socorrer a los cajas y bancos dilapidados. Justo ahora que casi lo tiene encauzado. El supervisor bancario único, por muy alemán que pueda sonar en la letra pequeña, fue definido como “el broche” a un año peliagudo, en el que euro pareció estar tocado de muerte.

Pero con muchos condicionantes y exclusiones: Solo se aplicará a aquellos grandes bancos que por su dimensión su crisis puedan hacer tambalear los gobiernos como ha ocurrido con Bankia. ¿Por qué es bueno el supervisor bancario? En el caso español, porque de facto la casi totalidad de la banca estará sometida al organismo -el 95%, en palabras del presidente, 16 o 17 entidades solo. Y aquellas minúsculas entidades que no entren en el cupo, serán “vigiladas” y tendrán que someterse al mismo en caso de no cumplir con los deberes y seguirán siendo controladas por el Banco de España.

Otro problema: No entran en el nuevo sistema aquellas entidades ya rescatadas, como Bankia Catalunya Caixa, Nova Galicia o Banco Valencia. Estas tendrán que reajustarse con el dinero que ayer empezó a fluir desde BCE. Si hay algún nuevo problema con estas entidades seguirá siendo a cargo de nuestros impuestos.

Otra condicion. Que el sistema no empezará a funcionar hasta 2014. Auque no creo que ello nos pueda afectar con una nueva entidad toda vez que las grandes ya han sido auditadas y un vías de saneamiento. Porque, de acuerdo con lo pactado por los ministros económicos de los Veintisiete, el BCE en la práctica supervisará sólo a los bancos con activos superiores a 30.000 millones de euros o equivalente al 20% del PIB de un país, o sea, los conocidos como sistémicos por su capacidad para llevarse por delante todo el sector, además de los nacionalizados.

El peleado pacto que convertirá al Banco Central Europeo en vigilante de las entidades financieras como gusta a Berlín, no le afectará en la enorme red de cajas que dispone el país y que con toda seguridad albergan gran parte de los activos tóxicos del país que aún no han sido auditados Y es que Alemania, después de luchar denodadamente por ello en las últimas semanas, consiguió zafar a sus bancos públicos y cajas de la lupa del supervisor.

Si Alemania se empeña en mantener a sus cajas al margen del sistema de supervisor común europeo, es porque su tupida red de cajas regionales (Sparkassen) y sus correspondientes Landesbanken, que suponen una tercera parte del sistema financiero alemán, no sobrevivirían a los estándares de contabilidad bancaria europea. Para salvaguardarlas, Alemania ha sido el tercer país de la Unión Europea, por detrás de Irlanda y Reino Unido, que más ayudas ha concedido a sus bancos, en forma de capital o avales, que superan los 252.000 millones de euros.

Porque, de acuerdo con lo pactado por los ministros económicos de los Veintisiete, el BCE en la práctica supervisará sólo a los bancos con activos superiores a 30.000 millones de euros o equivalente al 20% del PIB de un país, o sea, los conocidos como sistémicos por su capacidad para llevarse por delante todo el sector, además de los nacionalizados.

El presidente respira hoy más tranquilo que ayer. Toma oxígeno porque el viernes los mercados no castigarán a España disparando la prima de riesgo. O, al menos, así lo entiende una delegación española, El supervisor bancario único, por muy alemán que pueda sonar en la letra pequeña, fue definido como “el broche” a un año peliagudo, en el que euro pareció estar tocado de muerte. Creen que podrán tomarse sus vacaciones. 

6 comentarios:

  1. Malvado Mono

    Que Alemania vulva a pedir ya el rescate. Nosotros iremos poniendo las condiciones..

    ResponderEliminar
  2. Indignado

    Y mientras la sra Merkel fastidiando a los demás. mientras su casa la tenia sin barrer. Vergonzoso.

    ResponderEliminar
  3. Miguel Zambrano

    No...si Mariano viene siempre muy contento de la U.E. pero lo cierto es que por ahora, los ciudadanos no tenemos NI UN SÓLO MOTIVO para estar medianamente contentos. Claro que para optimistas.....si te caes de un quinto piso.....siempre puede ser peor porque te puedes caer de un décimo, pero vamos....que el resultado es el mismo. O sea....que los ciudadanos seguimos igual.

    ResponderEliminar
  4. Maria Gloria Arnillas Marin

    muy interesante, Xavier.

    ResponderEliminar
  5. Roberto Hdez Jessica Pereira

    Es normal que este lamentable farsante esté contento, ese supervisor único era la condición sine qua non para que el rescate bancario no compute como déficit público, y aunque aún no está todo dicho sobre este tema, esa es la causa de su sentido alivio, que es simplemente que no tendrá que tocar el estado autonómico para cuadrar más el déficit como le exige Bruselas, esto y solo esto es la única preocupación de este apocado y cara dura sujeto... Respira tranquilo, con esto seguirá expoliando a la población sin tener que tocar nada de la nueva aristocracia política de la que el forma parte y es, en estos momentos, su mayor defensor y garante. Un saludo...

    ResponderEliminar
  6. Elvira Arias Fernandez

    Esperemos, confiemos estemos esperanzados de que este supervisor único...no sea de los que "ponen la mano" para hacer "la vista gorda"..¡¡Que declare su patromónio antes de dar comienzo a su labor.

    ResponderEliminar