lunes, 29 de febrero de 2016

Pujol Corporation 52 - La oficina "secreta" de Jordi Pujol Soley


El ex presidente Jordi Pujol va a "trabajar" cotidianamente a un destartalado despacho de la calle Calabria (omitimos la dirección concreta) que, según consta en el Registro de la Propiedad, es titularidad de la Fundación Vila Casas, del empresario farmacéutico Antoni Vila Casas. Aquí acostumbra a recibir la visita de personas que él convoca o que le solicitan una reunión. Según testigos presenciales, en este despacho le asiste una secretaria durante media jornada. Allí recibe a profesionales de diferentes sectores para tener información de la actualidad. y un mozo de escuadra de paisano que vela por su seguridad.

Vila Casas no quiere que su nombre aparezca relacionado con Pujol: “Tengo amigos que no entenderían por qué le ayudo”. Tampoco desvela la ubicación del inmueble porque teme que el lugar se convierta en un enjambre de periodistas: “Allí puede salir a la calle, comprar el periódico, tomarse un café. La gente le saluda, le aprecian.

Pujol convoca cada vez a más personas y se deja ver en actos sociales en los que no haya medios de comunicación. Ha acudido a algún evento de poca relevancia mediática en la Generalitat, o se ha acercado a dar el pésame en el velatorio de alguna persona próxima, evitando el funeral. “De vez en cuando sale a comer con un grupo reducido de gente de confianza”, cuenta quien le cede el despacho. Pujol siempre ha destacado por su austeridad y porque prefiere almorzar y cenar en casa con Marta Ferrusola, su esposa.


Además de escribir sus reflexiones y charlar con sus visitas, el ex presidente tiene otra actividad en el despacho de la calle Calabria. Según explican a este Confidencial algunos de los afectados, reclama el pago de fuertes sumas de dinero en efectivo a empresarios que considera que le deben favores de épocas pasadas. Jordi Pujol justifica esta exigencia –en ocasiones, no muy amistosa- por las necesidades de financiación de su familia, inmersa en un proceso judicial por blanqueo de dinero y evasión de impuestos.

8 comentarios:

  1. Ana Quintana Sanchez

    QUE MUEVA EL ARBOL YA Y CAIGAN LOS NIDO (TODOS A LA CARCEL))

    ResponderEliminar
  2. Nostrum De Nostrum

    ¡Oh!, que bella estampa pinta el "altruista informador" del día a día del capo di tutti capi. ¡El más claro exponente y la mas pura esencia de la sempiterna oligarquía del latrocinio, los privilegios, las prebendas y la impunidad a costa de los españoles catalanes y no catalanes, que eso y no otra cosa es el nacionalismo catalán!

    Probablemente, desde esa "oficina", además de trabajar activamente en blanquear lo que es inblanqueable, (y no me refiero a las divisas), Ubú, estará mucho más preocupado de lo que lo estaba por la UDEF, por el hecho de que sobre el tráfico y el entramado generado para blanquear sus ingentes latrocinios a los españoles, -que eso, en sí, a los americanos poco les importa-, está el FBI, la DEA y la CIA, agencias interesadas en las conexiones con el crimen organizado.

    Pujol y su banda necesitan urgentemente, -ahora más que nunca-, un paisito con justicia propia a medida, jueces propios a medida, leyes propias a medida y una gran 'muralla' que impida su extradición y comparecencia ante tribunales americanos o tribunales internacionales.
    http://dolcacatalunya.com/.../%EF%BB%BF%EF%BB%BFel.../

    ResponderEliminar
  3. any Ribas

    LOS ESPAÑOLES QUEREMOS VER TODO LOS DIAS EL CASO MAS CORRUPTO DE TODOS LOS TIEMPOS EN TV LOS PUJOLS Y CIA. QUE YA ESTAMOS HARTOS DEL PP.

    ResponderEliminar
  4. Juani Mulero Valero

    El honorable ladrón !!!!

    ResponderEliminar
  5. Rosario Vergel Diaz

    Menudo sinvergüenza, pero esta libre y disfrutando del dinero robado, eso un pobre no estaría suelto.

    ResponderEliminar
  6. Jose Maria Guerrero Rosado

    caso pujol y caso familia march

    ResponderEliminar
  7. Fany Ribas

    LOS ESPAÑOLES QUEREMOS VER TODO LOS DIAS EL CASO MAS CORRUPTO DE TODOS LOS TIEMPOS EN TV LOS PUJOLS Y CIA. QUE YA ESTAMOS HARTOS DEL PP.

    ResponderEliminar