martes, 1 de mayo de 2018

Sindicatos vendidos al nacionalismo

La manifestación del 1 de Mayo de 2017

UGT pierde el 23% de los afiliados y CCOO oculta el hundimiento en su portal de transparencia

Albert Rivera se dio baja de UGT hace unos días. Es uno de los casi 278.000 afiliados que han abandonado al sindicato socialista desde 2010, casi una cuarta parte de su militancia. No le van las cosas mejor a CCOO, a quien abandonaron casi 300.000 afiliados hasta 2015, pues desde entonces no ofrece datos actualizados en su web. Es la fuerza menguante con la que llegan las dos grandes sindicales a la cita del 1 de Mayo.

El apoyo de ambos sindicatos en Cataluña a la causa independentista ha sido un factor más a los que vienen percutiendo desde hace años sobre una militancia en retroceso. Los escándalos, la desindustrialización, los efectos de la crisis en el empleo y, ahora, una posición política en Cataluña que no es entendida en el resto de España. Sin embargo, las bajas que, como la de Albert Rivera, tengan su origen en el tema catalán no aparecen aún reflejadas en los documentos oficiales de los sindicatos.

UGT tiene abierto un portal de transparencia donde no oculta el retroceso de su militancia. Llegó a alcanzar 1.209.651 afiliados en 2010, su mejor cifra de los últimos años. Desde entonces, la curva es descendente. Ha perdido 278.093 hasta 2017, lo que supone un 23 % de la fuerza social que amasó en su mejor momento de la última década. Ahora, el sindicato reconoce que sus afiliados no llegan al millón: son 931.558.

UGT y CCOO han perdido una cuarta parte de su fuerza ya no superan el millón de afiliados cada uno


Esta afiliación permitirá al sindicato hermano del PSOE alcanzar unos ingresos por cuotas de afiliados de 5.665 millones de euros. Son casi 4.000 millones los que logrará gracias a las subvenciones públicas, según el resumen de los presupuestos que puede consultarse en su portal de transparencia.

El ejercicio de transparencia de UGT contrasta con el de CCOO. Este sindicato también tiene abierto un portal de transparencia, pero el último documento sobre militancia data de 2015, cuando el sindicato reconoce que sus afiliados son 909.052. La memoria de 2016 refleja un descenso en los ingresos por las cuotas de los afiliados respecto a 2015, de lo que se deduce que la afiliación siguió cayendo este año.

CCOO reconocía que en 2009 tenía 1.203.307 afiliados, por lo que ha perdido el 24,4 % de su militancia desde entonces. Según la cuenta de pérdidas y ganancias que CCOO tiene en su portal de transparencia, las cuotas de sus afiliados aportaron 12,5 millones de euros en 2016. Las subvenciones oficiales fueron de 4,3 millones.

CCOO reconoce que “nuestra afiliación se ha resentido significativamente”, pero no ofrece el dato actual

Pero es imposible encontrar en el portal de transparencia de CCOO la cifra exacta de afiliados al sindicato en 2016, 2017 o en la actualidad. La referencia más próxima se haya en el informe general que sirvió de base al congreso que aupó al liderazgo a Unai Sordo, el pasado verano. “En estos más de cuatro años de mandato que han coincidido con alguno de los episodios más crudos de la crisis en los que la destrucción de empleo ha sido masiva, nuestra afiliación se ha resentido significativamente”, se reconoce en el documento, pero sin ofrecer la cifra concreta.

Los dirigentes de CCOO restan importancia a la mala imagen en la caída de las afiliaciones: “La crisis reputacional ha influido, sin duda, en la imagen que la opinión pública y publicada pueden tener de nosotros, aunque ésta no es exactamente la misma que la que tienen los trabajadores y trabajadoras en los centros de trabajo, donde se rigen más por la confianza que generan los militantes del sindicato en la gestión cotidiana de sus problemas que por lo que trasladan los medios de comunicación”.

El documento termina reconociendo que durante los cuatro años previos al congreso de 2017, el saldo del período “es negativo en algo más de 100.000 personas”.


Puigdemont regó con 15 millones a los liberados sindicales de CCOO y UGT en 2017

Manifestación de CCOO y UGT apoyando a los golpistas (Foto:Twitter)


La Generalitat abonó en 2017 un total de 14.897.500 euros en 2017 a los liberados de las delegaciones catalanas de Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT). Ambas se han posicionado a favor del proceso secesionista. El año en que el Gobierno de Junts pel Sí (CDR y ERC) culminó su intento de desconexión con la celebración de la consulta separatista del 1 de octubre, declarada ilegal por el Tribunal Constitucional, los liberados de las centrales en Cataluña completaron cerca de medio millón de horas a lo largo del ejercicio, según consta en el portal de Transparencia de la Generalitat. Los pagos coincidieron con la estancia de Carles Puigdemont en el poder y con la aplicación del artículo 155 que dejó la Consejería de Gobernación, Administración Pública y Vivienda en manos de la secretaria general del departamento, Meritxell Masó, integrante del PDeCAT.

Por número de liberados, Comisiones Obreras tuvo 552 miembros ejerciendo estas tareas de representación en Cataluña, mientras que UGT sumó 487. En este recuente se incluye personal de la Administración técnica y laboral de la Generalitat, docentes no universitarios, personal estatutario de instituciones sanitarias e integrantes de la Administración de Justicia.

Respecto al desglose del número de horas remuneradas por la Generalitat de Puigdemont para el desempeño de esas funciones sindicales, la delegación de CCOO registró 262.776, y la de UGT, 226.192. En total, 488.968 horas.

Dentro de esos casi 15 millones que recibieron las centrales, sus liberados en la Administración técnica y laboral catalana (349 y 382, respectivamente) ingresaron 4,5 millones de euros en el caso de Comisiones y 4,2 en el caso de UGT. En cuanto al personal docente no universitario, los pagos fueron de 1,9 millones y 568.547,97 euros. Para los liberados en instituciones sanitarias, las cuantías alcanzaron 1,7 millones entre afiliados a CCOO y 1,6 para los de UGT. Por último, en lo relativo a la Administración de Justicia, los abonos se situaron en 262.541 euros y 181.969.

Los principales sindicatos catalanes, que se movilizan este martes, Día del Trabajador, en favor de unas pensiones y unos salarios dignos en un Primero de Mayo más político de lo habitual en Cataluña, ya secundaron el pasado 15 de abril una manifestación en favor de la libertad de los exdirigentes de la Generalitat que se encuentran en prisión provisional por el golpe separatista. Ello le ha costado a ambas centrales miles de bajas de afiliados descontentos con este alineamiento del lado de los independentistas.

El secretario general de Comisiones Obreras, Unai Sordo, manifestó este lunes en Los Desayunos de TVE que la participación de su sindicato en esa marcha de apoyo a los presos del proceso secesionista no significa que la central abrece a “una burguesía separatista catalana”. A su juicio, lo que quiere su organización es “promover nuevos escenarios de encuentro en Cataluña y que la política juegue su papel”.

En este sentido, el líder de CCOO abogó por que en Cataluña se conforme “un gobierno que actúe desde la legalidad” y que se deje atrás “la dinámica del procés”. Además, comentó que la posición de este sindicato es que existe un “problema político” que “no se va a solucionar por la judicialización”.
“Transversal” en Cataluña

Por su parte, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, mantuvo que participar en dicha manifestación “no fue un error”, ya que, expresó, a la situación que se está viviendo en Cataluña “hay que ponerle remedio y eso quiere decir, exigir a los independentistas que constituyan un Gobierno que saque a España de esta situación”, apuntó en Antena 3.

“Nosotros en Cataluña somos un sindicato transversal donde viven personas que quieren una Cataluña de una manera y de otra. Eso es muy positivo para poder encontrar una solución”, sentenció.

15 comentarios:

  1. Lorena Ruiz

    espero se queden en el 5% jajaj

    ResponderEliminar
  2. Gerardo Pardo Asenjo

    Ojalá hoy sea un fracaso total

    ResponderEliminar
  3. Caridad Sáez Parolis

    Nadie debía apoyarlos, amigos de etarras y separatistas.

    ResponderEliminar
  4. Paqui Escobar Martinez

    Que los ilegalicen solo con los lo borrados que no dan un palo al agua ya llenan plazas

    ResponderEliminar
  5. Virginia Marcos Martinez

    Siempre le quedan los independentistas que le paguen las mariscadadas.
    De todas las manera las empresas se fueron de CATALUÑA.

    ResponderEliminar
  6. Jose Manuel Alvarez

    Vagos hijoputaaaaa sinvergüenzas marranos traidores cerdos separatistas

    ResponderEliminar

  7. Maria Madrid

    Y algunos de éstos trabajan??

    ResponderEliminar
  8. Maria Madrid

    Éstos les daba yo derechos y obligaciones. Porque creo que no saben nada más que chupar de los que trabajamos y cotizamos

    ResponderEliminar
  9. Maria Martinez Garcia

    Y más que van a perder estos tienen la cara más dura que el cemento armado.Unos jetas.

    ResponderEliminar
  10. Mari Camen Olmo Isla Fuera subvenciones y fuera sindicatos.no mueven un dedo por nadie y cobran por todo.

    ResponderEliminar
  11. Jose Luis Bustabad Amado

    La UGT y el Partido Socialista asi como CCOO y el Partido Unidos Podemos conforman una agencia acaparadora de subvenciones para dedicarlas a,abonar los salarios de sus liberados sindicales,sostener una macro-organización muy superior a cualquier Ministerio,mantener un incalculable patrimonio,y llevar a cabo actividades sociales para sus afines relacionadas con la buena comida y el descanso vacacional.

    ResponderEliminar
  12. Fernando Diaz Barrera

    Sinvergüenzas ustedes se quejan del salario,no están contentos con lo que les roban a los trabajadores sin trabajar,encufando miles de liberados.

    ResponderEliminar
  13. Pilar Zamora

    SIIIII A ESTOS SOLO LES GUSTA EL LUJO Y QUIEN LO TRUJO

    ResponderEliminar