lunes, 23 de abril de 2012

Inseguridad jurídica


España no es Argentina, pero empieza a parecerlo. Salvando las distancias y las expropiaciones, las compañías extranjeras presentes en territorio nacional tienen cada vez más problemas para operar dentro del territorio nacional sin gastarse más en abogados que en el desarrollar el negocio. La causa de todo ello es la existencia de normativas diferentes y a veces contradictorias entre otra comunidad autónoma. Se puede decir que no existe seguridad jurídica para quien decida invertir en nuestro país. El PP no ha logrado cerrar en estos cuatro meses las grietas a la seguridad jurídica que abrió el PSOE. Y tampoco parece que algunos Ministerios tengan una hoja de ruta clara sobre la regulación para que las empresas puedan planificar su futuro con alguna certeza.

La seguridad jurídica y la formulación de marcos legales estables resulta clave en la mejora de la calidad institucional de un país. El Círculo de Empresarios lo consideraba una de las prioridades para la presente legislatura, en un informe elaborado antes del cambio de gobierno. “La regulación debe estar formada por normas claras, estables y predecibles en sí mismas y en su justa aplicación. La actividad emprendedor demanda un entorno de seguridad jurídica que facilite la adopción de decisiones, evitando el riesgo regulatorio de cambios continuos en la legislación”, reza el documento. E insiste en que “se trata de un factor de credibilidad y reputación para nuestra economía. Más allá del desgaste de las empresas y sus gestores, la pérdida de credibilidad y de prestigio de España en el exterior es tremenda”, zanja con una mezcla de resignación y enfado.

El problema de seguridad jurídica que existe en España es de aurora boreal y, en un país como el nuestro, en el que no contamos con recursos naturales propios, ni tenemos tecnología autóctona, reduce significativamente nuestras posibilidades de progreso económico gracias a la inversión extranjera.

Al hecho de que en nuestro país se haya implantado un sistema de nacionalidades de la Srta. Pepis, que se dedican a hacer normativa para cualquier actividad, que lo único que hace es complicar la vida al posible inversor, hasta que consiguen convencerle de que lo mejor es invertir en otra parte, se una la circunstancia de que en los últimos años hemos estado en manos de una panda de ineptos de primera división, que se han dedicado a utilizar el BOE sin prever los posibles resultados de cada insensatez que se les iba ocurriendo.

4 comentarios:

  1. La seguridad jurídica me parece fundamental. Pero no sólo para las empresas que quieran establecerse en nuestro país, sino para cada ciudadano español que se mueva por las diferentes regiones de España. Quede claro, por si alguna duda asoma, que hablo de regiones con santa mala leche.

    ResponderEliminar
  2. Marisa Vampi

    Buenisimo articulo...... gracias Xavier, cada día que te leo aprendo algo..... saludos

    ResponderEliminar
  3. UpydTalavera de la Reina

    Completamente de acuerdo, comenzará alguien de una vez por todas a coger el toro por los cuernos.

    ResponderEliminar
  4. Gestalt Self

    y los de ahora usan el BOE para machacarnos a los trabajadores, autónomos o por cuenta ajena!!Cómo se te ve el plumero!!!!!!!

    ResponderEliminar