miércoles, 18 de abril de 2012

Tiros en el pie



La monarquía española desde el abuelo al nieto pasando por los colaterales no paran de dispararse contra los pies de la institución,…que si el disparo del niño, la cacería accidentada de Botswana y sobre todo lo que se va conociendo del caso Undargarin… en el cual ahora se puede ver relación de la infanta Cristina con el caso y quizá del propio rey Juan Carlos cuando el yerno ya estaba alejado de España.

Tres correos electrónicos enviados por Iñaki Urdangarín a su socio Diego Torres a finales de 2007, casi un año y medio después de que la Casa del Rey ordenase al duque de Palma romper sus vínculos con el Instituto Nóos y con el propio Torres, han dejado en una situación muy comprometida a la infanta Cristina de Borbón. Su imputación, rechazada en dos ocasiones por el juez José Castro y la Fiscalía Anticorrupción, podría estar ahora más cerca.

En uno de esos correos electrónicos, fechado el 1 de octubre de 2007 e incorporado ahora al sumario del caso Urdangarín, éste le dice a Torres: "Tengo un mensaje de parte del Rey, y es que le ha comentado a Cristina, para que me lo diga, que le llamará Camps a Pedro para comentarle el tema de la base del Prada, y que en principio no habrá problema y que nos ayudarán a tenerla".

El duque de Palma se refiere a Francisco Camps, entonces presidente de la Generalitat valenciana, y a Pedro Perelló, empresario, amigo de la Infanta e impulsor de un segundo equipo español de vela para competir en la Copa del América. Uno de los barcos de ese torneo era el Prada -patrocinado por la marca de moda del mismo nombre-, que se disponía a abandonar su amarre en el Club Náutico de Valencia. Cristina de Borbón, presuntamente, hizo de intermediaria entre su marido y su padre para que Perelló se quedase con esa "base".

Perelló pretendía que Urdangarín y Torres le ayudasen a conseguir patrocinadores y fondos para su proyecto. Y el duque de Palma no dudó en pedir a su esposa, la infanta Cristina, que intercediese ante el Rey para que éste moviese sus hilos. "Alguna cosita para la fundación puede haber", le dice el ex jugador internacional de balonmano a su socio en el mismo correo, en alusión a la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social, con la que ambos siguieron recaudando dinero tras la supuesta marcha de Urdangarín del Instituto Nóos.

El yerno del Rey concluye así su e-mail, cuyo contenido fue desvelado ayer por El País y El Mundo: "Por otro lado, Agustín Zulueta le ha pedido a Cristina tomar un café para explicarle un tema que no quiere ni puede contarlo por teléfono, y que se va a Barcelona a explicárselo... Misterio, pero parecía como serio e importante". Zulueta era el jefe de tripulación del Desafío Español -el equipo de vela que participó en la Copa del América de ese año-, y a juzgar por un correo posterior de Urdangarín a Torres, fechado el 7 de octubre de 2007, logró tomarse ese café con la infanta Cristina.

El duque de Palma informa a su socio en ese correo de la conversación telefónica mantenida dos días antes con Zulueta, en la que éste confiesa a Urdangarín: "Te agradezco mucho la llamada de ayer. La verdad es que, desde que hablé con Cristina, me quedé más tranquilo (...). Asimismo te traslado el interés del Desafío Español de sentarnos a escuchar las propuestas que en materia social y cultural nos puedas ofrecer para futuras colaboraciones".

El juez Castro dijo… "Si tengo que citar a declarar a la Infanta, la citaré. ¿Por qué no iba a hacerlo? Lo que tampoco voy a hacer es llamarla sólo para dar satisfacción a algunos". Ahora, dos meses después, los e-mails remitidos por Urdangarín a Torres, que el abogado de éste, Manuel González Peeters, entregó el lunes en el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, pueden forzar un cambio de criterio del juez y darle un vuelco inesperado al caso.


Tras la aparición de estos documentos ya no cabe la eximente previa por desconocimiento, como han venido afirmando la Fiscalía y el juez Castro. Sin perjuicio de que la Justicia dicte en su día la sentencia que corresponda, lo normal es que se permita a la esposa de D. Iñaki confirmar, matizar o desmentir ante el juez lo que en esos correos electrónicos se sugiere. Lo contrario sería otro escándalo y, sinceramente, da la impresión de que la Casa Real ha cubierto ya el cupo para esta temporada.

Cuando estaba terminando el artículo he visto la salida del rey del hospital y sus palabras ante los periodistas que aguardaban la salida "Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir". Pero…¿Sobre qué estaba pidiendo perdón?

6 comentarios:

  1. Amariliz Diaz

    HO ME GUSTAN LAS ARMAS, pero hoy no se que haria si tuviera una, la emplearia para salir rapidemente de este mundo cruel

    ResponderEliminar
  2. UpydTalavera de la Reina

    Muy interesante...

    ResponderEliminar
  3. pelat

    Acepto las disculpas.Ahora bien,obras son amores y no buenas razones.Ya vá siendo hora de que la casta politica se disculpe,y se le exijan responsabilidades y sirve de ejemplo las disculpas del Jefe de Estado ,mayor motivo habrá de ahora en adelante para exigirlo a cualquier politico que se desmadre.Que cunda el ejemplo.

    ResponderEliminar
  4. Kalle

    Urdangarín entra por el garaje, Mato tiene un Jaguar en el garage, Rajoy sale por el garaje, el rey sale por el garaje, todos los comunistas tienen garajes y España sale por la puerta de atrás. Son como Froilán... como niños.
    La partitocracia por fin llega a un acuerdo, hombre: todos a cerrar filas que se les acaban los garajes.
    A ver si los monárquicos llegamos a un acuerdo, que no se diga: este Rey tiene que abdicar. Y los políticos tienen que dejar paso a personas decentes o nosotros no vamos a tener gasóleo (ni español ni argentino). ¿Dónde dejaremos los coches?

    ResponderEliminar
  5. Hein

    Al Rey cabe exigirle ejemplaridad en el respeto a las leyes y en el cumplimiento de sus deberes constitucionales;en lo demás, es cuestión de si es o no oportuno tal o cual comportamiento de acuerdo con las circunstancias.
    En este caso, el Rey ha actuado conforme a lo que venía siendo costumbre: sus actividades privadas y sus gustos personales estaban al margen del debate público. La circunstancia que ha variado no es la de que estemos en una stuación de crisis, como otras ha habido antes, sino que parte de la opinión publicada y de la clase política ha dado en buscar en la figura del monarca un medio para armar escándalo y vender tanto prensa como protagonismo político.
    Lo único que cabría achacarle a don Juan Carlos es el no haber valorado con precisión la circunstancia de que hubiera periodistas y políticos desaprensivos con la escopeta cargada, frustrados además por el hecho de no haber podido cobrarse otras piezas mayores que habían colocado en su punto de mira.
    Por lo demás, es precisamente para garantizar la eficacia de la institución, su papel arbitral y su simbolismo integrador, por lo que está en el interés de todos proteger a los integrantes de la Familia Real de la demagogia y de la crítica exacerbada. El Rey es un mortal como otro cualquiera y, como tal, con virtudes y defectos. Por fortuna para los españoles, después de siglos de poco aptos ocupantes del trono - y no sólo del trono, sino de la Jefatura del Estado en toda clase de regímenes-, contamos hoy en ese lugar principal con alguien cuyas virtudes exceden en mucho el número de sus defectos. Por eso el tratamiento de la figura de don Juan Carlos como si fuera sólo digna de comidillas de comadre y pujos de puritano está tan poco puesto en razón.

    ResponderEliminar