jueves, 19 de abril de 2012

Corinna



¿Recordáis que hace unos meses el Rey Juan Carlos fue a cenar a un conocido restaurante de Madrid con solo sus hijos? En ese momento ya se especuló acerca de cuales habían sido los motivos de esta reunión familiar tan íntima, y ahora algunas fuentes revelan que el objetivo del monarca era explicar a sus hijos su “especial amistad con la princesa alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein”.

En aquella cena llamó la atención que no estaban presentes ni la reina, ni Letizia o Iñaki Undargarín. Y las especulaciones afirman que fue precisamente esa cena el momento escogido por el Rey para explicar a sus hijos su relación con Corinna en un ambiente agradable y distendido, lejano a las formalidades de palacio.

Por lo que parece , entre Juan Carlos y la princesa alemana podría haber una especial amistad, que hace que esta mujer tenga un papel especial en su vida. Algunas fuentes aseguran que ella vive junto a su hija en un chalet de El Pardo, aislada de los curiosos, pero que en los fines de semana, ella ejerce de anfitriona en cacerías en las que participa el Rey, demostrando que realmente es una mujer que ocupa un lugar destacado en su corazón.

Naturalmente, la Casa Real niega todos estos rumores, pero la verdad es que el nombre de la princesa Corinna ya ha sonado en más de una ocasión relacionado con el del rey, como en el caso del libro de Pilar Eyre, La soledad de la reina. También el periódico El Mundo la mencionaba en un completo artículo, como una “bella princesa que triunfa en España” y afirmaba que esta mujer de 46 años está acostumbrada a tratar con la high society y comprometida con numerosas actividades filantrópicas, además de ser aficionada a los safaris, la caza, las regatas, las embarcaciones y la navegación en general.

El primer encuentro de Sayn-Wittgenstein y el Rey del que se tiene noticia se remonta a 2006, durante una cena que se organizó con motivo de la visita del monarca a Ditzingen, un municipio del sur de Alemania. Aquel festín, al que acudieron los más destacados empresarios alemanes, estuvo presidido por la princesa germana y acabó en polémica cuando se descubrió que los gastos del lujoso banquete se intentaron desgravar, lo que provocó que fuese investigado como un fraude por la Hacienda alemana.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein es famosa por organizar cacerías en África para aristócratas y millonarios con la empresa Boss&Company Sport Agency, de la que consejera delegada. La firma, que ofrece en su web “únicamente los mejores disparos”, fue creada hace doce años por uno de los mayores fabricantes de armas del Reino Unido.

Sin embargo, su relación con el rey Juan Carlos va más allá de las cacerías. El nombre de la princesa (que adoptó este título tras su boda con el príncipe Casimir zu Sayn-Wittgenstein, del que ya está divorciada) ya empezó a sonar cuando la periodista Pilar Eyre la nombró en su libro La soledad de la Reina como una apasionada amante del monarca.

A Corinna incluso se le permite asumir papeles institucionales y recientemente ha actuado como “representante” del Rey ante el príncipe Alwaleed bin Talal, uno de los aristócratas más ricos de Arabia Saudí y que está situado en el número 29 de la lista Forbes que reúne a las personas más acaudaladas del mundo.

José Antonio Zarzalejos, aseguraba este fin de semana en El Confidencial que la “estrecha e íntima relación” del Rey con la alemana “ha dejado de constituir un rumor para convertirse en una certeza”. Y añadía que “existe ya documentación acreditativa de que acompaña a Don Juan Carlos en viajes al extranjero y asume funciones de representación oficiosas”. 

8 comentarios:

  1. Tito Larraga

    Me ha gustado el escrito, así que lo pongo en mi Twitter, para que lo vean mis followers.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Laura Fanny Ferrer

    por que no se puede regalar trajes a los políticos y si cacerías al rey?

    ResponderEliminar
  3. Ino Feijóo Zolle

    Es dar por supuesto lo que se desconoce, pero sí lo que se desea murmurar, propalándolo. ¿ Se le regaló?, ¿Lo pago? O ¿Se lo dieron como propaganda de esas cacerías?. Inventa lo que le interesa al propagandista y con sus personales razones.

    ResponderEliminar
  4. aura Fanny Ferrer

    desconocer? disculpa, se sabe que lo pagó un saudita.

    http://informe21.com/​actualidad/12/04/18/​un-empresario-saudi-pago-la​-caceria-del-rey-en-botsua​na



    Un empresario saudí pagó la cacería del Rey en Botsuana
    informe21.com

    El Rey viajó a la polémica cacería de Botsuana invitado por el empresario saudí ...Ver más

    ResponderEliminar
  5. Espero, por el bien de nuestro Rey, que la caza de la princesa alemana suponga, para él, menos riesgo que la caza del elefante africano.

    ResponderEliminar
  6. Sara García Caballero

    Lo siento mucho por la Reina. Pienso en lo que debe haber sufrido en silencio, cuando España estaba ignorante de esta "amistad", pero ahora que lo sabemos, creo que va a ser más dificil para ella mantener su gran postura. En cuanto al papel de representante oficiosa de esta mujer, deb eria desaparecer, simplemente por respeto a la Reina.

    ResponderEliminar
  7. Ino Feijóo Zolle

    El "se sabe", no esta comprobado, por lo si que interesa se diga así. ¿Invitado si es que lo fué, para propaganda de esas cacerias?. Fácil es hacer caso a la prensa, que uno lee.

    ResponderEliminar
  8. Jose Luis Nabil

    Nuestro rey es el mejor del mundo y el mas honesto y el mas humano... que se judan todos los otros reyes empezando por el ingles y terminando por el malayo

    ResponderEliminar