viernes, 26 de diciembre de 2014

El discurso del Rey


Felipe VI con su primer discurso en la Navidad no ha defraudado la unidad y la convivencia entre los españoles y la lucha contra el paro y la corrupción han sido el tema del discurso y la meta para el próximo año. Políticos de partidos tan distintos como PP o PSOE UPyD o incluso Podemos como El Pais o La Vanguardia tan dispares se han puesto de acuerdo. en elogiar este discurso.

El Rey enmienda la plana y pone en justo término al discurso triunfalista del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y alerta sobre las dificultades de la crisis, los años de miseria y el Estado del bienestar. También exige honradez en los cargos públicos y un reencuentro emocional con Cataluña. En medio año, el Rey ejerce con desenvoltura y con un argumentario político que sorprende por su claridad, "Necesitamos una profunda regeneración de nuestra vida colectiva. Y en esa tarea, la lucha contra la corrupción es un objetivo irrenunciable”. Aunque se evitó el trago de mentar a su hermana.

La Vanguardia, se suma a las alabanzas y no encuentra peros a la intervención y editorializa así sobre el capítulo catalán: "Felipe VI habló de 'la situación que se vive actualmente en Cataluña'. Directo y sin rodeos. El jefe del Estado empleó un tono constructivo en favor de la unidad, el respeto a la Constitución y la mutua comprensión. El Rey puso énfasis en la dimensión emocional del problema. 'Hagamos todos un esfuerzo leal y sincero y reencontrémonos en lo que nunca deberíamos perder: los afectos mutuos y los sentimientos que compartimos'. Los 'afectos mutuos', he ahí una interesante apelación. Desde luego en Cataluña alguien tiene que tomar nota.

Según Artur Mas "Hay un problema de relación entre Cataluña y el Estado español, y no tanto entre Cataluña y España", ha subrayado, "y reconocer un problema es la primera condición para tratar de resolverlo, lo cual pasa por tratar a Cataluña con el respeto que se merece y por permitirle a sus ciudadanos decidir su futuro, que es el fondo del asunto", en su opinión. Tras alegar que en el Parlament "hay una mayoría muy amplia de casi dos tercios en favor del derecho a decidir", ha dicho que "cuando tienes todo esto tienes todo lo necesario para reclamar que se respete el derecho a decidir, y aunque ahora no hay el respeto que tendría que haber por parte del Estado, nos lo seguiremos ganando y trabajando". 

Vamos a ver, sr Mas: ¿qué discurso vio ud anoche? Silencia que la composición del Parlament no coincide con los actuales deseos de los ciudadanos cada vez mas cansados de viajes a ninguna parte según las recientes encuestas que solo un 30% de catalanes desea salirse de España a pesar de sus esfuerzos por tranformar la realidad. Quizá lo que debería hacer es actualizar esta representación con unas nuevas elecciones.

Pero tendrán que tomar nota todos aquellos dirigentes políticos catalanes que han hecho una bandera del “derecho a decidir”  dentro de un futuro estado que les impide decidir sobre la sanidad, la educación, la economía o el horario de la recogida de la basura y solamente faculta a sus ciudadanos a una respuesta dirigida y torticera que los encamina a dar un cheque en blanco a quien no ha demostrado ningún interés por explicar ante el Parlament, sobre lo vivido durante largos años junto al gran ladrón llamado Jordi Pujol.

Esto se hace extensible a Alfred Bosch de Esquerra que "Nadie tiene que darnos lecciones de convivencia, aunque lleve corona", ni ellos están en esta condición, mientras sigan apoyando el silencio sobre lo ocurrido en Cataluña en los años de Pujol y… del tripartit.

No hay comentarios:

Publicar un comentario