sábado, 21 de abril de 2012

Golpe a las televisiones públicas


Fran Llorente, director de informativos de RTVE, galardonado con el premio Vázquez Montalbán



Al final se podrán renovar los cargos en la dirección de RTVE. Un bloqueo de largos meses sin nombrar director general ha mantenido al ente público como el último bastión de la propaganda de la izquierda española. Desde sus informativos se daban las píldoras adecuadas para seguir manteniendo una distorsión sobre la situación real de la economía y la política del país y allí mientras se guardaban en los cajones de la redacción noticias sobre el estado real de la nación, podíamos ver casi todos los días en sus programas de mas audiencia a los lideres de la izquierda mas cavernícola para sus mensajes, gracias al trabajo sectario de su director de informativos Fran Lorente

Todo el mundo se preguntaba como durante tanto tiempo el PP no había conseguido hacer los que Zapatero hizo en dos días que fue renovar los cargos directivos y amoldar la TV pública a la realidad política. Había que conseguir los dos tercios del parlamento y Rubalcaba ha estado bloqueando la renovación porque lo que estaba ocurriendo le favorecía.

Los consejeros de izquierda dentro del Consejo de Administración de RTVE han tachado el Real Decreto aprobado por el Gobierno para reformar el sistema de elección de presidente de la corporación y renovar el consejo "un golpe de estado" a la televisión pública, mientras que los consejeros nombrados a propuesta del PP consideran la medida positiva. Ahora pasarán de cobrar sueldos de 110.000 al año a cobrar únicamente dietas por su asistencia a los consejos.

La clave para desbloquear la renovación de los cargos de Televisión Española la había dejado puesta en sus propios estatutos el anterior gobierno de Rodríguez Zapatero, el parlamento podrán renovar el consejo por mayoría simple en segunda vuelta si no se consigue a la primera, por esto el enfado es doble.

Por eso el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha considerado en su cuenta de Twitter que la decisión del Gobierno supone "otro recorte intolerable de Rajoy: esta vez, a la libertad de expresión" o Elena Valenciano, ha acusado al Gobierno de perpetrar un "golpe institucional", porque se ha acabado que TVE los siga a todas partes en sus actos de propaganda del partido. Y por todo eso el anuncio del Consejo de Ministros de este viernes es tan buena noticia. Y aún mas importante es el anuncio de que las televisiones autonómicas podrán privatizarse o cerrarse. Con la absurda excusa del servicio público, los mandamases regionales han podido disfrutar de unos órganos de propaganda al servicio de la prolongación de sus mandatos que ya hubieran querido para sí los caciques del XIX. Las televisiones autonómicas dan un servicio a los políticos, no a los ciudadanos. Así que parecería cuando menos un detalle de elegancia si prescindieran de él en unos momentos de crisis en que se está recortando de todos lados porque, como bien dice Rajoy, "no hay dinero para pagar los servicios públicos".

Una de las quejas más frecuentes entre los ciudadanos es que los recortes sólo alcanzaban a los de siempre, pero que la casta que nos gobierna seguía disfrutando de subvenciones y juguetitos varios que debían haber sido los primeros en eliminarse. Esta protesta, de hecho, la encabezó Rajoy en mayo de 2010, cuando le dijo al entonces presidente Zapatero que sus recortes a funcionarios y pensionistas sólo podía apoyarlos si antes se reducían las aportaciones de dinero público a partidos, sindicatos y patronal. Hay que reconocer que algunos recortes en esta línea sí se han hecho. Pero distan mucho de ser suficientes para que la mayoría de los ciudadanos consideren que la casta está cumpliendo con su parte, que debería ser mayor al ser en buena medida la culpable de que estemos donde estamos.

Es cierto que, en vista de la negativa del PSOE a perder el control de la televisión pública, era una medida urgente. Pero no estaría de más que tras elegir a un directivo a su gusto, los siguientes pasos incluyeran al menos más despidos, cierre de canales televisivos, venta o cierre de postes radiofónicos, desaparición de unos servicios informativos caros y siempre manipulados... cuando no el final de un ente que podía tener sentido hace décadas, más que nada porque el franquismo no iba a permitir otras televisiones que la propia, pero que actualmente supone 1.000 millones de euros al año perfectamente prescindibles.

Las televisiones públicas, todas al servicio del partido en el poder de turno según denuncian siempre los partidos en la oposición, son un sumidero de dinero público y un ejemplo de despilfarro en distintos grados. Las cadenas autonómicas acumulan una deuda de 1.600 millones de euros y se llevaron en subvenciones de los distintos gobiernos regionales en el último ejercicio un total de 808 millones de euros. RTVE recibió del Estado el pasado año 2011, 535 millones de euros.


A partir de ahora cada uno decidirá si le parece que estos entes son caros o baratos en función de lo que ofrecen. Solo Canal 9 ha acumulado una deuda de 1.200 millones de euros. Pero no se puede demostrar si el público está dispuesto a mantenerlos (como aseguran los políticos al mando) porque no compiten en el mercado, como el resto de cadenas, puesto que todas sus pérdidas son asumidas por los presupuestos públicos.

Cuando se habla muy a la ligera de la necesidad de mantener estos carísimos mastodontes, se olvida de dónde sale el dinero: de nuestros bolsillos y los de nuestros hijos, que tendrán que apoquinar con la inmensa deuda que generan. Aun si nos salieran gratis, que no, resulta difícilmente defendible que el Estado deba tener una televisión propia, no digamos ya decenas. El poder no debería tener un medio tan poderoso para moldear las conciencias de los ciudadanos. Los medios de comunicación públicos deberían estar ya todos cerrados.

14 comentarios:

  1. Juana Garcia Martinez

    muy bueno .felicidades como siempre

    ResponderEliminar
  2. Cristina El Perchero De Cristina Seguí

    Extraordinario artículo...he podido ver como en los desayunos de rte presientes como Fabra y Feijo les daban lecciones de política y educación. Ver la primera era imposible y sus informativos un espectáculo vergonzoso

    ResponderEliminar
  3. Fernando Porteros de Dios

    Ya era hora de la renovación de TV, yo el siguiente paso que daría sería la de privatizar las autonómicas o permitirlas que se autofinancien con publicidad porque son un pozo sin fondo.

    ResponderEliminar
  4. Federico Garrigos Fernandez

    Resulta casi cómico observar tanto gesto de esperanza en unas medidas que si bien son necesarias no sirven de nada si no son de carácter obligatorio, menos chorradas y más plantarse con un par para cerrar el chiringuito autonómico; eso sí es un recorte significativo encaminado a aliviar las cargas fiscales sobre el españolito de a pie de calle a la par que devolvemos la cordura al modelo de estado y dejamos heridos de muerte los nazi onalismos. Un saludo Don Xavier.

    ResponderEliminar
  5. Antonio José Rebollo Palacios

    A la pluralidad le llama izquierda cavernaria acostrumbrado como están a tener el control de casi la totalidad de los medios de falsificación informativa masiva..¿prefieres la televisión de tiempos de Aznar y el inclito Urdaci?SEGURO QUE SÍ...Siguen en este empeño de confundir,de polarizar,de dividir la unidad.Señor Xavier:hace tiempo que el psoe dejó de ser izquierda....DEP. RTVE.

    ResponderEliminar
  6. jesus123

    No quiero Teles Públicas. Con las privadas y las de los Operadores Telefónicos me bastan y me sobran.

    No quiero que mi dinero sirva para las tonterías de los políticos. Si ellos las quieren que las paguen de su bolsillo (NO del nuestro).

    ResponderEliminar
  7. Gabriel Merino Arias

    Me parece perfecto, no podemos seguir con esta TVE dirigida por el PSOE, eso habia quequitarlo de raiz, vamos, vamos, desde las entrevistas de la mañana de la uno, hasta los telediarios todos están sesgados. PROCLAMO IMPARCIALIDAD, pero no soporto mas ese sesgo hacia el PSOE.

    ResponderEliminar
  8. Las TV tenían que ser todas privadas y no ser ningún agujero para el estado . ¿ Porque las TV privadas tienen ganancias y las estatales definís tremendos donde viven y medran toda clase de amiguetes de los gobiernos de turno ? Siendo todas privadas los costes los manejarían quienes se gastan su dinero y no el de los demás. Y son parciales con alguien , ahora son estatales y también lo son ¿ Donde esta la diferencia ?

    ResponderEliminar
  9. Antonio José Rebollo Palacios

    Aquí Anguita sólo dice el evangelio..Obviamente al Capital con todos los medios financieros,de producción y de información les viene mejor esta falsa sensación de pluralidad politica o la creencia general de que el ciudadano con su voto cada 4 años -y adiós muy buenas-puede cambiar las cosas y su destino.El tema de la manipulación de la información,quienes del Bipartito la controla es cuestión de intereses partidista,nada que ver ni con la calidad de información o de programación ni con el respeto a la ciudadanía..son cuestiones del bipartidismo...http://www.facebook.com/​photo.php?fbid=322203954512​313&set=a.163730867026290.​41503.162913417108035&type​=1&theater

    ResponderEliminar
  10. fuss

    El PP ha tardado demasiado en limpiar TVE de ingenieria chupoptera y suciota y si el Gabilodo estaba ahi mejor que mejor,suciatas y comuni....fuera de cualquier instituc... Lo contaminan todo y lo que es peor ¡¡se lo llevan todo!!

    ResponderEliminar
  11. DoñaTecla»

    ¿Y para hacer esto han tenido que esperar CUATRO meses?. Tendrían quer haberlo hecho a los 7 días de tomar el poder, o me lo explican o seguiré pensando que son unos pardillos.

    ResponderEliminar
  12. Y porque no se privatiza o cierra también RTVE? Acaso no es lo mismo que las autonomicas pero a nivel nacional? Menuda incongruencia.

    ResponderEliminar
  13. Maria Rosa Palacios Gonzalez

    van cambiando las cosas ehhh??? ya era hora de ver algo diferente en la 1, hacia tiempo que tenia que haber sucedido

    ResponderEliminar
  14. Suptoiret TheEternal

    ya esta bien hombre. no me abono por 12 euros al canal satelite que ofrece cientos de cadenas muy interesantes y tengo que estar pagansdo por obligacion al juan y medio y a los programas aburridos y adoctrinadores de la 2. Estas eran las medidas que yo estaba esperando

    ResponderEliminar