domingo, 7 de diciembre de 2014

Otra cacicada del Consejo del Audiovisual de Cataluña


Un comentario del periodista Miguel Angel Rodríguez durante una tertulia el 15 de octubre en el programa Espejo Público de Susanna Griso ha desatado la ira del Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) y ahora el órgano fiscalizador de la Generalidad pide sancionar a Antena 3 con hasta un millón de euros y la retirada de la licencia de la emisora.

En relación a la consulta independentista para el 9N que estaba promoviendo el presidente de la Generalidad, Artur Mas, Rodríguez señaló: "Es la historia del rídiculo, ¿no?. El problema que tiene Mas es que quiere ser víctima de alguien. Y como no le hace ni caso nadie, está desesperado. Lo que le falta es un fusilamiento, entonces estaría estupendo. Digo que él lo que quiere es eso, porque el ridículo que ha hecho ya es muy difícil superarlo. Cualquier político en su caso se iba a su casa. Lo digo de verdad. No se puede estar más tiempo ocupando un puesto de responsabilidad, porque ha hecho el ridículo absoluto. Pero él está todavía ahí, a ver si alguien del Gobierno se equivoca. Él quiere allí a la Guardia Civil, que le detengan"."Quiere ser víctima de alguien. Le falta un fusilamiento. Quiere que le detengan"

Al hacer referencia al "fusilamiento", la conductora del programa, Susanna Griso, intervino inmediatamente para señalar: "¡Qué bruto eres!". Posteriormente Rodríguez añadió que "Mas se está inventando el enemigo: que es España. Y cuidado con esto, porque sembrar odio no se sabe nunca dónde termina".

El  acuerdo ahora conocido el CAC observa en las palabras de Rodríguez "una situación de violencia en el debate político actual en torno del modelo de organización política de Cataluña y de relaciones con el Estado", así como "una visión utilitaria por parte del presidente [autonómico] de Cataluña de la violencia en la acción política".

Así, el ente autonómico concluye que las declaraciones de Rodríguez "tienen por objeto debilitar la autoestima y la dignidad del presidente [autonómico] de Cataluña y atentan contra su reputación personal", por lo que son manifestaciones que "no estarían amparadas por el derecho a la libertad de expresión". E insiste en que sus manifestaciones, "por su contenido unido a expresiones de violencia colectiva, como es la confrontación bélica", "tienen un carácter eminentemente vejatorio, injurioso y descalificador".

Pero el CAC va más allá, y considera que ha también hubo una "vulneración del derecho al honor del pueblo catalán, como entidad colectiva de personas físicas", en tanto que Mas es presidente de la Generalidad. El dictamen señala que las declaraciones de Rodríguez "tienen su origen en la banalización de un hecho histórico execrable, como fue el fusilamiento del presidente de Cataluña (Lluís Companys) mediante un juicio sumarísimo", y en "la introducción de elementos de violencia colectiva" en el debate público "susceptibles de generar, por sí mismos, un clima de hostilidad respecto" al "pueblo catalán".

Así, concluye que "la carga de descalificación, menosprecio y violencia que incorpora el mensaje del señor Miguel Ángel Rodríguez fomenta y justifica un discurso contra la entidad colectiva del pueblo catalán, que afecta gravemente la convivencia entre comunidades y que, desde el punto de vista de sus sustrato, es coincidente con el discurso del odio".

El CAC también carga contra la moderadora de la tertulia, Susanna Griso, por considerar que sus palabras interrumpiendo a Rodríguez ("¡Qué bruto eres!") no introducen "elementos de reflexión ni favorables ni contrarios a las palabras del tertuliano" y no intervino "de forma explícita para reprobarlas". "Analizada la actuación de la conductora del programa, se puede entender que su pasividad en relación a los comentarios del tertuliano no resulta la más apropiada para un profesional de un medio de comunicación", sentencia. Pide una sanción de hasta un millón y la retirada de la licencia de Antena 3. Por todo ello, el CAC concluye que las manifestaciones de Rodríguez pueden constituir "una infracción muy grave", según recoge el artículo 57.1 de la Ley General de la Comunicación audiovisual.

Una vez conocido el dictamen del CAC, el propio Rodríguez ha respondido con dureza desde la entrada de su blog en el que carga contra "esos políticos totalitarios catalanes que afirman que su legitimidad está por encima de la ley". "¿Pero quiénes son estos nuevos fascistas o estalinistas que se atreven a amenazar la libertad de expresión y que se creen que su vanidad está por encima de nuestro derecho a reírnos de sus deshonorables actuaciones?", se pregunta.

Rodríguez acusa al CAC de "arrojar expedientes rimbombantes contra quienes no pensamos como la tiranía imperante en una Cataluña yerma de Libertad, estrangulada por el griterío baldío de los independentistas y pisoteada por la corrupción vomitiva de los gobernantes que les nombran y pagan". Y concluye que "no hay territorio en Europa con menos libertad que Cataluña. Y entre otros organismos que provocan esa asfixia intolerable está el Consejo del Audiovisual de Cataluña, que debe ser destruido". 

"Artur Mas pasará a la historia como el político lerdo que dijo antes de morir 'me suicidé para fastidiaros'", añade Rodríguez, antes de insistir: "El CAC debe ser destruido. Lucharé por ello". Al margen de la expresión poco afortunada del periodista, creo que acertó al describir con un esperpento las sucesivas actuaciones ante los medios que probablemente hacen necesaria de ayuda profesional (psiquiátrica) hacia el Sr. Mas, que si se siente ofendido tiene los tribunales a su disposición y puede querellarse contra el Sr Rodriguez. No creo necesario que los esbirros del CAC tengan necesidad de acudir en defensa del salvapatrias.

Al haber ocurrido el incidente en Madrid,  por lo tanto fuera del ”territorio” catalán, creo que un organismo autonómico no puede entrometerse en lo que se realiza desde un programa nacional. Además no siendo esta la misión de este organismo y si así fuera, sería bueno dedicara sus esfuerzos a controlar las expresiones en las tertulias de TV3, por ejemplo.

5 comentarios:

  1. Pilar Monroset

    Pues yo tambien pienso que Mas quiere ser la victima y que hace lo imposible para parecerlo. Y el CAC que no meta a todos los catalanes en el mismo saco. Como catalana no siento mi honor "vulnerado" por las palabras de MAR.

    ResponderEliminar
  2. SuperJ

    Desde el momento en el cual simular que se dispara al rey es un derecho a la libertad de expresión, cualquier cosa está permitida. Por otro lado, no suelo coincidir con la opinión de Miguel Ángel Rodríguez, pero en este caso parece que el sr. Mas quiere pasar a la historia como un mártir más de la causa catalana, a la altura de Companys, Casanova y Pau Clarís.

    ResponderEliminar
  3. BROTESVERDES

    Si la mascarada del 9N, se llega a realizar por cualquier Gobernador de un Estado en los EEUU. Ya estaba en prisión y con previsible pena de varias decenas de años. Pero Estamos en España y España es un concepto, discutido y discutible y la tierra, es del aire. Porca miseria. Pero cuando se sienta el Mas astuto en el banquillo ?

    ResponderEliminar
  4. Francisco Blanco Garcia

    Pa echar cohetes pobrecillo artur mas se ha sentido menospreciado.

    ResponderEliminar
  5. Julio Perez Garcia

    XAVIER, yo no digo lo del fusilamiento, pero si digo que a ese caradura y sinvergüenza de Mas, hay que darle un buen escarmiento, por alta traición a la Constitución y a ESPAÑA, no se le puede consentir la destrucción de nuestra PATRIA, a eso se le llama TRAICIÓN, y eso conlleva PRISIÓN

    ResponderEliminar