martes, 9 de febrero de 2016

La tormenta perfecta



La crisis china y las continuas bajadas del precio del petróleo están dando los avisos suficientes para el mundo entero puede caer en una nueva recesión. El mundo se ha metido en un círculo vicioso del que es muy difícil salir, y que, en parte, explica la segunda recesión que atenazó a algunos países de la eurozona en 2012. Entre otras cosas, porque las ingentes cantidades de liquidez apenas están sirviendo para situar la inflación -ni siquiera la subyacente- en niveles cercanos al 2%, que es el objetivo último del BCE con su política monetaria. Dicho en otros términos, la economía financiera alienta la recesión y la recesión estimula las crisis. Se intentó salvar esta espiral diabólica mediante la unión bancaria y la concertación de las políticas fiscales, pero las dudas no se han disipado. Una especie de profecía autocumplida.

Existe un verdadero temor a un estallido mundial de la deuda pública, que en el caso de nuestro país se ha duplicado desde la anterior crisis El FMI ya advirtió hace apenas dos semanas de que, más allá de los pronósticos a corto plazo, existen “riesgos sustanciales” para las perspectivas, que resultan especialmente importantes en el caso de las economías de mercados emergentes y que “podrían paralizar la recuperación mundial”. Estos riesgos se relacionan en su mayor parte con los reequilibrios actualmente en curso en la economía mundial, como el ajuste de la economía china, la caída de los precios de las materias primas y las perspectivas de un aumento progresivo de las tasas de interés.

El presidente del BCE, Mario Draghi. (EFE)Las primas de riesgo han vuelto a dispararse en Europa, agravando la represión financiera. Ni siquiera el euro se está depreciando en línea con la previsión que mantenían los mercados. Las bolsas europeas están en caída libre. El Banco Central Europeo ha adquirido deuda pública a mansalva (658.000 millones de euros en los 11 primeros meses de 2015) sin que ese aumento de la masa monetaria -el balance del BCE- se haya trasladado de forma homogénea a los consumidores para relanzar la actividad. 

En el caso de España, el Ibex 35 revive el dia de ayer en el que se desplomó un 4,4%, ya que ha llegado a perder otro 4%, cierra hoy en torno al 2,40% muy por encima de las bolsas de nuestro entorno y se situaba en los 7.027 puntos, dejando atrás a cota de seguridad de los 8.000 puntos. Se trata de unos mínimos de julio de 2013.la incertidumbre política hace el resto, aunque todavía de forma poco significativa. La prima de riesgo ha superado ya los 160 puntos. 

Además el mayor peligro es nuestro fuerte endeudamiento que puede paralizar nuestro aún muy débil crecimiento. Los países periféricos son los más vulnerables, son los que más han sufrido el zarpazo de la economía financiera y aquí en España estamos sin gobierno ni existe esperanza de tenerlo a corto plazo, mientras, la irresponsabilidad y el personalismo de los políticos cabeceras de cartel que se están recreando en la indefinición y están jugueteando con nuestro porvenir. En su intento de llegar a un acuerdo con todo el mundo, Sánchez se ha metido en un laberinto de imposible salida. Incluso la celebración de nuevas elecciones podría hacer perder un tiempo precioso para enderezar el rumbo de nuestra economía.

Frente a los resultados de las elecciones no existe otra opción, que pueda estabilizar nuestro país ahora en caída libre, que solo puede frenar un acuerdo urgente de gobierno entre los tres principales partidos PP, PSOE y Ciudadanos que se mueven dentro del marco constitucional para que puedan afrontar con firmeza las amenazas soberanistas que proceden de Cataluña y aparquen para mejor momento todas las fantasías de partidos de la extrema izquierda como Podemos y sus socios que nos pueden llevar directamente a la ruina.

5 comentarios:

  1. MRWOLF

    Ojo, esto acaba de empezar. Abróchense los cinturones de seguridad, compren oro en lingotes o monedas, y siéntense a presenciar el colapso de un imperio. Viene el armagedon de la Deuda. Serán años duros.

    ResponderEliminar
  2. SERGIO MEDINA

    Espero que se revierta cuanto antes la situación. Ahora mismo son todos

    ResponderEliminar
  3. Xavier Valderas

    Querido amigo Xavier Carrió Jamilá ,precisamente ayer hablaba sobre ese tema, y creo que en el mundo falta volver a los valores del trabajo, del esfuerzo, del sacrificio, de la recompensa, de la confianza, de la seriedad, de la honestidad y del sentido común,...y que esos valores sean respetados (lamentablemente eso no se enseña en las escuelas, ni mucho menos entre los círculos sindicales o patronales). Hoy en día nadie quiere trabajar bien ni competir, y los políticos sólo meten más y más torpezas en normativas y más y más nos exprimen a impuestos (muchas veces para mantener legiones de zanganos, a costa de los que crean riqueza con su trabajo y sacrificio) . Aparte que para los políticos la política económica ha de ser lo más parecido a un casino, y no precisamente algo que sirva para la prosperidad de los ciudadanos. Somos una sociedad enferma y corrompida por todos los lados y todos los estamentos. Sólo existe una manera de salir adelante, y es trabajar de la forma adecuada, y saber usar la cordura para hacer del muestro un mundo mejor...pero lo malo es que parece ser que todo el mundo lo ha olvidado. No extrañaría si algún día toda esta mierda acaba estallando, y las consecuencias para todos no sólo sean malas, sino peor de lo imaginado. Aquí copio y te pego lo que escribí ayer.

    ResponderEliminar
  4. Xavier Valderas

    EL IBEX 35 HA PERDIDO HOY EL NIVEL DE LOS 8000 PUNTOS

    Hoy hemos vuelto a tener una de las peores caídas del IBEX, e indicador de que la economía no va bien como debiera, tanto la doméstica, como la de la globalización. La principal culpa es la incompetencia política, por no garantizar unas reglas de juego serias, sensatas y de sentido común en el mundo empresarial, comercial y laboral. Las democracias funcionan tan mal, y se les está escapando de las manos el tema económico, arrastrándonos a todos a la incertidumbre, la inseguridad y la pobreza, que se echa de menos una buena dictadura que solvente el problema, ya que los políticos actuales no parecen decidirse a coger el toro por los cuernos.
    Tras la Depresión de después del famoso crack de 1929 que hundió a todas las bolsas mundiales, y conllevó sólo desempleo y pobreza crónica a toda la población sólo las dictaduras conseguían sacar a sus países adelante. Luego sería el esfuerzo de la guerra que relanzaría de nuevo la maquinaria económica de las democracias. Pero lo malo es que varias décadas después, las democracias todavía no han aprendido a hacer las cosas con sensatez y con sentido común. Fiscalidad excesiva, inmigración masiva descontrolada que asusta a los mercados, desempleo crónico, deuda pública que no para de crecer, recortes en las libertades públicas, falta de garantías jurídicas para los inversores tanto nacionales como extranjeros, negligencia en los controles financieros por parte de sus organismos reguladores ( CNMV, Banco de España, presidencia del gobierno), etc...., forman una compleja combinación explosiva que no auguran nada bueno a corto y medio plazo. Y eso se refleja mucho en las bolsas. Y así nos va.

    ResponderEliminar
  5. Xavier Valderas

    Además sobre lo de hoy, los mentideros de la prensa económica parecen señalar que ha sido a causa de la desvaloralización de las acciones del Deusche Bank, del que se supone que las desregulaciones financieras iniciadas a finales de los años 90 en Norteamérica y que se extendieron por el resto del mundo, hicieron que el caso del mayor banco alemán, los organismos de supervisión y los Bancos Centrales le hayan permitido al Deutsche Bank ( según indicaba hoy el BLOG SALMÓN ) que haya llegado a una exposición de 75 BILLONES DE DÓLARES ( con "B" de burrada), que es aproximadamente 20 veces el PIB de Alemania y 5 veces todo el PIB de la Eurozona, en productos financieros apalancados y derivados ( como las operaciones "fuera de balance", tales como títulizaciones de créditos e hipotecas, diversas operaciones en mercados de derivados, etc...), y por tanto altamente especulativos y de gran riesgo, e incluso por encima de las posibilidades de muchos. Lo malo es que aparte de Deusche Bank, en España bancos como el Santander o el BBVA igual han perdido mucho valor sus acciones en bolsa, sea por el efecto contagio o por la posibilidad de soportar problemas parecidos a los del Deutsche Bank.
    Creo que habría que volver a aquella ley norteamericana surgida del desastre derivado del Crack de 1929, en la que se surgía la separación la banca de depósito (comercial) y la banca de inversión (bolsa y derivados), para garantizar que los ahorros de los particulares fueran destinados a la economía productiva y con garantías de que no se desvalorizarían (aparte de percibir los correspondientes intereses por los ahorros dejados en depósito en los bancos), en vez de destinarlos a ese enorme casino especulativo que se han convertido los mercados financieros con las nuevas leyes de liberalización financiera (y lo peor es que ha sido con el beneplácito y desidia de los distintos gobiernos), que si no se toma el control y las medidas oportunas (y no se puede retrasar más), mucho me temo una repetición peor del crack de 1929 en la que todos lo vamos a pagar muy caro con el estallido de todo el sistema financiero global, con el posible resurgir de dictaduras para tomar el control y encauzar la economía
    No obstante, tras la nueva vertiginosa caída como la de hoy (y la que ya lleva haciendo desde hace meses), y con todo lo que supone de pérdidas y ruina para los inversores que metieron sus ahorros en acciones bursátiles y fondos de renta variable, ¿habrá algún rebote razonable mañana, más acorde con los balances contables de las empresas del IBEX?. Claro que si todos los responsables políticos tomaran las medidas sensatas y razonables en todos los aspectos, entre ellos una regularización del sistema financiero que diera totales garantías a los ahorradores, el rebote bursátil sería posible. Mientras tanto seguimos con la incertidumbre.

    ResponderEliminar