sábado, 12 de mayo de 2018

El colapso del Estado de las Autonomias

Resultado de imagen de cuantas comunidades autonomas de españa

El Estado autonómico ha colapsado. dice en su artículo Javier Somalo en el que afirma que el sistema autonómico se ha vuelto  insostenible el sistema autonómico tal y como está planteado. "Levantar la barbilla y andar sobre una cinta como si todo esto se pudiera esfumar con el primer rayo de sol es ya un acto de irresponsabilidad política que supera al pecado original de aquel mal relevo entre la UCD y el PSOE y el posterior españicidio perpetrado impunemente por Zapatero. Hoy el presidente del Gobierno es tan culpable –si no más, por no usar el irrenunciable conocimiento adquirido– como aquellos. No le tocará a él desescombrar en busca de algún pilar sano sobre el que levantar algo parecido a España. Pero no cabe duda de que habrá que hacerlo porque Cataluña ha roto, sí, la España democrática conocida".

En cualquier rincón de España y no solo Cataluña aparecen grietas y deslealtades que  impiden la normal cooperación entre el Estado y las  autonomías. Y su consecuencia es  un solo perjudicado: el pueblo español.

Los niños empiezan creyendo que los únicos ríos que estudian son propiedad de su comunidad porque pasan por ahí y acaban jugando a tirar dardos –o tirándolos– contra la Guardia Civil pero, desde la hidrografía hasta el adoctrinamiento violento, es de todo punto irracional que una nación pretenda su propia voladura amparándose en un sistema perverso de cesiones autonómicas que ha demostrado su fracaso hasta en la extinción de incendios y su inmoralidad cuando distingue a los enfermos según su procedencia geográfica. Incluso dejando a un lado el golpismo nacionalista, es de locos seguir así.

Cataluña es sólo un nuevo punto de partida en el eterno bucle. Se llame como se llame el presidente de la Generalidad, nunca podrá ser legítimo un gobierno pilotado desde el extranjero por un prófugo golpista. El nacionalismo vasco, el que vuelve a ser palanca de acción de un gobierno de España, ya ha convocado cadenas humanas para reclamar su Euskal Herria –huelga hablar pues, de Navarra–, hecho que no tardarán en legitimar desde el gobierno central como preferible a los asesinatos de ETA que, como ya no existe, se traduce en una victoria sin precedentes de la democracia. Valencia y Baleares caminan de igual modo hacia esa otra paranoia supremacista, racista, que son los Països Catalans. 

Por otro lado se trata de un modelo de Estado imposible de financiar, es que su ineficiencia de gestión resulta abrumadora. Donde antes había una persona hoy hay 17; en lugar de caminar todos en la misma dirección se camina en direcciones opuestas. Es más fácil mover productos e instalar empresas entre países de la UE que entre CCAA, donde existen 300.000 empleados públicos dedicados a tiempo completo a inventar, implantar y vigilar el cumplimiento de normativas destinadas a destruir el mercado único, a fragmentar España. La insolidaridad entre comunidades es total. ¡Se blindan hasta los ríos! Los proyectos más absurdos, las inversiones más disparatadas, las duplicidades de todo tipo, el nepotismo y la corrupción, tanto institucional como personal, encuentran el entorno más favorable que pueda imaginarse para crecer sin límite ni control. No hacen falta muchos cálculos para ver que el Estado autonómico está siendo la ruina de España.

De momento, no hay programa político que pueda prometer una solución creíble si no refleja la devolución –porque no le son propias a una comunidad autónoma– de determinadas competencias al Estado central. Educación, Sanidad e Interior, por poner tres ejemplos, jamás debieron salir del ámbito estatal porque perjudican directamente al ciudadano, asentando privilegios, sirviendo al adoctrinamiento y poniendo en riesgo la seguridad.

A cada vuelta de tuerca en los conflictos territoriales y competenciales, para La Moncloa la respuesta es que no pasa nada. Lo que ocurre es que  Rajoy no busca estabilidad para España sino su permanencia en el poder, algo que ya ha perdido. Si Albert Rivera consigue que el Parlamento de Twitter le deje llegar a La Moncloa tendrá que hacer en serio el trabajo que no corresponde al Rey y volver a la normalidad, si alguna vez existió, de informarle sobre España. 

Pero con este Estado autonómico va a serle imposible.

9 comentarios:

  1. Tomás Pablo

    https://www.facebook.com/defenemvalencia/photos/pcb.1941096442867130/1941096352867139/?type=3
    Administrar
    La imagen puede contener: texto
    Defenem Valéncia
    21 horas ·

    ResponderEliminar
  2. Javier Bernardos García

    Fuera las autonomías

    ResponderEliminar
  3. Jose Blasco

    Pero sin sistema de auditorias permanentes y controles rigurosos, que se esperaba? España va a la ruina. Sus delincuentes politicos nunca.

    ResponderEliminar
  4. Vicente Garcia Jardi

    Cuanta razón esto no son autonomías sino autonosuyas cuanto dinero nos ahorraríamos eliminándolas y que todos los españoles tuvueramosla misma igualdad y condiciones para todos lo mismo un catalán que un gallego que un andaluz etc nos ahorraríamos un montón de vividores

    ResponderEliminar
  5. Justo Miguel Aliseda Alfayate

    Con lo fácil que sería la vida con las mismas leyes en toda España

    ResponderEliminar
  6. Arcelina G. Martin

    Y se dan cuenta ahora que nunca sirvieron para nada las autonomias mas que para gastar lo que no hay?

    ResponderEliminar
  7. Manuel Empecinado Muñoz

    Y multiplica la desigualdad entre los ciudadanos , ademas de no cumple la constitución Ya que tenemos que tener los mismos derechos y las mismas obligaciones

    ResponderEliminar
  8. Santiago Iglesias Conde

    Suprimir las autonomías

    ResponderEliminar
  9. M Carmen Bermejo

    Las autonomias no funcionan son un nido de indep. Y un bolsillo roto sólo quieren dinero, algo habrá q hacer.

    ResponderEliminar